Alimentación·Ser múltiples

Baby Led Weaning (BWL) con mellizos

blw.jpg

Nunca digas de este agua no beberé… ni este cura no es mi padre. Porque yo era de las que decía que de BLW, nada de nada, que vaya porquería y mucho menos con mellizos. Pues si no querías sopa, toma dos tazas, nunca mejor dicho, porque sorprendentemente, nada más fácil y cómodo que el Baby Led Weaning. Pensamos seguir el mismo orden que con Fresa y a los cuatro meses empezaron con cereales a la noche (Mandarina sigue sin tener gran interés, y Limón le echa teta de postre a los cereales). Después, la pediatra nos recomendó introducir la fruta triturada a los cinco meses y sí, después de escupir los primeros días, se la comían (de hecho hice un post sobre ello que puedes leer aquí) pero aquello no parecía ser una solución. Ahora la cosa se complicaba con una comida más: verduras, carnes… ¿De verdad iba a tener que vivir dos momentos estresantes al día relacionados con la comida? Un bebé no sabe esperar a que su hermano coma, un bebé no sabe esperar ni a una cucharada. Y estaba toda esa ropa, perdida de manchas de fruta oxidada, qué lástima. Fue de manera casual que volví a toparme con la información sobre Baby Led Weaning, y de manera casual que visualicé este video de Carlos González, pediatra al que habíamos seguido de pe a pa ¡menos en esto!

Pero vayamos por partes por si alguien se está preguntando qué es esto de BLW. Baby Led Weaning se traduce como destete dirigido por el bebé o la conocida alimentación complementaria entendida como complementaria y no como sustitutiva de la leche. Consiste en confiar en la naturaleza, y entender la leche (materna o de fórmula) como el alimento principal del bebé hasta que cumpla un año, e introducir los alimentos al bebé confiando en su criterio de hambre y gusto por los sabores y texturas. Consiste en que los niños disfruten de la comida tal cual es, por lo que no comen triturados ni papillas, sino que comen los alimentos enteros, hervidos, chafados, picados… vamos, nada nuevo dirían las abuelas. Este tipo de introducción a la alimentación se debe iniciar cuando tu bebé esté preparado, esto es, es necesario que sepa mantenerse sentado en una trona o sobre ti y que muestre interés por coger los alimentos. Algunos niños comienzan a los 5, otros a los 6 y otros a los 8 o diez meses, esto es muy pero que muy personal. La idea es que los niños se alimenten de aquello que se come habitualmente en casa, no teniendo que hacer un menú especial para ellos, sino adaptando los alimentos (porciones que puedan agarrar con las manos, retirando su parte antes de salapimentar/edulcorar las comidas, y evitando alimentos prohibidos antes del año como el huevo, la leche de vaca o los frutos secos entre otros). Todo parece de sentido común así que, como era de esperar, no se usan platos ni cubiertos y sí, es una marranada. Una cochinada divertidísima.

Hasta ahí todo lo informativo, pero vayamos a la práctica. El primer paso, una vez que los mellizos eran capaces de mantenerse erguidos con un poco de ayuda y control, fue comprar las tronas Antilop de Ikea, con su colchoncito, su bandeja… menos de cincuenta euros las dos y sus complementos. Segundo paso ¿con qué puedo empezar? Dado que aún no habían cumplido ni los seis meses, daba por hecho que no iban a comer nada de lo que le diéramos. Si optáis por este método no os agobiéis, el bebé está tomando leche que es lo importante, y cualquier trocito minúsculo que logren arrancar con sus encías ¡y tragar! es un logro. Va a llevar muchos días de prueba el que empiecen a tragar alimentos, a saber partirlos, succionarlos y hasta cogerlos. Los trozos han de ser preferiblemente grandes para que los puedan agarrar, o desmenuzados según el alimento. Algunas frutas podrás dársela con piel para que no se escurra. Para no dilatar más el asunto, os haré una lista de lo que los mellizos han probado a día de hoy con 6 meses y 9 días y algunas de sus reacciones:

