Embarazo, parto y posparto·Lactancia

Dar el pecho no adelgaza siempre

dar el pecho no adelgaza
Dar el pecho no adelgaza a todas por igual

¿Por qué dar el pecho no adelgaza en tu caso? Si te han dicho que la lactancia adelgaza y la regla no parece cumplirse en tu cuerpo, esto te interesa. Existe una razón que imposibilita que esto ocurra. La maternidad es preciosa, la lactancia es un hito femenino pero… ni tan rosa, ni tan bonito. Serán más de dos y más de tres los días que hayas pensado en desistir. Sobre todo cuando tu cuerpo parece no regularse ni tu físico se restablece. ¿Pero no decían que con el pecho se pierde peso? ¿Por qué sigo teniendo barriga?

¿Qué función tiene la grasa en la lactancia?

Durante el embarazo, tu cuerpo irá acumulando grasa en puntos específicos de tu cuerpo en favor de la lactancia. La grasa es vital para el desarollo cerebral del bebé. Por eso si has oído hablar de las mamás que hacen una dieta vegana ‘alta en carbohidratos, baja en grasas’, les dan más grasas a sus hijos que a ellas, aumentando el consumo de aguacates y otras grasas saludables durante su infancia. Tus glúteos, tus caderas y tu barriga van a acumular grasa para que a tu bebé no le falte ni gota por mucha dieta loca que te pongas a hacer.

De hecho el cuerpo es altamente efectivo e incluso en las mujeres que por sus desórdenes alimenticios pierden mucho peso, el cuerpo actúa. Utiliza el mecanismo de acumular la poca grasa que algún día le caiga para utilizarla los días de hambruna. ¡Por si caso, yo lo guardo! Este mismo equilibrio lo hace el cuerpo con el agua: si te privas de líquidos porque crees que los acumulas, efectivamente tu cuerpo los acumulará para sobrevivir a esta privación. ¿Es o no es lista la naturaleza?

Por cierto, aunque no pretendas tener hijos, acumularás grasa en estas zonas. Para tu cuerpo eres una mujer y por tanto una mamá en potencia. De lo demás, no entenderá. Esto nos hace diferentes a hombres y mujeres.

¿Por qué dicen que dar el pecho adelgaza?

Dar el pecho quema alrededor de 500-700 calorías diarias. Imagina si tienes gemelos. Esto hace que incluso algunas mujeres deban comer algo más de lo que comían embarazadas (no necesitas comer por dos…). Personalmente defiendo que medir calorías es una estupidez. Es la calidad y no la cantidad lo que importa. No obstante te informaré de algo: aunque comas basura, tu leche seguirá siendo perfecta y completa. ¡Pues no te digo que el cuerpo es milagroso! (que esto no te sirva de excusa…).

Un estudio realizado sobre 25000 mujeres calculó que las mujeres que aumentaron considerablemente de peso en el embarazo, lo perdieron en los primeros seis meses de lactancia. No obstante, comer bien y moverse juegan un papel crucial. ¿Y si no obstante sigues teniendo barriga?

Dar el pecho no adelgaza siempre

¿Por qué algunas mujeres recuperan su peso y se lo atribuyen a la lactancia mientras lactancias prolongadas no tienen el mismo éxito? ¿No debería ser al revés y que a más teta más tipazo? ¿Cuál es el truco?

  • Las hormonas.

La diferencia estriba en tu ciclo menstrual. Es decir, en si tienes o no el periodo mientras tu bebé está lactando. A algunas mujeres les regresa la menstruación un par de meses tras el parto aunque sigan dado el pecho. A otras les tarda años (yo ya llevo casi dos años de amenorrea, 29 meses con el embarazo). Vayamos a la parte técnica.

No tener la regla durante la lactancia supone tener estrógenos y progesterona bajos. La prolactina (hormona que estimula la producción de leche) alta es lo que genera la bajada de estrógenos; y la falta de ovulación lo que produce tu bajada de progesterona (fuente aquí). Sin estrógeno tenemos una menor sensibilidad a la insulina y el cortisol. De hecho, en base a lo primero, se cree que la razón de que las mujeres tengan menos diabetes es por sus niveles de estrógenos. En cuanto al segundo, la hormona del estrés, también es causante de que la barriga no disminuya puesto que es la progesterona quien lo mantiene a raya. No solo esto, sino que la progesterona convierte las reservas de grasa en energía. ¿Parece un círculo vicioso, verdad?

  • El sueño

La falta de sueño de las mamás, tampoco ayuda y se suma al carro de los desajustes hormonales. Es verdad que dar el pecho ayuda a conciliar el sueño porque las hormonas de la lactancia afectan tanto al bebé como a la mamá (te hablé de esto aquí). Sin embargo, mientras damos el pecho, el bebé sigue haciendo tomas nocturnas (existe un pico de prolactina entre las 2 y las 6 de la mañana, Pequefelicidad nos lo contaba hace poco). Y nosotros seguimos despertándonos. Aunque el pecho nos ayude a conciliar rápido el sueño, lo cierto es que este no será continuado. Otro encantador círculo vicioso.

