Embarazo, parto y posparto·Minimalismo

¿Qué COSAS necesita mi bebé? Minimalismo

necesita mi bebé

Mi amiga Mª Jesús, que espera un bebé y que teme por el abuso de las tiendas de puericultura, me preguntaba esta semana qué necesita realmente un bebé. Desde la verdad, desde lo realmente necesario en tanto que forzoso e ineludible. ¿Qué tengo que comprar sí o sí para mi hijo?

¿Qué necesita mi bebé recién nacido?

Hace un tiempo hice una entrada sobre puericultura inútil, aquellas cosas que se siguen vendiendo (y a un alto precio) pese a su poca amortización e incluso su prohibición en algunos estados. Con la pregunta de mi amiga y bajo el momento vital en el que los mellizos han superado el año de vida, hice revisión de lo que habíamos usado y sobre todo de aquello de lo que podríamos haber prescindido sin pena ni gloria. Justo esa tarde había visto en Netflix con Fresa, Limón y Mandarina, el documental ‘Bebés sobre el primer año de vida de 4 bebés nacidos en lugares opuestos del planeta: Namibia, Mongolia, Tokio y San Francisco. No hay diálogo pero sí mucho contenido, es algo que puedes ver con tus hijos, a ellos les encanta ver otros niños e incluso les responden. Si algo deja claro el documental es que, aparte del amor, una criatura no necesita nada objetual para criarse sano, despierto y feliz. La crianza es algo connatural y entender esto lo simplifica todo. No obstante, somos carne de cañón para el mercado de la puericultura y cuando tienes un primer bebé… acabas comprando. Yo lo hice. Con el segundo parto, opté por pedir prestado, pero también compré. Si tengo otro bebé, va a cantar otro gallo.

Así que, con la conclusión de que ningún objeto es imprescindible, me queda justificar tremenda patada al mercado, compra por compra:

Puedes prescindir del carro, la cuna, la bañerita…

Empezando por un básico de los más caros está el carro / silleta. Oscilan entre los 300 y los 1000 euros de media y siendo realistas esto no es una compra para el bebé, sino para los padres. Los niños quieren ir en brazos o, en su defecto, en un fular o bandolera, el único objeto que te voy a recomendar en este post. Por entre 50 y 80 euros puedes tener uno de calidad y será una pieza que puedan heredar tus familiares u otros hijos. Es lavable y puedes llevarlo en el bolso: lavar un carro cuando vomitan es incomodísimo: correas, tejidos que no se desmontan… Digo que el carro es un regalo para los padres porque sirve para tener nuestras manos libres, para tomar algo en un bar sin tener al bebé encima, para ir a comprar sin cansarnos… pero no es algo que aporte felicidad a nuestro bebé. Si tienes mellizos y no tienes mucha ayuda, ¡entonces! será un objeto útil. Para mí no hubiera sido posible hacer la compra, subir al metro o ir al parque con los tres. Pero Fresa se pasó todo el día colgada del fular mientras el polvo se acumulaba en el carro.

Dependerá de tus elecciones de crianza pero tampoco necesitan una cuna. Una cuna tampoco es un objeto ‘para’ tu hijo, sino para nosotros, dado que no le aporta felicidad dormir separado de su familia. Adivinarás que soy pro-colecho. El amor de una pareja no se resiente con un bebé, pensar eso es mezquino para tu hijo al ponerlo como ‘invasor’ y también para tu pareja: no es tan sencillo distanciar a las personas. Pero ¿qué pasa si tienes mellizos? Pues nada, también caben, ya te lo digo yo. A todos los niños les llega un momento en el que quieren abandonar la cama de sus padres y los papás somos lo suficientemente inteligentes como para no hacer solo vida marital a la noche. ¿Y la mini cuna? Si lo que quieres es una pequeña cuna transportable para tener en el salón, te avanzo que tampoco son imprescindibles. Alfombras, cojines, mantas… creatividad y buen hacer. Esto puede parecer ilógico, hoy solo quiero hacerte ver que nada es imprescindible.

En cuanto al cojín de lactancia, me remito a su nombre: cojín. Cuando di a luz la primera vez no tenía el cojín de lactancia en el hospital y usé almohadas. Cuando he ido de visita, he usado cojines. O de nuevo, mantas. Esto es una comodidad, pero a menudo las comodidades son caprichosas. Si te lo prestan, bien, pero imprescindible, tampoco es. No se adaptan bien a todos los cuerpos porque depende mucho de la altura de tu pecho, tu complexión… en mi caso si quería usar el cojín de lactancia (mono y gemelar), tenía que añadir cojines abajo. Paradójico.

