Más que madres·minimalismo

Ropa ecológica y de comercio justo: entrevista a ‘Verde Moscú’

Carolina y Manu, fundadores de Verde Moscú. Fotografía de Óscar Romero.

Si no consumes ropa ecológica o sostenible, seguramente te has planteado si deberías y por qué. Realmente no tenemos claras las diferencias entre una ropa y otra más allá del precio. Sabemos que las etiquetas comercio justo o ecológico, esconden un producto superior y más humanamente sostenible pero ¿a qué se refieren exactamente? Llevaba mucho tiempo queriendo indagar en esto ya que vivir plenamente el minimalismo está alineado con tener menos ropa pero tenerla de buena calidad. Y para mí la calidad no es la cachemira o la lana virgen, para mí la calidad es saber que es un producto limpio de culpa, que no dañó a nadie en el proceso: ni a personas, ni al entorno natural. Pero sobre todo y en primer lugar, a los seres humanos.

¿Crees que la ropa ecológica es cara? Hoy traigo una entrevista que nos hará abrir los ojos de lo que es realmente caro o barato en cuestión de humanidad y seguramente te ayude a reordenar tus prioridades. Recuerda que pequeños cambios tienen grandes efectos.

Puesta a indagar en el tema, me dirigí a Verde Moscú, una tienda Ecofashion & Fairtrade de Sevilla para hablar con Carolina Arcoya, una de sus fundadores, a la que estoy inmensamente agradecida por abrir sus puertas a Mamá Valiente y mi curiosidad. Os dejo con toda la sabiduría de una mujer comprometida.

Empecemos por el convencimiento ¿por qué comprar moda sostenible y de comercio justo?

Los motivos son muchos, ambientalmente es un producto que tiene un menor impacto y que defiende unas relaciones más justas para las/os pequeñas/os agricultoras/es y productoras/es. Sin olvidar el rechazo a los tejidos sintéticos y acrílicos confeccionados a partir de derivados del petróleo.

Socialmente te aseguras que todas las personas que han intervenido en la confección y producción de la prenda han recibido un salario justo, tienen unas condiciones de trabajo dignas y seguras y no hay explotación infantil ni esclavitud.

Estás apostando y eligiendo un modelo de producción y consumo que puede resumirse en esta frase “producir menos y mejor para consumir menos y mejor”. Optando por pequeñas marcas, empresas y negocios frente a grandes multinacionales con prácticas poco éticas y transparentes.

 

¿De dónde surge este negocio y su nombre? ¿Cuál es la mecha y la motivación para emprender?

Verde Moscú surgió en 2012 por iniciativa de Carolina Arcoya, Manu Fernández y Manu García. Cada uno de nosotros tenía la idea de desarrollar un proyecto empresarial en el sector del textil ecológico, enfocado en diferentes áreas (serigrafía textil, tienda, marca…). Como creemos en los proyectos colectivos y en las cooperativas como la mejor opción profesional decidimos unir fuerzas y crear en 2012 la cooperativa de trabajo Verde Moscú, con un primer proyecto muy claro y cercano al público: una tienda ecofashion multimarca.

Actualmente estamos inmersos en la creación de una marca de ropa ecológica hecha en Andalucía, en una fuerte apuesta por el diseño y la industria local.

El nombre Verde Moscú, fue una propuesta de uno de los socios fundadores y lo elegimos porque nos parecía representativo, en el sentido que reflejaba el verde de lo eco y la naturaleza contrarrestado por lo urbano y lo gris de una gran ciudad como Moscú. Con el tiempo le hemos encontrado muchos significados con los que nos sentimos en sintonía. Por ejemplo, aunque no existe en ninguna categoría de colores nos gusta pensar que Verde Moscú es un tipo de verde, el nuestro.

Seguro que estaréis hartos de oír ‘la moda eco es cara’ ¿Dónde radica la diferencia de precio entre una prenda sostenible y una prenda de bajo coste de por ejemplo Inditex?

