Minimalismo

¿Por qué no veo las noticias?

no veo las noticias

Me gustaría contarte que no veo la televisión. Me gustaría contarte que no la tengo pero no es cierto. Aunque no era un objeto planeado y deseado en mi casa, la recibí hace 8 años como un regalo de cumpleaños. En casa somos seis y aunque yo ya no encuentro programación para mí, son otros las que la ven y yo estoy presente. Sin embargo, hay algo que me niego en rotundo a ver y son las noticias. Pero no, no vivo en los mundos de Yupi.

Que no vea las noticias no trae consigo la desinformación. Conozco el mundo, sé lo que ocurre, estoy al día y piso tierra. Pero yo elijo cómo, cuándo y dónde llega la información a mí. Yo doy acceso y abro la puerta a los contenidos: que nadie te obligue nunca a consumir lo que no deseas. Estar desinformado a día de hoy es imposible cuando el propio celular te asalta con las noticias cuando vas a hacer una búsqueda. Nuestra mente está continuamente leyendo en un barrido constante de estímulos: pantallas, periódicos, carteles, conversaciones propias y ajenas. ¿Recuerdas cuando estudiamos los ‘mass media’ en el colegio? El concepto suena a risa hoy con la profunda inserción del concepto de público: eres una audiencia continua y, a excepción de que vivas en el monte sin red eléctrica ni Wireless, tu cabeza está siendo constantemente rellenada con información no elegida. 

¿Por qué no veo las noticias?

Ser minimalista aplica también a la entrada de información. Minimalismo es también protegerse de este flujo incesante. Un telediario común contiene un sobreexceso de información de la cual solo un minúsculo porcentaje nos incumbe. No temo jamás a que algo ocurra y no me entere porque te aseguro que eso no sucede. Tampoco temo sentirme estúpida porque vivo en la era de la información de libre acceso y busco la información que deseo cuando lo preciso sin consumirlo desde la perspectiva de una cadena.

El periodismo no es objetivo como estudiamos con siete años. Las cámaras no son objetivas, la enfatización de los periodistas tampoco. Existe en las noticias una continua inducción al terror construida a base de noticias negativas, desastres e injusticias sociales. No solo recoges temor a la vida, sino a las personas: de repente cualquiera puede ser un ladrón, un extremista, un abusador. Pero sorprendentemente el mundo está lleno de personas buenas que no tienen ninguna intención de hacerte daño, aunque no los verás en las noticias.

Pese al maltrato mediático que a mi parecer sufren las poblaciones inmigrantes (de las que solo vemos la cara del extremismo religioso o el sentimiento de lástima por el refugiado), a Gombo le fascinan las noticias. Te quedarías asombrado de saber la cantidad de noticias que consumen los adolescentes africanos. Están llenos de ideas de cambio y saben discutir de política con más soltura que un español de edad media. Así que Gombo ve muchas noticias y es inevitable de rebote escuchar más de una y así es como sé que todo sigue como siempre y que aún no se han atrevido a intercalar noticias que aporten valor real a las personas.

El mal que acontece no tiene más importancia que el bien que se disfruta, de la misma manera que la muerte no prevalece a la vida. Pero el noticiario te dará el mensaje de terror contrario.

Desde que no veo las noticias, tengo menos prejuicios y desconfío menos de las personas. Llámalo ingenuidad, pero tengo paciencia por saber quién se acerca a mí, cuál es su deseo y a qué nos llevará el contacto sin tener expectativas ni sospechas. Si sufro un desengaño, lo vivo una única vez, si desconfías lo sufres dos veces: cuando lo pronosticas y cuando ocurre.

Mi mente está más tranquila y más dirigida. ¿Te atreves a desengancharte de las noticias al menos un  día a la semana?

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

6 comentarios sobre “¿Por qué no veo las noticias?

  1. Dejé de ver los informativos.Están llenos de vibraciones negativas.No me gustan los titulares sensacionalistas.No me hacen bien.Soy más feliz sin ellos.
    Incluso adoptando esta tendencia minimalista,la información llega a los poros de la piel,a todo tu ser,aunque ya filtrada:aquella que es más saludable y fácil de digerir.La que compartes con otros corazón con corazón…
    Aceptar el riesgo de confiar en los demás, es un acto de madurez,de emprender un camino de verdad y libertad propia,de ser generoso y cercano al prójimo,aun a riesgo de equivocarse:en eso consiste crecer…
    Gracias mamá valiente.

  2. Yo no veo las noticias nunca desde q nacieron mis hijas, de lo importante te enteraa por la gente o porque lo repiten hasta la saciedad. Uso la tele pra ver las pelis onseries q me gustan y poner los videos de youtube con los q hago ejercicio en casa, nada más y vivo informada, la TV es la caja tonta, prefiero leer un buen libro! Lo dificil es alejar a los niños de los dibujos!

    1. ¡Bien! Una mujer sabia. A los niños les encantan los dibujos como nos encantaron a nosotros, y están bien si se los racionamos. Tenemos el control sobre su entrada de información. ¡Ánimo con la lucha!

  3. Tampoco veo noticias, pero he notado que estoy haciéndome adicta a mi teléfono celular con las redes sociales, face, series, youtube etc. Me doy cuenta q me está generando estrés, me duermo tarde, me quita tiempo y termino mas cansada de la mente. He tomado la decisión de ponerme límites. Mamá Valiente me gustaría que nis compartieras de ese tema. Un abrazo

    1. Hola, Maribel, tal vez te sean de ayuda estas entradas:

      http://www.mamavaliente.es/2016/08/15/mi-whatsapp-no-tiene-sonido/

      http://www.mamavaliente.es/2017/03/14/vivir-sin-mesita-de-noche/

      La primera en relación al WhatsApp y la segunda en relación a conciliar el sueño dejando de lado la red. Estoy haciendo domingos sin internet, espero poder compartir este experimento pronto con vosotros, es liberador. Ponte toque de queda con las redes y no actives las notificaciones. Así entrarás a Youtube cuando desees y tengas tiempo ocioso real, o a Facebook o lo que gustes.

      ¡Suerte luchadora, tenemos tanto que hacer que no pueden entretenernos con lo que no deseamos!

Deja un comentario