Ayudas y trucos·Minimalismo

Minimalismo para bebés II: el cuarto

IMG_20160411_120424

Siguiendo con la línea de tener únicamente lo que precisamos o nos hace felices, la segunda parte del enfoque minimalista para bebés será su dormitorio. Algo que, siendo auténticamente minimalistas, ellos no necesitan, mínimo hasta los seis meses que decidas pasarlos a su cuarto, si no más… De hecho ni siquiera necesitaran cuna si optas por el colecho. 

Con una cuna básica de barrotes es suficiente. No es necesario comprar la cama de 90 y el escritorio para cuando crezca porque faltan AÑOS. Para entonces tus gustos habrán cambiado, así como los suyos, la economía del país… Una cama estándar no será útil para ellos porque tardarán dos años en poder subirse solos y al menos otro año o dos más en aprender a dormir allí subidos sin caerse. Si sois partidarios del método Montessori, con el colchón al suelo es suficiente (nosotros dormimos con Fresa mucho tiempo con el colchón familiar en el suelo y solo recuerdo momentos entrañables y divertidos. Compramos una base tapizada cuando mi barriga de mellizos no me dejaba levantarme de allí abajo).

No hace falta chichonera, ya ni siquiera son recomendables.

Dos juegos de sábanas son suficiente. Mis gemelos tienen dos juegos de invierno (mientras comparten cuna) y cuatro de verano para cuando tengan su propio colchón (aunque unidos, esto lo explicaré en otro post). Esto quiere decir que tendrán dos juegos de sábanas por colchón. Como no usan almohadas, no tenemos fundas de almohada. Un cubrecolchón para cada colchón: si se hacen pipí o vomitan, no necesitaran un recambio porque querrás -y deberás- lavarlo ese mismo día.

Los móviles son otro tema que hay quien señala imprescindible… Nos regalaron dos con Fresa y con los mellizos no usamos ninguno. Descubrimos que estimular a los niños antes de dormir con música, luces y muñecos que se mueven, era una malísima idea. Ahora Limón y Mandarina se duermen solos en la cuna con la luz apagada. No hay nada para jugar. Y durante el día nunca están en su cuna.

¡Y juguetes! Eso es un sinsentido. Fresa los tiene infinitos y estamos haciendo un trabajo gradual para que conserve solo o que esté completo y en buen estado, así como aquello con lo que realmente juegue. Lo que no usa nunca, lo donamos. Y si realmente desea algo nuevo y existe una ocasión especial para pedirlo, deberá donar o tirar alguno de casa. Pero volvamos a los bebés: os van a regalar peluches. Muchos. Y la mayoría serán encantadores y difíciles de desechar pero acumulan polvo si los usáis para decorar, y se los llevarán a la boca… Elige los que más feliz te haga ver en manos de tus hijos, pocos, y no tengas todos expuestos. Yo los roto y guardo los que no se están usando. Evita pilas, juguetes electrónicos: la verdad más absoluta es que ellos disfrutarán con tu voz (tus voces), tus manos y lo asombrosos que son sus padres haciendo CUALQUIER COSA. De hecho, mis espacios de juego y gimnasia con los mellizos son sin objetos.

Espacios de almacenaje: aprende a doblar bien las prendas (te remito a ‘La magia del orden’) y necesitarás menos cajones. Con Fresa no sabía hacerlo y ahora que sé, tiene varios cajones VACÍOS.

No tenemos cambiadores (salvo el que viene por defecto con la bañera). Para cambiarlos solo necesitas una toalla o mi favorito: poner un pañal limpio bajo el pañal que vayas a retirar. Limpias el culito, cierras el pañal sucio con las toallas usadas y listo [COSA QUE NO TE CUENTAN].

Un sillón, silla o superficie acolchada para sentarte tú al acompañarlos. En nuestro caso, tenemos un banco de juguetes con una colchoneta encima (Ikea) y así aunamos asiento y juguetero en uno.

Y por último, intercomunicador. Con o sin cámaras, no descuides a tu bebé. Las casas de hoy están llenas de ruidos, la tele, el lavavajillas, el frigo… Tu bebé te necesita atenta.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

8 comentarios sobre “Minimalismo para bebés II: el cuarto

  1. Qué razón tienes! Totalmente de acuerdo contigo! No se necesita tanto!! Pero a veces tengo la sensación de que hay quien pierde el Norte. Mi hija pasará, si Dios quiere, de la cuna a la cama. Pero no una cama de esas convertibles que tanto se llevan! No! Pasará a una cama normal. Por qué?? Porque la cuna es lo suficientemente grande como para que duerma en ella hasta que pase a la cama.

      1. Yo soy muy practica también (que no cutre) y veo que hay mucha tontería hoy en día con esto de tener un hijo! Sabes cómo es mi cochecito de bebé? Heredado! Podía haberme comprado un bugaboo? No, podría haberme comprado ocho! Pero no lo vi necesario. Un abrazo!

  2. Me encanta tu filosofía y la comparto al 100% A pesar de estar embarazada y ser madre primeriza me doy cuenta de lo poquito que puede necesitar un bebé recién nacido, entre eso y el poco espacio en casa, soy más de la idea de tener lo estrictamente necesario que el resto ya se verá! Me ha gustado mucho tu post! Un abrazo!

  3. Me encantan tus posts, tenemos pensamientos parecidos, aunque creo que estoy cometiendo de primeriza (objetos que no son necesarios y te venden como algo indispensable). Lo de plegar bien la ropa me pasó lo mismo 😉 aprendí y ahora hay mucho más sitio en los armarios.

Deja un comentario