  • El hambre

Sucede también que el estrógeno ayuda a controlar el apetito. Concretamente colabora con la hormona leptina para la regulación del mismo. A falta de estrógenos, más complejo es dominar el apetito. Le sumamos que no dormimos y no controlamos el cortisol, por lo que nuestro estrés nos lleva directo a los antojos. El estrógeno ayuda a mantener los niveles de serotonina y dopamina ¡que apaciguan los antojos! Si además tus antojos son de productos con azúcar blanco, ten en cuenta lo de arriba: menos estrógenos, mayor resistencia a la insulina.

¿Cual es la solución?

Ser paciente. Tener un hijo implica todo un proceso de adaptación físico y mental para la mamá. Has de asimilar que el esfuerzo de tu cuerpo es brutal. Y que el resultado lo vale (sé que amas a tu hijo). Por tanto, con la formación que tienes, tan solo debes asumir que tus niveles hormonales están en desajuste mientras das el pecho. Que además, el sueño es un mito durante la lactancia. Y que alimentarte en equilibrio puede suponerte un reto durante un tiempo.

Perder la grasa abdominal probablemente te será mucho más sencillo cuando tu periodo regrese o la lactancia termine. Si entre tanto quieres conseguir la motivación suficiente para un cambio de dieta, puedo ayudarte aquí. Si lo que necesitas es un empujón motivador para aceptar tu nueva condición de madre y asumir todo este descontrol, el nuevo curso traeré un nuevo programa del que pronto te hablaré. Si te interesa y no puedes esperar, envíame un correo a info@mamavaliente.es para que te cuente más sobre de qué trata el programa ‘Eres tierra buena’.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

5 comentarios sobre “Dar el pecho no adelgaza siempre

  1. Hola! Me ha parecido super interesante el post de hoy, muchas gracias! En mi caso llevo 16 meses de lactancia y todo este tiempo sin el periodo (ya mas de dos anyos en total). No engorde mucho en el embarazo y perdi los quilos rapidos (pero no la barriga). Durante la lactancia he seguido perdiendo peso aunque como mas que antes (pero tambien como mucho mejor, cero alcohol etc). Sigo teniendo algo de barriga aunque creo que a estas alturas solo la veo yo. En realidad tengo un poquito de diastasis y no he podido hacer hipopresivos porque donde vivo no los conocen y no me aventuro yo sola. Una chica me dijo que al dejar de amamantar se cierra un poco la diastasis (creo que se referia a algun tema hormonal tambien), busque en internet pero no encontre nada. Sabes algo al respecto? Gracias de nuevo y perdona la ortografia que escribo desde un teclado extranjero.

    1. Hola Nara, no conozco esa relación que dices entre diástasis y lactancia. Mi fisio no me indicó nada pero podría ser, yo ya me sorprendo ante todo. Puede que se refiriera a lo mismo, el efecto de la progesterona y los estrógenos en la grasa abdominal y la consiguiente barriga cuando no los tenemos. Prometo investigar y contactarte si encuentro algo 😉

  2. Me ha parecido muy interesante el post. Yo llevo sin regla toda la lactancia mas el embarazo, ya apenas doy el pecho pero aun así sigo sin ella y eso que comentas de la barriga pensé que era yo que estaba obsesionada. En ambos embarazos he adelgazado y, aunque como bien y hago ejercicio, algunos días tengo una barriga descomunal, parece que estuviese embarazada de nuevo!! El pecho también se ha quedado en nada! Soy un cuadro de Picasso 😂😂, pero ya mejorará. Estoy fuerte, sana y con energía de sobra para disfrutar a mis niñas, a las cuales no se les acaba nunca!
    Estoy de vacaciones y la vuelta al trabajo será sin duda mi descanso porque son agotadoras jajajaja y me exprimen como a un limón, aunque me encanta.
    Por cierto Bea tengo entendido que las pastillas anticonceptivas compatibles con la lactancia solo son efectivas si das el pecho al menos una vez al día, pero hay días que no se lo he dado, sin embargo no puedo optar por otro sistema porque si decidimos hacer alguna toma (es cosa se las dos, sobretodo mía que no se decirle que no jaja con esa carita tan linda que me pone) las hormonas pasan a la leche no?
    El anillo vaginal es lo que hemos usado siempre pero a ver si me informo de otros métodos porque es carísimo.
    Saludos y perdón por el pergamino 😊

    1. Pues que viva Picasso, ¡preciosa señorita de Avignon!
      En cuanto a las pastillas anticonceptivas compatibles, en realidad no se aconsejan como método anticonceptivo en sí. Digamos que es un apoyo al hecho de no poder concebir con la lactancia a demanda. Pero si la lactancia ya es escasa… no serán muy fiables. Esto es lo que dice la guía de lactancia materna sobre el tema:
      “…una pequeña cantidad de la hormona llega al bebé a través de la leche materna. Aunque estudios a largo plazo han demostrado que esto no tiene ningún efecto adverso en el bebé, la OMS recomienda retrasar su uso hasta seis semanas después del parto debido a la posibilidad de que estas hormonas pueden crear un riesgo para los recién nacidos porque su hígado inmaduro puede tener dificultades para metabolizar dichas hormonas. Éstos evitan el embarazo mediante la inhibición de la ovulación.

      Los métodos hormonales recomendados durante la lactancia son métodos que solo usan progesterona porque ésta no afecta la producción de la leche materna

      Este es el enlace completo. Espero que te sirva de ayuda. Te abrazo.

Deja un comentario