  • Zanahoria: hervida hasta que quede blandita. Si es una zanahoria grande, la parto en dos y reparto las mitades. Van royendo la zanahoria y dejan la médula.
  • Patata: cocida, sin sal ni nada. Al principio la cocí sin piel e hicieron puré de patata…
  • Brócoli: también hervido. Sé que parece increíble que lo vayan a comer, pero la textura es muy divertida, se llenan la boca de brotes minúsculos y a los míos les encanta chupar el tallo.
  • Tomate: Sin piel y dulcecito. Hacen una masacre pero lo dejan seco. Yo lo abro y les hago hendiduras sin llegar a cortarlo.
  • Pan y picos gordos integrales: El pan es un clásico, cuidado con las cortezas duras porque podrían hacerle daño si están molestos con los dientes (sí, es obvio que no tienen aún pero con las encías super duras ya pueden morder). Lo van ablandando y lo comen muy bien pero ojo con la miga en el paladar, a veces tendréis que echar una manita para quitarlo de ahí.
  • Plátano: tan fácil como partir en dos y una mitad para cada mellizo. Les encanta y es sencillo de llevar al parque. Lo puedes aplastar, pero ellos mismos pueden ir dándole bocados. Parecen monitos.
  • Mandarina: es fuerte sí, pero su curiosidad les hace probarlo todo. Sin piel.
  • Pera y manzana: en trozos si está madura o rallada si no. Haces una montaña de manzana rallada y son los bebés más felices comiendo a puñados.
  • Tortitas de arroz: Esto me parecía surrealista pero se las comen que da gusto y la casa huele a palomitas cuando las humedecen.
  • Calabaza: Siempre me paso de cocción así que no logro que la agarren debidamente. Lo ideal es hacer tronquitos, como rectángulos de 8/10cm y 2 de ancho (por favor, nunca seáis exhaustivos con esto, ¡crianza sin agobios!)
  • Sandía: les encanta, parece que han matado a alguien al terminar pero es facilísima de comer y tan dulce…
  • Pollo y pavo: Sí, ya les hemos dado carne y a Limón le vuelve loco. ¿Pero cómo se van a comer un filete? Evidentemente no lo hacen, solo sacan el jugo (que ya lleva nutrientes). Si quiero que lo coman, lo desmenuzo y hago otro montoncito. Podéis pedir pollo picado en la carnicería.
  • Galletas María: Sé que no se le puede dar azúcar a los bebés pero la tentación era irresistible y estábamos en el parque.

Hasta aquí lo que han comido, nos gustaría probar con la ternera en forma de albóndigas o de carne picada, con verduras como los espárragos o montañas de arroz, quinoa, garbanzos… ¡paso a paso! Debes evitar las salsas, pero si, por ejemplo, la pasta la hacéis con salsa de tomate casera, adelante: espaguetis con tomate por toda la casa.

Consejos importantes: 

