Crianza·Entrevistas

Natación para bebés: El continuum en el agua

natación para bebés
Natación para bebés con José Miguel de la Torre

¿Conoces la natación para bebés? ¿Has oído hablar del Continuum? Ahora en verano escucho a las madres en la piscina hablar sobre la seguridad. Existe una obsesión generalizada porque los bebés no caigan al agua y se les quiere enseñar a nadar por la tranquilidad de los padres. Es genial, debemos proteger a los nuestros pero olvidamos algo fundamental. La natación en sus primeros meses genera un vínculo único entre los padres y el bebé. La crianza con apego es extensiva al agua y hoy te traigo a un experto para hablarnos de ello.

¿Qué es el Continuum?

Aunque me gustaría desarrollarlo más extensamente en otro post, Continuum es un término acuñado por la antropóloga Jean Liedloff, autora del libro ‘El concepto del Continuum‘. Es un libro que te ayuda a conectar con el verdadero carácter de nuestra especie y a dejar de ridiculizar la crianza con apego. El constante contacto físico en sus primeros meses no es un vicio ni una obsesión. Es la naturaleza obrando un tránsito desde el nacimiento hasta la vida independiente del bebé. Forzar el tránsito es inhumano para el bebé y para los padres. Ocurre en tierra y ocurre en agua. ‘A mí bebé le da miedo el agua‘, se oye decir. Es probable que le abrume pero lo que le aterra es hacerlo solo. Una de las experiencias adaptativas que Jean Liedloff propone en el libro es:

“Hacer sentir al bebé y potenciar sus expectativas basadas en que es un ser innatamente social y cooperativo, al tiempo que fomentar su fuerte instinto de autoconservación. Igualmente, es básico que el bebé siente que es bienvenido y tenido en cuenta”.

Esto forma parte, como veremos, de la estimulación acuática temprana en bebés.

Natación para bebés

Hace poco se viralizó un video de un bebé saliendo a caminar tras el parto. Las matronas no salían de su asombro: el bebé pone un pie delante del otro y realmente parece querer caminar. Los niños nacen abiertos a la vida, dispuestos para la ejercitación y el movimiento de todos y cada uno de sus músculos. No nacemos para encajarnos en un sillón, por mucho que se adapten a nuestra forma. Nacemos para caminar, correr, agacharnos, trepar y, sí, también nadar. ¿Qué si no íbamos a hacer en el planeta azul?

José Miguel es psicoterapeuta y psicólogo y a ambas profesiones aúna su formación en naturopatía y una extensa carrera en el agua como jugador profesional de waterpolo. La mejor versión de ti mismo es aquella en la que puedes aunar todos tus conocimientos y es así que José Miguel creó ‘Psicoagua‘.

psicoagua

José Miguel, ¿cómo nace Psicoagua y cuál es su función?

J.M.: Psicoagua nace en 2013, en la provincia de Jaén con el objetivo principal de la integración social de las personas con discapacidad, entre aquellas sin discapacidad, utilizando como vehículo para ello la natación, las actividades acuáticas y la terapia en agua.

Entre otros, también pretende utilizar el trabajo en medio acuático para concienciar a la población de la importancia del ejercicio físico, y de sus múltiples beneficios, ya que entre otras mejoran las funciones motoras, sensoriales y sociales.

Natación para bebés ¿tiene sentido tan pequeños?

J.M.: La natación para bebés es una experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante. El agua es un instrumento enriquecedor para los primeros meses de vida. La variedad de reflejos que poseen hacen de su conducta en el agua una experiencia increíble. Los primeros meses y años de vida son de una importancia fundamental para limitar sus movimientos a la cuna o el cochecito. La estimulación temprana potencia el desarrollo físico e intelectual de nuestro bebé.

¿Para qué sirve la natación en bebés?

J.M.: El trabajo en el medio acuático nos permite realizar tareas físicas donde trabajamos el esquema corporal (lateralidad, equilibrio, orientación espacial, etc..), el desarrollo del tono muscular o la flexibilidad.