Los insumos en toda la cadena de producción hasta que una prenda llega a la persona consumidora son muchísimos y en casi todos existe la opción ecológica que casi siempre supone un mayor coste. Por ejemplo, la técnica para el desgaste y dar forma a los vaqueros se suele hacer con  la técnica conocida como sandblasting, la aplicación de un chorro de arena a gran presión. La arena empleada contiene hasta un 80% de sílice. Así, al aplicar el chorro de arena a presión, el polvo de sílice es liberado en el aire con el consiguiente riesgo para las trabajadoras. Es un proceso muy barato ya que la arena que contiene sílice no es cara y las técnicas de arenado manual que requiere son sencillas de realizar. Por lo tanto, aunque se disponen de otras técnicas para desgastar vaqueros que no amenazan la salud de las trabajadoras, no son utilizadas porque no son tan baratas (como el láser o el lavado a la piedra). Otro ejemplo es la curtición de la piel con extractos vegetales en vez de con metales pesados, muy contaminantes y perjudiciales para la salud de las trabajadoras pero que es más rápida y menos costosa. Lo mismo ocurre con la utilización de fibras sintéticas frente a fibras naturales y/o ecológicas.

Todo esto influye y es importante pero, como en casi todos los sectores, la principal diferencia radica en los costes laborales. Las grandes multinacionales se van estableciendo o buscan sus talleres en países con legislaciones laborales poco desarrolladas, con poco o nulo control estatal frente a la esclavitud o el trabajo infantil y con un movimiento obrero debilitado o inexistente.

El coste de una prenda es el que es ya sea en la moda convencional o en la eco, la pregunta es ¿quién está pagando/asumiendo ese coste? ¿La marca y la persona consumidora o el planeta y las trabajadoras?

¿En qué consiste el comercio justo en la moda textil?

Lo mismo que en otros sectores, como por ejemplo en el de la alimentación. Supone que hay unas relaciones económicas justas, que la personas que han cultivado el algodón o han confeccionado la prenda tienen unas condiciones de trabajo dignas y cobran un salario justo. En este sentido existen, entre otras, dos certificaciones. Fair wear, que asegura que se cumplen los 10 principios básicos de la OIT y FairTrade, según el cual las empresas destinan una parte de sus beneficios al desarrollo de proyectos sociales, educacionales, laborales,… en las comunidades donde están ubicadas las fábricas.

¿Toda la moda sostenible es vegana o cruelty-free o se trata de dos conceptos independientes?

El concepto de moda sostenible es muy amplio (aunque también hay que decir que es un concepto relativamente nuevo que se está perfilando aún y va cambiando). Abarca moda ecológica, moda local o de proximidad, vegana… Digamos que toda la moda vegana es sostenible pero no toda la sostenible es vegana, aunque esto depende también para quién, posiblemente habrá gente que considere que es imprescindible que sea vegana para que sea sostenible. Pero conceptualmente son denominaciones diferentes aunque relacionados.

¿Vestir moda sostenible es vestir hippie?

La moda sostenible lo es por todo lo que hemos comentado antes y otra cosa es el estilo. La moda sostenible puede ser de estilo o inspiración hippie o no, igual que la moda no sostenible.

Lo que sí es cierto es que hasta no hace mucho se pensaba que toda la moda ecológica era así o se utilizaba como un argumento para desvalorizarla, pero hay muchas iniciativas que están acabando con este cliché y situando a la moda eco en un lugar de prestigio en lo que a diseño se refiere.

¿Qué tejidos trabajáis y por qué? Y la gran pregunta ¡¿qué es el tencel?!

Jajajaj, sí últimamente es la gran pregunta. Trabajamos principalmente algodón ecológico certificado GOTS y Lyocell (tencel es el nombre comercial de una de las empresas que lo comercializa). A veces algunas prendas llevan algún porcentaje de modal. Lo que intentamos reducir al máximo es el tema del poliéster, solo lo aceptamos en porcentajes bajos y sobre todo para los pantalones tipo vaquero y fivepocket, calcetines y poco más. En invierno traemos algunas prendas con lana ecológica y en verano cáñamo y lino también de cultivo ecológico.

Tenemos algunos bolsos con detalles en piel y una marca de zapatillas con piel de curtición vegetal, caucho salvaje del amazonas y algodón orgánico.

También trabajamos con una marca de carteras hechas en Cádiz con corcho.

Nuestras marcas al ser 100% eco cuidan mucho todos los detalles por ejemplo no utilizan botones sintéticos sino que buscan opciones naturales como la madera o el corozo.

