Alimentación

Galletas para bebés y yogures adaptados. No, gracias.

bakery-1122185_640

Como ya sabéis, en este blog apostamos por la comida hecha en casa, evitando procesados y empaquetados, pero el tiempo de una mamá de múltiples, el de una familia numerosa o simplemente el tiempo de una mamá, es un gotero pequeñito ¡aunque concentrado!

Si bien para los mayores, tener galletas en casa no es el mejor aliado, nuestros niños son eso, niños, por Dios y no soy tan estricta con ellos. Hago galletas en casa con ingredientes que puedan comer Fresa y los mellizos, poco azúcar o ninguno si llevan fruta (como en el caso de las galletas de plátano y avena) y preferiblemente con harina integral o harinas de espelta, trigo sarraceno, harina de almendra..etc. Pero a veces el tarro de galletas vuela y siempre viene bien tener un paquete en casa para resolver un antojo de desayuno o un blw saludable. Pero ¿qué galletas son mejores para mi bebé? Si vamos a los supermercados, encontraremos galletas enfocadas para el público infantil, sorprendentemente avaladas por la Asociación Española de Pediatría, ricas en azúcares, malos aceites y pésimas harinas. Las galletas de Almirón, por ejemplo, están hechas con aceite de palma, que, además de la deforestación y el desastre ecológico que está resultando de su producción, son grasas saturadas poco saludables. Otras galletas, como las de Nestlé Junior, llevan el azúcar como segundo componente, lo cual indica un alto contenido de azúcar procesado: nuevamente aprobado por la AEP, cuando sanidad pide no dar azúcares añadidos a los bebés. Las Hero Nanos vuelven a tener el azúcar en segundo lugar y también encontramos el aceite de palma en sus ingredientes. Lo cierto es que Hero y Nestlé se cubren las espaldas al aconsejar las galletas a partir de los doce meses, con lo que se evitan el complicado primer año de vida del bebé a nivel alimenticio. Las de Almirón, que sí pueden tomar desde bebés, llevan azúcar en segundo lugar aunque ¡espera! ¿cómo la llaman aquí? ah sí, SACAROSA. Pero es otro nombre del azúcar común, que no os engañen.

Azúcar con otro nombre

Otros nombres del azúcar son: glucosa, sacarosa, dextrosa, fructosa, lactosa, jarabe de maíz de alta fructosa, xilitol, maltitol, sorbitol, maltodextrina, sacarina, aspartamo, ciclamato, sucralosa o azúcar moreno (esta última no es más que la versión coloreada del azúcar blanco). Ya está demostrado que los edulcorantes no son la versión noble y saludable del azúcar. Ni mucho menos y puedes leer sobre ello en este artículo de Antonio Ortí.

Entonces ¿qué galletas le puedo comprar a mi bebé? Pues ninguna de la estantería de bebés, sino del estante normal de galletas y preferiblemente del estante bio. Si no tienes intolerancia al gluten, ten presente que las opciones sin gluten de este tipo de alimento procesado (sí, la galleta es un procesado, un ‘comestible’, que no un alimento) son aún peores por la cantidad de edulcorantes que llevan.

Cómo distinguir una galleta saludable

Lamento decirte que no las encontrarás en los lineales del supermercado. Vas a tener que ir al herbolario si quieres una galleta empaquetada saludable. Aunque seguirá siendo un procesado, no lo pierdas de vista. La idea es escoger galletas que tengan un porcentaje elevado de harina integral, si no al 100% y, si además tienes la posibilidad, que sean harinas de producción ecológica. Observa que la manera de edulcorarlas sea lo más natural posible: miel, higos, pasas, dátiles o sirope de dátil, azúcar de coco, melaza de arroz, sirope de arce, concentrado de manzana… etc. y que no sean estas el primer ingrediente de la galleta. En cuanto al aceite, es indispensable que no sean aceites refinados o al menos que no sean aceites hidrogenados (grasas vegetales saturadas). Huye del aceite de palma por las razones que te doy aquí.