Además del plano físico, el desarrollo mental también tiene una importancia fundamental, ya que, a través de la integración de los bebés en un mismo grupo de iguales, podemos trabajar la socialización, el contacto o la estimulación visual, auditiva y táctil a través de los diferentes materiales.

Y el control de la obesidad. El cuerpo pesa menos en el agua, por lo que podemos movernos con mayor facilidad. Si comenzamos a edades tempranas, enraizamos la actividad y el movimiento, dificultando el posible sobrepeso posterior.

El vínculo

J.M.: El triángulo se completa con la presencia del papá o mamá en el agua, preferiblemente, fortaleciendo el vínculo paterno-filial, ese lazo invisible tan lleno de emocionalidad y sensitividad. Experimentar sensaciones en otro medio y en un contexto distinto del hogar, desata nuevos modos de comunicación y expresión de nuestro bebé con nosotros, y viceversa. Estas nuevas reacciones aumentan el conocimiento del otro, y crece el amor, el cariño y la unión familiar.

Pero además, este tiempo de papá y mamá en el agua, es tiempo material que los progenitores pasan y disfrutan con el infante. En muchos casos y por diversas circunstancias de nuestra sociedad actual, ese tiempo tan necesario cada vez es más escaso. La natación para bebés es la “excusa” perfecta para obligarnos a estar más cerca de nuestros hijos, para compartir con ellos momentos, sonrisas y complicidades. Para que nos sientan más y mejor.

psicoagua

Diversión y sociabilización

J.M.: Especialmente notable también es el ambiente socializador, en el que predominen los componentes lúdicos y recreativos, de forma que aumenta la confianza en bebés y padres. Aprendemos valores tan esenciales como compartir o el respeto mutuo, y por supuesto, la integración con otros iguales.

El trabajo en el medio acuático es específico y adaptado para cada necesidad particular. La estimulación temprana y acuática es ya una realidad que abre nuevos mundos llenos de posibilidades para nuestros bebés. Disfrutar de ellos y con ellos es un camino al alcance. Hacerlos felices, sanos y llenarlos de vida, decisión nuestra.

¿Qué beneficios existen?

  • Desarrollo Psicomotor. Los movimientos tridimensionales favorecen mayor libertad de movimientos y la base refleja.
  • Fortalecimiento del Sistema Cardiorrespiratorio. La natación fortalece corazón y pulmones. Aumenta la eficiencia de oxígeno en sangre.
  • Fortalece el Sistema Inmunitario.
  • Aumenta el Coeficiente Intelectual. Se desarrollan mayores percepciones siendo más creativos y observadores. El agua estimula el juego y la invención. Es un juguete muy divertido.
  • Ayuda a relajarse. Comen más y duermen mejor.
  • Ayuda a sentirse más seguro.
  • Fortalece la relación afectiva con sus papás. Se comparten situaciones ricas y diferentes, dejando posibilidad de aparición de nuevas reacciones, lo que genera mayor conocimiento mutuo y amor fraternal.
  • Potenciación de valores como compartir, orden y respeto mutuo.
  • Desarrollo de la independencia y autoestima del niño.
  • Aumenta la socialización de manera lúdica y recreativa, conviviendo con otros niños, compartiendo y cooperando en actividades. Se adquiere mayor confianza para comunicarse y expresarse.
  • Estrategias de autonomía en el medio acuático, y desarrollo de habilidades vitales para la supervivencia: flotar, girarse sobre su espalda o patalear, de forma instintiva.

(José Miguel de la Torre Cobo, Psicoterapeuta y Psicólogo Cgdo AO 6146, presidente de Psicoagua)

Podéis informaros de la labor de Psicoagua en su web para asistir a las clases en Jaén capital o bien seguirlos en Twitter, Instagram y Facebook. 

Gracias infinitas, José Miguel, por abrirnos la puerta del vínculo y el amor en el agua.

¡Larga vida a Psicoagua!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

Deja un comentario