La trona o las sillas, tampoco son vitales. De hecho no las llevamos cuando vamos a comer fuera, y aún así comemos nosotros y comen ellos. Pero ¿y si quiero hacer Baby Led Weaning? Seguramente todos los videos que has visto eran niños pequeños sentados en trona. Dado que para empezar con el método es condición sine qua non que los niños sepan sentarse solos, pueden comer en un suelo limpio. Manteles, platos, usa lo que te haga sentir segura. Si te parece extremo, vuelvo a remitirte al genial documental.

La bañerita, ya lo vas a adivinar, no es necesaria. Agradecerán estar entre tus manos mientras los lavas. No es igual de cómodo para los padres pero tampoco es igual de gratificante para tu hijo. Limón y Mandarina ahora pasan por una fase de no querer bañera (yo meto a los tres en la bañera en el mismo baño) así que también he probado un barreño en el salón y oye, por turnos pero simple. Cuando son muy pequeñitos puedes cogerlos con un solo brazo y lavarlos en el lavabo. Recuerda que sus baños deben durar entre 3 y 5 minutos, no te va a suponer un gran suplicio. Por supuesto si eres lector habitual, ya sabrás que no te hace falta el kit de Nenuco. Agua para lavar el pelo, muy poco jabón natural para el cuerpo. 

No te hacen falta esterilizadores, calienta biberones, escurridor de biberones, vajillas infantiles (el tamaño de las cucharas de niño es el mismo que las cucharas de postre y seguro que de esas ya tienes), toallas para el bebé (son del mismo tejido que las tuyas, no hay magia), proyectores y móviles para la cuna, alfombras de puzzle o de juego (una alfombra normal es válida, así hacemos en mi salón. Mejor grande). Ni gimnasios de actividades, ni correpasillos… supongo que ya has cogido la esencia del post.

A estas alturas quizá mi amiga esté pensando que no le he ayudado mucho. O todo lo contrario 🙂

Simplifica, espérate al nacimiento y sus necesidades para adquirir algo porque esto no es como las entradas de un concierto y los precios no cambian en anticipada. Evalúa con calma lo que necesitas. Y tenlo siempre cerquita para ver cómo crece.

 

 

PD: ¡Sin locuras, amigas minimalistas!, si tenéis coche, vais a necesitar sí o sí una silla de auto, aquí tengo que redimirme.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

2 comentarios sobre “¿Qué COSAS necesita mi bebé? Minimalismo

  1. Hola! Ede documental lo vi yo hace años, me lo descargó mi marido estando aun embarazada de mi primera hija y sabes qué? Me sirvió pra darme cuenta de lo poco que se necesita para criar a un bebé.
    De manera que lo único que compré fue una cuna (que si usé aunque la mayor parte del tiempo mi hija ha dormido y sigue durmiendo ahora con cinco años en mi cama junto con mi niña de siete meses, ya ves cabemos, aunque he de decir que es una cama de 1,80 x 2,00, la mejor compra que hicimoa sin saber que ahí dormiríamos cuatro!)
    Me prestaron una minicuna que apenas he usado.
    Y compré también un carro, aunque en mi segundo embarazo compré una bandolera de esas de tela resistentes y es lo que mas he usado, ya que vivo en un cuarto sin ascensor y el carro suele estar en el maletero del
    Coche)
    Lo demás lo fui comprando sobre la marcha, ni andadorrs ni bibis ni chupes ni esterilizadores, eso no he comprado. Sí trona que le he dado buen uso y parque que me regalaron y está nuevo, los bebés quieren brazos o libertad para moverse. Y una bañera de diez euros de prenatal en la que puedo tumbarla ahora que pesa mas y dejarla que chapotee a su antojo!
    Y eso es todo, siento haberme explayado pero espero haber ayudado a las primerizaa. Por cierto soy antiandadores, mi mayor no gateó y comenzó a andar a los 16 meses, cada niño tiene su ritmo, hay que dejarlos que evolucinen por sí mismos.

    1. Claro que sí, me encanta tu actitud ante la vida y te agradezco mucho que la compartas por escrito. Mandarina tampoco anda sola con 15 meses. No tengo ningún problema con eso.
      Y Dios, quiero tu cama!! Jaja

Deja un comentario