Gestión de tiempo·Minimalismo

Decir ‘no tengo tiempo’ es un eufemismo

Los humanos gustamos mucho de las metáforas. ‘Coger frío’, ‘ponerse las pilas’, ‘levantar el ánimo’ o ‘perder el tiempo’. Perderlo, tenerlo, gastarlo, ganarlo, prestarlo… como si fuera una prenda que podamos manejar a nuestro antojo. Cuando dices que no tienes tiempo, estás usando una metáfora, puesto que nadie posee tiempo y, por ende, nadie tiene más o menos tiempo en sus días. Compartimos 24 horas y, sin embargo, hay personas que parecen doblarlas y otros que necesitan que el mundo vaya más despacio.

Siento decirte que cuando usas la frase ‘No tengo tiempo’, estás usando un eufemismo para autocompadecerte cuando la realidad es que no sabemos administrarlo.

El tiempo no se posee, se administra.

¿Y si no necesitamos más horas al día sino menos tareas en esas horas? Administrar una hacienda de mil empleados difiere mucho de administrar el jardín de una casa. Por lo mismo, gestionar treinta tareas en un solo día es inviable en lo cualitativo e inútil en lo cuantitativo. No eres más productivo por hacer muchas cosas si la mayoría de ellas son insustanciales. 

Para mí fue de gran ayuda descubrir el Bullet Journal como herramienta de gestión de tiempo, pero al poco de usarlo fui consciente de que la página del día se llenaba de tareas: a veces tareas que ni siquiera merecían ser recogidas por escrito por lo mecánicas (pero que apuntamos por la gratificación de ‘tachar’ al completarlas); otras, tareas opcionales tan, tan en el aire, que nunca se formalizaban.

No podía ser minimalista en mi vida objetual y luego estar apegada a un sinfín de tareas. ¿Cómo adapté el minimalismo a mi agenda? Simplemente reduje el espacio de los días. Pasé de incluir un día por página a programar tres días en una cara. Separados, sí, pero acotados.

Ahora, cuando cada noche hago revisión de mi día y dedico un tiempo a programar el siguiente, tengo muy claro que debo priorizar para procurarme salud física y mental. Mimar mi mente y acicalar mis horas: no caben muchas tareas en un día así que escojo cuáles son apremiantes, cuáles importantes y, por qué no, cuáles darán una chispa motivadora o creativa en mi jornada. No es minimalista reducir a 5 tareas si estas son de mucha enjundia, agotadoras o estresantes. Sé bondadoso contigo. Sobre todo porque administrar tu tiempo está ligado a administrar tu energía y sin la segunda, tu productividad se verá anulada.

Sería genial que cambiaras honestamente el uso de la fase ‘No tengo tiempo’ por ‘Aún no administro bien mi tiempo’. Además el adverbio ‘aún’ es más clemente contigo mismo, bastante estrés traen los días como para fustigarnos por lo que no hemos aprendido todavía.

Si tienes interés por saber más del Bullet Journal minimalista o estás decidido a aprender a administrar tu tiempo de una vez por todas, aún quedan plazas para el Seminario de Gestión de Tiempo Minimalista, donde hablaremos de este y otros temas de gestión donde lo emocional está siempre presente. Como te dije, es una formación holística donde no solo hablamos de la gestión de tu tiempo, sino incluso de la gestión que el otro  hace de su tiempo y cómo esto interfiere en nuestras relaciones. Es una formación alejada de la frialdad de un contador de minutos o una checklist de metas. Vas a conseguir horas de calidad y vas a recuperar esa energía que el café no consigue.

Puedes inscribirte aquí y acompañarme el día 25.

 

Gracias por estar aquí, presente y conmigo.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

2 comentarios sobre “Decir ‘no tengo tiempo’ es un eufemismo

    1. Hola Ana, el seminario es online así que no importa lo lejos que estés. La sesión se hará por una plataforma online y sólo necesitas conexión a Internet. El resto de material, lo recibirás por correo electrónico.
      Te animo a que te unas al seminario, estoy poniendo lo mejor de mí en él. Un abrazo.

Deja un comentario