Más que madres

Calcular la copa de tu sujetador no es tu problema

Copa de tu sujetador

  • Calcular la copa de tu sujetador no es tu problema.
  • Elegir el tipo de escote que más te favorece no es tu problema.
  • Adivinar qué tono de colorete va mejor con tu tono de piel en invierno no es tu problema.
  • Escoger un corte de pelo que afine tu cara no es tu problema.
  • Saber qué tipo de estilo de ropa demuestra quién eres no es tu problema.
  • Encontrar el tiro de pantalón que mejor figura te haga no es tu problema.

Estos son los problemas de otros, que han resuelto otros y que te venden como si fueran tuyos. Pero en realidad, muchas de estas cosas no te hubieran preocupado nunca si nadie te creara taimadamente la necesidad. O la angustia. O, vayamos al grano, el complejo.

Son algunos ejemplos, pero basta con echar un ojo a una revista de moda para ver en su portada los ‘5 tips milagro‘ para estar ‘hot‘, ‘sexy‘, ‘cool‘, ‘trendy‘ u ‘on fire‘. Porque no te lo pierdas, ahora deseamos en otro idioma. Hace muchísimo tiempo que dejé te comprar estas revistas, la última fue cuando corté mi suscripción a Vanity Fair. Maravillosas entrevistas, demasiada publicidad ampulosa.

Nos comparamos

Cuando nos comparamos nos frustramos porque nuestro cuerpo no se parece a nada conocido, en publicidad o en el vecindario. Pero ¿Y si asumes que eres única y no hay por qué parecerse a nadie? ¿Y si efectivamente no has visto ningún cuerpo como el tuyo? Nada malo por aquí. De hecho suena a película romántica: ‘Nunca en mi vida he visto nada como ella’, diría el galán.

El mundo en su prisa y su incongruencia quiere que los niños sean creativos bajo un sistema de acciones repetitivas, quieren que seas original, repitiendo el molde que te proponen. Que seas único llevando su marca. Especial vistiendo objetos de producción masiva. Y por supuesto, bella bajo el estándar unificador de mujeres.

Y no hay manera de compararte con la mamá de otro niño, igual que no hay manera de compararte contigo 6 años atrás.

Minimalismo existencial

Cuando decimos que minimalismo es reducir y deshacerse de lo que sobra, de los apegos, de lo que no aporta felicidad, esto abarca ámbitos que van más allá de los objetos. Los complejos físicos o la sensación de inferioridad tras la comparación, son algo de lo que despedirse en pro de una vida con propósito.

No te quedes nunca con algo que no necesites ni des por sentado un problema en tu forma de vestir, peinarte o salir a la calle.

Por favor, mantén tu cabeza despierta. Que no te vendan tonterías. Eres única.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

3 comentarios sobre “Calcular la copa de tu sujetador no es tu problema

  1. Quedar perfecta luego del embarazo, igual no es el problema. Es lo que nos quieren vender… parace una moda ver modelos perfectas a pocos días de dar a luz…. lamentable.

    1. Pues si, parece ser que eso es lo único que importa, como te vean por fuera. Yo no soy la misma por fuera, al perder peso en mis dos embarazos, irremediablemente he perdido la poca grasa del pecho y ahora no es el que era que, aunque pequeño, estaba en su sitio. Pero por dentro soy la mujer mas feliz y radiante del mundo, mis hijas y mi marido me ven preciosa, y sobretodo yo me acepto como soy y como estoy, que importa si el resto me ve de otra manera?

Deja un comentario