  • Los bebés alimentados con pecho no precisan de agua. Si la patata cocida le ha dejado la boca seca, un poco de teta será fantástico.
  • Lo ideal es que coman con vosotros y os vean comer pero procurad que ya hayan tomado leche y no estén con un hambre mortal antes de enfrentarse a la comida. Es alimentación complementaria basada en su curiosidad. Si tienen sueño o no han comido, gritarán y será imposible que lo disfrutéis.
  • Los bebés no se atragantan. Si algo se traba o lo tragan o lo escupen. Tu bebé no es idiota, confía en él y no pongas cara de terror cuando lo veas toser. Dale unos segundos para que actúe por sí solo. Tiene que aprender. Si no sabe resolverlo, ayúdale, evidentemente, pero esto es un temor infundado. Los míos no se han atragantado con nada y con estos alimentos es muy difícil hacerlo. Los frutos secos lo pueden ahogar, por eso están prohibidísimos.
  • No obstante NO DEJES A TU BEBÉ COMIENDO SOLO NUNCA.
  • No te agobies si un día no come nada o no tiene interés por la comida. La leche es su alimento fundamental, tenlo siempre presente.
  • Vigila que al terminar tenga la boca vacía antes de tumbarlo o ponerlo en la hamaca, a veces algún trocito se queda rezagado.
  • Se van a manchar muchísimo, van a poner la trona y la ropa perdida. Da igual que usen baberos, se mancharán debajo. Acéptalo y no lo pienses mientras están comiendo. Van a tirar cosas al suelo: si no eres escrupulosa y eres capaz de devolverles el trozo de pan que cayó al suelo, tenlo limpio.
  • Sobre esto último, aconsejo limpiadores sin químicos. Yo he hecho mi propio fregasuelos con jabón  de Marsella y un limpiador multiusos con base de vinagre con el que limpio las bandejas de las tronas (250ml. vinagre vino blanco -así era en la receta que encontré pero con vinagre blanco olerá menos intenso- +50ml. alcohol 96º+5ml. aceite esencial (yo usé lavanda)+ 5ml. aceite esencial de árbol del té):
    IMG_20160529_195016.jpgA ser posible, límpialas después de comer para que la comida no se pegue de más. Hay quien las mete en la bañera.
  • No le des la comida. Él elige el alimento y la cantidad.
  • Yo doy la fruta por la mañana casi siempre, no seamos estrictos, la fruta no TIENE que ser siempre por la tarde. A veces les ofrezco por la mañana cuando yo tomo algo y también por la tarde. No pasa nada.

Para mí la ventaja fundamental es la diversión. Ellos se emocionan cuando se sientan en la mesa redonda con nosotros y para ellos todo es juego y experimentación. Manchan mucho, claro, pero precisamente eso es divertido. Y verlos hacer guiños, chupar con ansia algo que les gusta o babear hasta el infinito. Otra ventaja es no tener que elaborar un menú específico, claro que esto es relativo. En casa comemos de forma saludable, tenemos productos frescos (gran parte de ellos ecológicos) y apenas grasas y azúcares en la cocina. Si te decantas por el BLW y no tienes una dieta muy adecuada (precocinados, fritos, procesados…), te ayudará incluso a mejorar la dieta de los adultos. Y su habilidad manual ha mejorado de una manera increíble en muy poco tiempo ¡Me quedo boba mirándolos partir tortitas o darle la vuelta a los trozos que cogen!

Por último, debo alertaros de la incomprensión que podéis encontrar en vuestros pediatras (no todos son amigos de Carlos González). Nosotros tuvimos la revisión de niño sano de los seis meses en enfermería y a la enfermera, una señora mayor, casi le da un soponcio cuando le dije que venían de comerse un tomate. Fue muy clara. Y muy rígida. Me dio una receta a mano con una papilla de una serie de verduras.
No metas otra verdura ni saques ninguna, la papilla debe tener todo esto para estar completa.
Después me dijo que metiera pollo en esa papilla. Y a los quince días ternera en esa papilla. Y un día pollo, otro ternera, un día pollo otro ternera…
¿Y no hay un día de solo verdura?
(Cara de soponcio de nuevo) NO. Todos los días carne. 

Visto lo visto, a las preguntas ¿toman ya fruta? y ¿toman verdura? contesté que sin especificar el CÓMO. ¿Qué fruta/verdura comen? Esto, lo otro y lo de más allá. Y fin de la discusión.

Y vosotros ¿habéis probado el BLW? ¿Os atreveríais? ¡Vaya post largo!

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

16 comentarios sobre “Baby Led Weaning (BWL) con mellizos

  1. Me habría gustado pero es verdad que tenía mis miedos, y al ser inexperta me decidí por el método tradicional (para mí más cómodo). Aún así le doy para que pruebe alimentos sueltos, y lo voy dejando experimentar y morder (ya tiene dientecillos). Pero no puedo evitar pensar en los atragantamientos ? tengo que ir relajándome…

    1. Desde luego si temes por ellos lo mejor que puedes hacer es no seguirlo. Todas las opciones de alimentación son válidas, con Fresa todo fueron papillas y poco probó troceado y ahora probaremos por aquí, desde luego sin presión y siempre que todos lo disfrutemos. Pero confía en tu peque, es asombroso lo bien que se manejan.

