Minimalismo

Armario cápsula de verano. Vestir con 17 prendas

Sé que me he demorado mucho en hacer un artículo sobre el armario minimalista y que el último que os dejé corresponde a otoño-invierno, artículo que puedes leer aquí y donde aparecían 20 prendas. La razón de no haber tocado la primavera es que vivimos en Sevilla. Aquí la primavera dura dos días y pasamos del jersey a los tirantes tan ricamente. Anteriormente os dejé mi armario de verano con un post titulado ‘Vestir con 19 prendas‘ y hoy traigo uno de 17 que se convertirán en más. No se trata de una carrera conmigo misma ni de tener cada vez menos, de hecho tengo la intención de comprar algunas prendas para sustituir otras de las que he tenido que deshacerme (Limón me rompe la ropa sin miramientos si quiere teta). Esto no es un modelo de armario, es mi armario y, como trabajo en casa, no necesito más ropa. Si tu trabajo o tu vida social te pide tener más prendas, despreocúpate porque no es el número sino la utilidad sincera lo que importa.

Si ya conoces el término ‘armario cápusula’ o el proyecto 333, no hará falta que te diga que no se cuenta aquí la ropa interior, el pijama o la ropa deportiva si haces deporte (y la mantienes en exclusiva para ello). Sí que se suelen tener en cuenta los accesorios (pendientes, collares, cinturones, gafas de sol) que no lleves siempre -es decir, la alianza no contabiliza- o los bolsos. Como no llevo pendientes ni bisutería y tampoco uso más bolso que el del carro gemelar o las bolsas de tela de compra, no me preocupa este punto. Menos es más.

17 prendas son las que actualmente utilizo pero siempre mantengo una revisión constante: sé que hay cosas que apenas me pongo, como las faldas y otras que me gustaría tener. Por ello he decidido escalonar las compras de las nuevas prendas que quiero adquirir. El mes pasado me compré unos vaqueros para sustituir unos que se me quedaron grandes (un armario cápsula no es tan fácil de sostener con un postparto, mellizos y tantos cambios físicos). Solo tengo un par de vaqueros que van con todo y también unos leggins azules. Quiero tener unos shorts vaqueros (doné los del año pasado también por talla) que planteo comprar este mes y para el mes que viene me gustaría comprar un vestido con el que dar el pecho fácilmente. En principio esas son mis futuras adquisiciones aunque no descarto alguna camiseta de algodón (estoy enamorada de esta). También voy a invertir en arreglar la falda larga de la foto para entallarla (antes de sustituir, repara lo que tienes). He de decir que ni desprenderme de ropa ni adquirirla es tarea fácil: reciclo o dono lo que dejo y miro mucho lo que entra. En un mundo ideal me gustaría comprar todo sin dañar el medio ambiente, los animales y los trabajadores pero también tengo que buscar el equilibrio con mi economía, utilidad y gustos. Lo hago lo mejor que puedo, lo hago poco a poco. Recuerda: ¡ni todo tú, ni todo hoy!

¡Vamos a la lista!

  1. Sandalias planas (llevan conmigo unos 4 años y están estupendas)
  2. Zapatillas deportivas (ídem)
  3. Vaqueros ajustados
  4. Leggins azul marino
  5. Falda negra
  6. Falda amarilla
  7. Falda larga mostaza
  8. Camiseta Mamá Valiente
  9. Camiseta blanca de algodón
  10. Camiseta de tirantes y burritos
  11. Camiseta negra con flores
  12. Camiseta de flores
  13. Camiseta blanca con encaje
  14. Blusa azul sin mangas
  15. Vestido de tirantes
  16. Rebeca (por si hace frío)
  17. Bañador

En cuanto a la ropa interior, ya no llevo calcetines, aunque use las deportivas y así será mientras sea verano. Tengo dos sujetadores que voy lavando e intercalando aunque me planteo renovar uno de ellos porque como digo, Limón no tiene piedad cuando tiene hambre de teta. También es verdad que en verano, el bañador hará las veces de sujetador: si eliges un bikini o bañador fácil de combinar con tu ropa, puedes usarlo como una prenda de vestir más. Por ejemplo, yo uso el bañador como parte de arriba y lo combino con las faldas. Sencillo. Mis braguitas no tienen mucha historia, tengo 7 como días de la semana pero sé que podría tener menos dada la frecuencia de lavados que hacemos. Mientras estén bien, las mantendré conmigo.

La ropa de fiesta no está contabilizada: tengo un vestido rojo para una boda próxima con sus correspondientes zapatos. Esto es, hay ropa en mi armario que no está en la lista, como la de invierno o este traje de vestir, que sin embargo no tomo en cuenta como vestuario habitual. Con la tribu de enanitos ya no veo práctico llevar tacones así que no tiene sentido contar un zapato que me pondré unas horas, un día, en todo el verano.

¿Y tú? ¿Ya has preparado tu armario cápsula de verano? Cuéntame ¿de qué cosas te quieres deshacer o cuales quieres adquirir?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

6 comentarios sobre “Armario cápsula de verano. Vestir con 17 prendas

  1. Me has dejado… prendada!! Yo empecé con el 333 esta primavera, y con el nacimiento del segundo Chiqui hace 3 semanas aproveché y cambié al armario cápsula para verano, todo teta-friendly. Las últimas semanas de embarazo me las pelé para coserme tres blusas (una de ellas reciclando unas sábanas de cuna manchadas por un ladito). Cambié el escote de un vestido que me gustaba mucho para dar el pecho, y de una túnica preciosa aproveché para hacerme una falda, porque como túnica solo me la puse una vez… Totalmente contigo en eso de reciclar prendas! Mi armario de verano tiene prácticamente las 33 prendas, aunque ya veo que el año que viene no necesitaré tantas, este año mejor que me sobren unas camisetas por lo que pueda pasar con la subida de la leche o accidentes similares. Y de zapatos… He de confesar que los tacones me encantan, pero nada prácticos, así que llevo unos años que para veranito unas cuñas bajitas y al menos me desquito mientras corro por el parque.
    Me encanta leerte, un abrazo!!

  2. Me ha gustado mucho la entrada y como has combinado el bañador con las dos faldas!
    El verano pasado pude ponerme poca ropa por el tema de la lactancia y sobreviví! Así que este verano he donado ropa que me ha quedado muy grande (he perdido cuatro kilos) y la que de veras me gusta voy a arreglarla. Me he comprado una falda vaquera porque juntos con los vestidos es lo que mas me gusta ponerme en verano (aunque en rebajas quiero comprarme otra más) y un pantalón fresquito de verano. Y quiero comprarme un short corto porque lo uso poco pero al menos uno quiero tener. Nada mas porque zapatos tengo y partes de arriba también más de las que necesito, así que conforme voy tirando lo que se estropea o me queda grande no repongo. Ese va a ser mi armario cápsula ? Y tres o cuatro bikinis porque vivo en zona de playa!

  3. A mi tambien me ha gustado mucho lo del bañador. Yo me he quedado con lo mismo del año pasado que esta nuevo y es conbinable, tan solo me he comprado un mono fresquito. Los zapatos tb los tengo nuevos asi q no tuve que comprarlos. Besos valientes.

Deja un comentario