Opciones ideales de galletas

La marca Gullón tiene un perfil de galletas interesante. Hacerlas en casa sigue siendo la mejor opción pero puestos a comprar y sin un herbolario cerca… Sobre todo porque tienen galletas de harina integral 100%, sin sumarle harina blanca como suelen hacer otras ‘integrales’. La versión de Gullón para Lidl se llama Sondey con idénticos ingredientes y precio inferior. También en sus variedades sin gluten.

Gullón tiene galletas sin azúcar blanco como la digestive sin azúcar e integral. Son galletas grandes aptas para las manitas de los niños y los míos las consumen de vez en cuando. El lado bueno es que tienen aceite de girasol alto oleico y harina 100% integral. El lado malo es que al no tener azúcar edulcoran con maltitol e isomalt. Ambos son edulcorantes de origen químico. El maltitol no produce caries pero puede tener un efecto laxante y debe tomarse con precaución en caso de diabetes. Del isomalt se dice que es ‘poco digestible’ y que puede producir gases y otros problemas digestivos, aunque no produzca caries ni tengo efecto en los niveles de insulina. Conste que no las recomiendo como una opción ideal pero reconozco que algunas veces mis hijos las consumen y que les doy preferencia con respecto a las de Dinosarurios, Patrulla Canina, Chips’Ahoy o demás galletas que NO COMPRAMOS.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que a veces evitar el azúcar puede traernos peores o iguales consecuencias que las que pretendíamos evitar. Puestos a consumir edulcorantes poco digestibles que afecten la flora intestinal y se queden vagando por la microbiota de nuestros hijos, mejor darles ocasionalmente galletas María y chimpúm.

¿Es posible encontrar galletas ideales para bebés?

Sí, una vez encontré unas con formas de animalitos sin aceite de palma, sin leche, sin azúcar, sin edulcorantes, ecológicas… todo tan perfecto que mis hijos no se las comieron. Eran prácticamente como comer harina y aunque a mí me gustaron, entiendo que la palatabilidad de los productos de los supermercados es un competidor imbatible con estos productos de buena intención. Por si tienes interés se llaman galletas ‘Maxitos’ y puedes encontrarlas aquí. Tampoco son baratas pero es la opción más saludable para niños que he encontrado:

Harina de espelta* (39%), harina de arroz* (22,3%), sirope de arroz* (14,9%) (harina de arroz*, agua), aceite de girasol* (11,1%), bebida de arroz con calcio* (7,4%) (agua, arroz* (17%), aceite de girasol*, calcio de alga marina Lithothamnium calcareum (0,35%), sal marinho), concentrado de zumo de manzana* (3,7%), gasificantes (tartrato monopotásico, carbonato ácido de sodio, almidón de maíz) , aroma natural. (* de agricultura ecológica).

Yogures

Otro tanto pasa con los yogures, empezando porque no es un producto imprescindible para los bebés, y tu bebé puede alimentarse perfectamente sin ellos (y tú también). No obstante, a veces (y con dos bebés ni te cuento), batir la fruta es imposible por premura o porque estemos fuera. ¿Y cuál es el mejor yogur para mi bebé? Igolino de Nestlé tiene azúcar en segundo puesto, pese a ser un alimento recomendado a partir de los 6 meses. Así que estamos en las mismas. No llevan ‘leche adaptada’ como se pensaba antaño, sino leche enriquecida. No lo digo solo yo, lo planteó la OCU hace algunos años: si le vas a dar un yogur a tu bebé, elige un yogur natural sin azúcar. El yogur normal, de toda la vida y sin azúcares añadidos. En sí y por el contenido lácteo, no es recomendable hasta los 9 meses, nosotros con 8 y medio ya se lo hemos introducido y nos hemos evitado los carísimos yogures para bebés ¡y con azúcar!

A mí no me paga nadie por escribir lo que escribo y lo que nosotros hacemos en casa no es la ley pero te animo a leer las etiquetas siempre, a preguntarte qué comes y qué comen y a ir menos a los supermercados…

 

** Este articulo ha sido revisado en su versión original para retirar recomendaciones poco formadas en las que daba opciones de una galleta concreta con edulcorantes sintéticos. La vida es un camino en el que no paramos de aprender. Y mucho del aprendizaje es gracias a vuestros comentarios.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

14 comentarios sobre “Galletas para bebés y yogures adaptados. No, gracias.