      1. Si. Pero yo que ya llevo 6 meses haciendolo y que mi peque come de maravilla…la gente que se echaba las manos a la cabeza ahora me dan la razón de que es el mejor método. Asique paciencia. Cuando tus hijos abran la boca y coman de maravilla…cerrarán muchas otras!

        1. Eso que me dices me ilusiona mucho porque también he leído la opinión de muchos detractores, además de la gente que en persona te mira como si fueras una mala madre… ¡gracias!

          1. Tu ni caso. Haz lo que tu instinto te diga. Yo tsmbien escuche de todo. Puedes pasarte por mis posts que explico algo. Y nunca dudes que todas somos la mejor madre para nuestros hijos. Y hacemos lo mejor

  2. ¡Lo bien que se lo pasan «guarreando»! Al final, como bien dice Carlos González, es cuestión de sentido común, de dejarles un poco a su aire, y que no te de un soponcio si empieza a poner caras. ¡Ah! Y comprar un hule para poner en el suelo debajo de las tronas 😉 jajaja

  3. Una amiga mía lleva haciéndolo más de un año y está absolutamente encantada. La niña come de maravilla, come de todo lo que le da… y como bien dices, sin agobios. Si hoy come menos… comerá más teta. Todo perdido, eso sí… pero en esta época que empieza no hay miedo… sin ropa y de la trona a la bañera!!
    Un besazo linda!!!

  4. Cuánto mérito!! BLW X 2! Él único «problema » que veo es el del limpiar. Por lo demás… A punto de cumplir 9 meses estoy encantada. Aunque es ahora cuando empieza a comer de verdad no me he preocupado porque siempre tenía su leche. ? La gente me ha juzgado por mi elección, pero ahora que ven que comienza a manejarse muy bien sólo y que come de todo empiezan a repensarselo!

    1. Qué fácil se juzga… al principio me preocupó saber que realmente no comían y que no lo harían hasta tener más meses pero es cuestión de confiar, mantenerse y no desistir. Gracias por tu comentario

  5. Hola! Me alegro muchísimo de haber podido leer este post… Yo llevo una semana con el método. Estoy preocupada porque he tenido que meterle el dedo 2 veces en la boca ya que se le quedaba enganchada la comida en el paladar!! Aissss… No sé. Le saqué un trocito de plátano y otro de brócoli (una mini ramillita) pero que le molestaban. Con el plátano vomitó y todo pero no lo consiguió sacar (mientras yo miraba sin hacer nada). Tiene 6 meses y una semana y estoy convencida de querer seguir esta manera de hacer. Sé que es lo mejor, ahora y a la larga. Tiene un dientecito, he pensado que puede ser la razon por la que corte trozos más grandecitos y se le queden enganchados… ¿Qué opináis? ¡No quiero dejarlo!! Sé que él disfruta. Hoy le he dado naranja a lo grande, entera vamos, con cortes para que sacara el jugo… Se la quitaba constantemente para asegurarme que no había pepitas ni fibras duras peligrosas… ya todo me da miedo! Y al final, el que se ha enfadado ha sido él y no ha querido seguir comiendo.
    ¿Qué puedo hacer?

    1. Lo haces muy bien, Moni. Es normal que se atragante, también cuando aprenda a montar en bici se caerá. ¡Si hasta los adultos nos atragantamos! Igual tu peque tiene ansia por la vida jaja. HAces bien en darle trozos más grandes. Eres buena, le evitas fibras, pepitas, si elegimos comida de verdad y estamos presentes con ellos no habrá ningún peligro. Él notará tu calma y también tus nervios. Son más listos que el hambre estos peques.
      No desistas mientras él sea feliz, es un auténtico regalo el que le haces

Deja un comentario