Crianza·Más que madres

No seas experta en crianza

experta en crianza

¿Te consideras experta en crianza y maternidad? ¿Sabes todo lo posible en crianza con apego, parto respetado y psicología infantil? ¡Enhorabuena mamá! Y de ti, ¿cuánto sabes? Si estás en un segundo plano frente a tus hijos, es momento de echar el freno. No hay maternidad que justifique omitirnos.

En mis sesiones de acompañamiento, se repite la frase (de padres y madres) que alude a que ‘la paternidad les ha venido grande‘. Pero la naturaleza no viene con holgura, está hecha a medida. ¿A qué incapaz provería de hijos la vida? Otra cosa es la desinformación. Y ojo aquí, que no quiero herir sensibilidades.

Estamos desinformadas

Un extenso catálogo de libros nos ha hecho creer que tenemos una asignatura pendiente: MATERNIDAD. Debes estudiar, ponerte al día, aplicarla, implementarla y difundir tus progresos. Tus hijos deben crecer libres, jugar con juguetes orgánicos, alimentarse de forma saludable y fomentar sus emociones. Me encanta todo. Pero la verdadera asignatura pendiente es la propia alumna de semejante instrucción: mamá.

No seas experta en crianza

No se trata únicamente de lo que le procuras a tus hijos. Sino de lo que te das a ti. ¿Está equilibrado el reparto de dones y derechos? ¿Creces a la par o a la sombra de tu hijo? Te toca darte afecto y darte cuidado. Darte estímulo.

¿Qué tal si eres tú la que juega con piezas orgánicas, la que descubre la naturaleza, la que se alimenta correctamente, la que deja fluir libres sus emociones? Esto sí. Eres un incunable dentro de la estructura familiar y mereces tanta formación como la que te impones para tus hijos. ¿Escuchas a los métodos de educación alternativos hablar del respeto a la infancia? Agárrate al respeto a la madre.

Experta mamá o experta ‘en’ mamá

No te vendo nada que no comprarías: salud mental para ti. Está genial que leas sobre crianza. A mí me nutre. Pero elige también nutrición personal.

Desarróllate en el ínterin de la crianza porque no eres el tronco del que salen las ramas, sino el tronco del que caen los frutos. Tus hijos se irán cuando maduren porque no son una extensión de ti. Eres más. Y te lo debes.

Elige aprender a cuidarte. Porque no puedes tener la energía que las piernas de tus hijos esperan si no te alimentas bien, si no te cuidas en consecuencia, si no descansas. Que digo yo ¿por qué no hay libros para el postparto intelectual (patente en trámite)? La vida sigue después de parir. La mujer que va tras sus niños en el parque es una cabeza pensante. Es un estómago vivo. Es una mente encendida.

Hoy te invito a procurarte una alimentación saludable y en consecuencia, a procurarte estímulos que no se atengan a la crianza. A procurarte amor, protección y mimo. Eres valiosísima, mamá. 

Por cierto, hay un libro que puede interesarte. Sobre paternidad sí, pero sobre lo excesiva que se puede volver. Se titula Hiperpaternidad y la autora es Eva Millet.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

2 comentarios sobre “No seas experta en crianza

  1. De acuerdo. Pienso en ello y considero que la idea de crianza y el ser humano madre no pueden ser excluyentes. No existe la mejor madre o el mejor padre. He conocido a amigas que por que no siguieron tal tendencia de crianza se sienten las peores madres. Yo creo que nada es absoluto.

Deja un comentario