El lyocell (o tencel) es una fibra que se produce a partir de la celulosa extraída del eucalipto de bosques gestionados de forma sostenible. En el proceso de producción se reutilizan y reciclan todos los disolventes orgánicos utilizados por lo que se puede decir que es completamente biodegradable. Además, dicho procedimiento necesita mucha menos agua que la utilizada para generar fibras como por ejemplo el nylon, así como tampoco precisa de lejías que lo blanqueen.

Como características principales, es muy absorbente, fácil de cuidar, tiene buena caída y un tacto sedoso, además es especialmente adecuado para pieles sensibles.

Ya hay muchas tiendas ofreciendo algodón orgánico sobre las que plantan un vinilo o tintas poco amigables con el planeta ¿Puedes hablarme de la biodegradabilidad de las tintas en Verde Moscú?

Nuestras marcas se rigen por los parámetros de GOTS que sigue un riguroso estándar que controla tanto las composición química de los tintes, como el reciclado de aproximadamente un 80% del agua utilizada en el proceso y los vertidos de éstos al medio ambiente. Por lo tanto, son tintes de bajo impacto y ambientalmente seguros y no tóxicos (En el enlace la norma GOTS pueden verse todos los insumos prohibidos y las sustancias y procesos permitidos en este sentido).

¿Contáis con productos reciclados?

Ahora mismo no, en otras temporadas sí hemos tenido algunas prendas elaboradas con algodón orgánico reciclado o poliéster reciclado. Es un tema que tenemos pendiente y seguimos investigando sobre el impacto de la industria del reciclaje textil y sus implicaciones.

Y en cuanto a la proximidad, ¿ofrecéis moda local o de producción española?

Actualmente de producción española tenemos complementos como mochilas, carteras y bisutería. Nosotros estamos inmersos en la creación de una marca de ropa ecológica producida en Andalucía.

Este es un blog de minimalismo y desde él se aboga por tener pocas prendas en tu armario. ¿Es aquí donde entra el término slow fashion?

Con el término slow fashion ocurre lo mismo que con el de moda sostenible, es amplio y en muchos casos ambiguo. Digamos que es como una corriente que aboga por desacelerar en todos los aspectos el consumo de moda, dando cabida a multitud de iniciativas cada una de ellas con algunos puntos en común y otros no.

¿Qué tipo de clientes tiene una tienda eco-fashion como Verde Moscú?

La clientela es variada, pero en general suele ser un público que busca un producto diferente al que ofrecen las grandes cadenas bien sea porque es eco o de diseño o de pequeñas marcas o de calidad o la experiencia de compra en pequeño comercio.

¿Crees que la demanda de este tipo de moda ecológica y comercio justo está aumentando?

Esto es complicado de afirmar puesto que a diferencia del sector de la alimentación que sí cuenta con estudios anuales sobre comportamiento del consumo en España en el sector textil aun no es así. Si el sector sigue la misma tendencia que el de la alimentación o la del consumo y demanda de moda eco en otros países europeos podemos imaginar que la tendencia irá en aumento en los próximos años.

Desde nuestra experiencia sí percibimos un crecimiento del sector en todos los aspectos: iniciativas, marcas, investigación en nuevos tejidos eco, vuelta a la producción local, concienciación y cuestionamiento de las prácticas de la industria y las grandes cadenas,…

¿Te ha resultado útil esta información? Comparte y cuéntame tu experiencia con la ropa sostenible.

*Este no es un enlace patrocinado. Escribo lo que escribo porque creo en lo que digo.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

5 comentarios sobre “Ropa ecológica y de comercio justo: entrevista a ‘Verde Moscú’

  1. Me ha encantado! Voy a informarme más de este tema, ver si en Alicante existe. O sino ver qué alternativas online tengo. Aunque mi intención es no comprar nada en mucho tiempo, muy feliz con el minimalismo aplicado a mi ropa y mi armario capsula. Gracias por el post! Muaak

    1. Gracias a ti por comentar con tanta alegría. Online existen muchísimas alternativas, no lo pierdas de vista. Lo mejor claro, es comprar menos pero cuando la necesidad obliga, bien está tener recursos tan humanos como estos.

  2. Me ha encantado! Ojalá abrieran tienda física en Málaga o al menos on line, yo también ando a la búsqueda de tiendas ropa sostenible pero no encuentro nada, si alguien sabe de alguna en Málaga u on line…

Deja un comentario