Minimalismo

Cómo ver un video en YouTube de forma minimalista

cómo ver un video en YouTube

Ya sé que sabes cómo ver un video en YouTube. Pero seguro que se nos olvida cómo hacerlo con foco o cómo vivir esta entrada de conocimiento de forma minimalista. Minimalismo no son solo objetos y si eres asiduo al blog, lo tienes más que presente. Hoy analizamos cómo poner tu atención en aquello que decides visionar sin consentir la acumulación (digital en este caso).

Como sabes, minimalismo y atención plena o mindfulness están tan ligados como que participan uno del otro. Deja de pensar en mindfulness como una técnica de meditación a practicar. Atención plena es dirigir tu concentración para estimular tu felicidad en lugar de vivir disperso y agotado. Sumar esta atención plena al minimalismo en el conocimiento, donde consumir más no es ser más inteligente, nos hará disfrutar infinitamente más de los libros y los videos. Por cierto que en este artículo quiero referirme a los videos de YouTube y no a las películas porque aún sabemos desconectar en las películas (en mayor o menor medida). En otro post veremos cómo leer un libro de forma minimalista.

Cómo ver un video en YouTube de forma minimalista

Entras a la red social y se abren infinitos videos sugeridos para ti. En tu primer pantallazo de recibimiento no verás solamente aquellos videos de los canales a los que está suscrito. YouTube conoce tus preferencias y te sugerirá videos buenísimos. YouTubers encantadores, sabios, divertidos, guapos. Colores llamativos, montajes, fotos divinas, música con feed out y otras virguerías. Pero presta atención: nada de esto es tan gratuito.

Solemos pensar que al no pagar por ver videos de YouTube, este consumo casa perfectamente con nuestras preferencias minimalistas: no entra ningún objeto en casa. Solo conocimiento y expansión. Pero lo cierto es que podemos estar saturando nuestras reservas de energía, acumulando tonterías en nuestra cabeza despierta. Luego entras a las suscripciones, que no sabes cómo, ahora son muchas, y te esperan más videos increíbles. Por si fuera poco YouTube tiene una pestaña tan útil como trampa: ‘Ver más tarde’, donde vas acumulando todo lo que no tienes tiempo de ver pero te parece fascinante.

Lo que no vas a ‘ver más tarde’

Esta pestaña se puede convertir en un cajón de sastre mental al mismo nivel que un armario atestado de ropa que no te pones o de libros que no has leído. Lo ideal es que tengas un límite de videos y te comprometas a no acumular más de estos. Porque o bien no tienes tiempo físico para visiualizarlos, o bien no son tan interesantes como la pulsión de guardarlos te hizo creer.

Que sea de tu YouTuber favorito no quiere decir que estés obligado a verlo: quizá el tema no resuene contigo. Quizá estás cansado de verlo hablar sobre lo mismo. Quizá debas dejar de ver videos obsesivamente sobre ciertos temas (comida, ropa, chismes…). No estás obligado a consumir nada. Nunca. No estás obligado a estar actualizado.

El precio de ver un video

Una vez que decides clicar sobre un video, asegúrate de que lo verás con atención. Afortunadamente puedes ver la duración de cada video antes de comenzar a verlo. Calcula el tiempo que quieres dedicar a ver videos de YouTube al día o los minutos que puedes dedicar en este ratito de ocio. Si son 20 minutos, sé realista y en lugar de hacer un triste zapping, calcula que podrás ver un video de 19-22 minutos o un video de 8 y otro de 12 minutos, etc. Como elegirás uno, dos videos, tres a lo sumo, elegirás con mayor tino y premeditación. Porque nada es gratis, como dije arriba.

Cuando ves un video transaccionas tu tiempo por palabras e imágenes. La otra persona no gana tu tiempo sino tu atención (y puede que dinero si ha monetizado su canal). Pero tu moneda de cambio ha sido tu tiempo (¿Recuerdas la película IN TIME?). Es una moneda cara. Aunque no lo apreciemos así.

Nos pensamos mucho la inversión de aplicaciones de Smartphone con coste económico: si los videos tuvieran precio de visionado, esto que cuento sería bien diferente. YouTube, Vimeoviven de tu sobreconsumo y de la ingesta de publicidad y acabamos acumulando información y estímulos que no hemos demandado.

El visionado consciente

Por si fuera poco, YouTube te propone directamente ver el video en el margen superior izquierdo, zona donde el ojo occidental no descansa visualmente (es el inicio de una lectura). Esto hace que tu ojo vaya a descansar de forma inconsciente (como haría con la lectura de un cuadro o de una página) a la parte derecha de la pantalla. Por este mismo efecto valen más las páginas impares del periódico, que están a la derecha. ¿Qué hay a la derecha del video que estás viendo? MÁS VIDEOS. Igual de interesantes, motivadores y llamativos. Adivina qué, ahora YouTube de deja previsionarlos sin necesidad de hacer clic, tan solo pasando el ratón por encima. Así es que estás viendo un video mientras piensas en los que verás después. Mientras les das al botón ‘Ver más tarde’. Nos hemos convertido en una multifunción. Una muy absorta y estresada que consume información dentro de la información.

La solución minimalista o de plena atención pasa por:

1) ESCOGER (y sí, escoger implica descartar o desechar otros miles de videos) y

2) FOCALIZAR ampliando la pantalla para dejar de ver toda la oferta inagotable de esta red social.

Da valor a tu tiempo

Da valor a tu tiempo, no te dejes llevar por los las redes como disruptores de tu productividad. Eliges tú, no lo pierdas de vista. Si crees que ya has superado al abuso de los anuncios televisivos o la infoxicación del noticiario, presta atención a tu forma de consumir videos de YouTube.

Eres una persona valiosa con ideas únicas. Ideas que no pueden desarrollarse mientras consumes ideas ajenas. Y mucho menos si consumes toneladas de ideas ajenas. Hay cosas increíbles ahí fuera. Pero verlas todas no te hará mejor. Ni más efectivo. Ni más profundo. Ni más inteligente.

Minimalismo es cambiar las pertenencias por las experiencias. Y no puedes vivir en YouTube. No puedes experimentar nada de la mano de otro.

Recuerda lo valioso que eres. Escoge y focaliza.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

Deja un comentario