  1. Esas son las galletas que come mi niño desde el principio, nos costó mucho encontrar unas galletas saludables. Es horroroso al engaño al que nos somete la publicidad y el mercado. Avaladas por la AEP? Me río de Janeiro. Gracias por el post!

  2. Mi marca estrella también es gullon en general, la mayoría de variedad es muy sana y rica! Todo lo integral es estupendo ,aunque las baby hero mi primera galleta…están tan buenas, y tan azucaradas…! Q ahora estoy yo terminandome la bolsa y no creo q las vuelva a coger

    1. Jajaja el azúcar, qué tentación más adictiva. Te entiendo y digo más, no vamos a tirar por tirar que estamos llenos residuos, acabemos las galletas empezadas y después haremos los deberes 😉

  3. Hola, me llamo Mar. Soy madre con 20 años de experiencia, aunque cada día es nuevo y nunca terminas de aprender… También soy cuasi-enfermera enfermera (a falta de una asignatura) . Solo como nota informativa : el aceite de palma, a parte de la de forestación es, junto con el aceite de coco, cardiotoxico… Es lo mismo que dices tú, pero quizás así impresione más… No debería, a mi entender, utilizarse en ningún alimento… Luego vienen los problemas de circulación, de arterias, del corazón , del terrible colesterol malo… ¿Por qué no empezar desde pequeños? Mi madre decía (y mi abuela también, jeje) que desde pequeñito se cría el arbolito … Pues eso, buena salud desde que nacen, o desde antes…
    Enhorabuena por los mellizos y por el Blog, pasaré por aquí más amenudo. Un abrazo.
    Mar.

    1. Cómo me alegra recibir un comentario con información de calidad sobre el tema, muchas gracias, lo de cardiotóxico impone muchísimo… Ayer precisamente estuve en un súper cercano a casa (el único que abría en fiesta) y por curiosidad me puse a leer la galletas… Había aproximadamente unos quince tipos, todos con aceite y grasa de palma. Increíble. Gracias por pasarte, Mar.

  4. Mar si te informas mejor el aceite de coco no es cardiotóxico, al contrario, es muy bueno para el corazón porque contiene ácido láurico que ayuda a adelgazar. Además tiene propiedades contra numerosos virus como el herpes, VIH, influenza, sarampión, etc… Ahora está muy de moda, hasta lo toman las modelos de Victoria Secret.

  5. Yo tengo una duda… Porque si no le puedes dar leche de vaca hasta los 12 meses. En realidad no deberían de tomar yogures. No? He leído que lo ideal es que sea lecje adaptada a ellos. Pero claro los de bebe tienen mucho azúcar… Que lio..

    1. Hola Maribel, el yogur es más fácil de digerir que la leche por ser leche fermentada. Además tiene un calcio de mejor asimilación que la leche. Puedes leer más sobre ello aquí.
      Existen no obstante yogures de leche de cabra, además de ecológicos, que serán más fácil de digerir e incluso más saludables. Los yogures de bebé no tienen una leche especial, es leche de vaca fermentada. Los venden como ‘adaptados’ a los bebés y sin embargo añaden azúcares y conservantes.
      Dar yogur o no al bebé antes de los 12 meses es una opción personal y el pediatría debería valorarlo si existen en la familia problemas con la leche. Recibe un abrazo

    1. Hola Eva, mil gracias por la recomendación. Te pido disculpas porque tienes toda la Santísima razón con los edulcorantes. Este es un post de hace dos años donde estaba mucho menos informada. Te agradezco que me des un toque para actualizarlo, mejorararlo y dar una información más correcta. Feliz día

  6. En casa ya hace mucho que no compramos galletas y los yogures los hago caseros en yogurtera, salen tan ricos que no necesitan azucar ni nada, muy recomendables! En un par de meses nuestra hija empezará con la alimentación complementaria y vamos a intentar evitar procesados, pero es cierto que no siempre es sencillo, así que muchas gracias por los consejos!!

Deja un comentario