minimalismo

5 electrodomésticos sin los que puedes vivir mejor

Si el estilo minimalista va contigo, hoy te dejo una lista de 5 pequeños electrodomésticos que ya no tenemos en casa, de los que hemos podido prescindir sin dificultad y sin los que te aseguro somos más felices. Puede que no tengas ninguno de ellos, puede que tengas alguno o puede que los consideres todos imprescindibles. Si estás en este último punto, hoy te propongo que te lo replantees con lo siguiente que te diré:

Mi lista de 5 electrodomésticos prescindibles

  1. MICROONDAS. Sí, seguramente hayas oído toda la guerra del microondas con sus respectivos defensores y detractores. Existen muchas leyendas urbanas sobre la seguridad del microondas, su exposición, etc… ¿Quieres saber por qué lo eliminamos nosotros? Porque mata el alimento. Cuando me interesé por la comida viva y el crudiveganismo, el microondas empezó a resultarme de lo más molesto. Este electrodoméstico convierte la comida en alimento muerto y desvitalizado. Quedó relegado a calentar biberones e infusiones y entonces, decidimos eliminarlo por completo y enviarlo al punto limpio. ¿Cómo calentamos ahora la leche o recalentamos comida de la nevera? Con un cazo, evidentemente, como se hizo siempre. Lo hemos mecanizado de tal manera que con el hábito nos resulta fácil, rápido y de lo más normal. Ajustamos la temperatura a nuestro antojo y no hay sorpresas inesperadas (como las cremas y potitos que estallan)
  2. BÁSCULA. En casa nos pesábamos cada día. Varias veces al día. Mi marido porque quería perder peso. Yo porque no quería. Pesarse era un acto reflejo y la báscula era un objeto más a limpiar cuando hacía los baños. Cuando la pila dejó de funcionar probé a esconder la báscula por un tiempo y ver si podíamos prescindir de ella sin echarla de menos. Después de todo, si deseábamos pesarnos, podíamos invertir 20 céntimos en la farmacia. Pero no seguiríamos con el círculo de hacerlo constantemente. Al levantarnos, después de cenar, antes de la ducha… Vivimos estúpidamente obsesionados con el peso cuantitativo y no nos damos cuenta de que lo importante es de qué está compuesto ese peso. Comemos, bebemos, tenemos órganos funcionando y esperamos ser una constante numeral. Yo sé perfectamente y sin pesarme si gano o pierdo peso y una variación de unos cientos de gramos no significa nada en el total ni en mi salud. Manténte sano y olvídate de cuánto pesas.
  3. MANDO A DISTANCIA. Esto no se me hubiera ocurrido eliminarlo si no lo hubiera experimentado. Como sabéis, el mando es un fetiche para todo niño así que, con tres en casa, este evidentemente se rompió. Probamos con tres mandos universales pero tenemos un modelo de televisión extrañísimo de una marca poco frecuente y ninguno nos funcionaba. Así que decidimos no frustrarnos y dejar de buscar: cambiaríamos con la mano. Esto ha conseguido varias cosas. La primera, que no hagamos zapping. No se pone cualquier canal, sino el que se va a ver. Esto mejora la atención puesto que, si quieres ver qué ponen en otros sitios, tendrás que levantarte. La segunda está ligada precisamente a esto, que tienes que moverte. Tanto para subir y bajar el volumen como para apagar o cambiar el canal, hay que mover las piernas. La tercera es que tenemos un trasto menos dando vueltas por el salón ya que la ubicación del mando a distancia nunca está bien definida en una casa.
  4. FREIDORA. Si en el punto uno te hablaba de cómo la comida viva muere al perder su estructura genética con las microondas, la freidora es otro electrodoméstico capaz de dejar un alimento vacío de energía. Las altas temperaturas a las que sometemos al alimento al freírlo, acaban con los micronutrientes y además, al sumergir el alimento en aceite, consumimos un exceso de grasa que, al haber sido calentada a altas temperaturas, se ha convertido en tóxica para el cuerpo humano. Cuando decidí limpiar nuestra vida de tóxicos, la freidora no tenía ningún sentido en casa. Además, al eliminarla, ganamos en salud de manera instantánea porque dejamos de comer procesados y precocinados. Y ahora te pregunto ¿no te molesta limpiarla? Llévala al punto limpio y hazte un favor.
  5. MÁQUINA DE CAFÉ. No te hablo de la cafetera italiana de toda la vida sino de las máquinas de cápsulas. Tuvimos varios modelos de las tan conocidas marcas que anuncian en televisión. Preocupada por el espacio que ocupaba en la encimera para el uso que hacía, comencé a investigar sobre el café y sus efectos. Más allá de eso, sobre la propia máquina y el reciclaje de las cápsulas. Y ese fue el principio del fin. Aunque las dos grandes marchas ya anuncian el reciclaje de las cápsulas, Nespresso por ejemplo asegura que puede reciclar el 75% pero no la totalidad de la cápsula. Y 75% son también los usuarios de esta marca que no las reciclan. La mayoría de las cápsulas terminan en el vertedero y en el océano así que me negué a contribuir a ello. Si te gusta mucho el café, puedes encontrar cápsulas reutilizables de acero en Amazon. En mi caso, me deshice del café por todos sus afectos de adicción, antinutriente y otras lindezas de las que puedo hablarte en el Programa Desapego Alimentario.  Si vienes a casa te ofreceré un café de comercio justo y te lo haré en un ratito en la cafetera de siempre.

 

Nos hemos desecho de más electrodomésticos y algunos me resultan bien incómodos a día de hoy. ¿De cuáles has prescindido tú?

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

2 comentarios sobre “5 electrodomésticos sin los que puedes vivir mejor

  1. Pues a nosotros se nos rompió la freidora y ya nunca más volvió a entrar una en casa. De vez en cuando hacemos unas patatas fritas o papas a lo pobre que están buenísimas, pero comparado con antes no es nada.
    Máquina de café teníamos una enorme de esas de brazo y la sustituimos por italiana y báscula no tenemos. Tampoco tenemos lavavajillas por falta de espacio y no pasa nada, fregamos a mano y no se acumulan los platos. El mando de la tele lo usa la bebé para mordisquearlo y pegarle porrazos, así que ya mismo morirá también y básicamente senpuede vivir sin casi todo!
    La tele apenas la vemos, en ella vemos alguna serie o película, poco más!

Deja un comentario