Crianza·Más que madres

Zero waste y familia numerosa

zero waste
¿Tú también estás inmerso en el zero waste?

No somos una familia zero waste o residuo cero. Estamos aún lejos pero hemos cambiado mucho nuestros hábitos para estar más cerca de ello. En una casa de seis, con dos culturas diferentes y tantas edades diversas, ponernos de acuerdo en esto ya es de por sí un éxito. Creo firmemente en la posibilidad de vivir sin generar residuos pero la exigencia es tal que no sirve el compromiso de uno solo, sino de todos los miembros. Y cuando tres de seis aún no saben atar zapatos… la cosa se complica.

Pero si sigues el blog, sabes que no soy partidaria de los extremismos y esto me lo ha dado mi familia. Si siguiera viviendo yo sola, sería una minimalista-vegana-zero waste-sin plástico. Vamos, una loca de la vida. Gracias a Dios la imprevisibilidad de una familia numerosa y sus exigencias me hacen poner los pies en el suelo para disfrutar de la maravilla de la tierra de siembra más que de la planta perfecta.

La importancia de los pequeños pasos

No obstante, creo que puede ser de utilidad compartir nuestros pasos para reducir la cantidad de basura que producimos. Hay infinidad de cosas que podríamos hacer mejor. La otra noche sin ir más lejos, mi hermana me mandaba un correo preguntándome qué hacíamos nosotros con el papel higiénico después de haber leído a los ¡fabulosos! Patri y Fer en Vivir sin plástico. Pues nada hija, aún usamos papel porque aunque yo use el bidé en lo posible, tenemos una casa de tres plantas y muchos culos que limpiar. Pero ¿sabes qué es crucial para mí? Estar informada de las alternativas porque hoy no lo haré todo pero ¡mañana! Mañana daré otro paso más.

He vivido temporadas más extremas en las que, motivada por Bea Johnson, Lauren Singer, Kathryn o The Rogue Ginger, pensaba en cómo empapelar mi contenedor de 50 litros con papel de periódico para no usar bolsas de plástico o dónde quedaba la parada de compostaje más cercana. Conozco cada punto limpio de mi ciudad y abogo por la recuperación o la segunda mano antes que la basura. Pero oye, hay días del demonio en que no sé ni en qué color estoy tirando el envase.

Lo importante es hacer camino. Y no es un tópico, el cambio es real y por lo mismo, gradual.

¿Qué cosas puedes modificar en tu familia numerosa?

  • Ropa: Gracias al minimalismo apenas compramos ropa, la verdad. Sobre todo mi marido, Gombo y yo. Para los pequeños es inevitable tener que renovar la ropa conforme crecen pero uso mucho segunda mano, concretamente Wallapop, para encontrar ropa en buen estado y de la talla que busco y así darle más vida a las prendas sin necesidad de gastar más recursos y generar más basura: la de producción y las bolsas, plásticos, tíquets, precintos, gomas, etc… La gente quiere deshacerse de la ropa sin tirarla o buscar el sitio para donarla así que he comprado prendas por 0.50 céntimos, un euro… perfecta. Además nos dejan mucha ropa prestada y heredada (también a mí). Existen muchos remilgos con esto y a mí me parecen una somera estupidez. Tenemos dinero para comprar ropa, pero me parece más ético vestir lo que aún es útil y bonito. Cuando sí o sí hace falta comprar algo, procuro hacerlo con consciencia eligiendo algo duradero. Además llevo bolsa de tela y prefiero telas sin plastificados y de tejidos como el algodón o el tencel.
  • Bolsas de tela: Esta es una máxima que espero ya hayas incorporado, sobre todo tras la noticia de que en Kenia ya están prohibidas las bolsas no biodegradables. Aquí seguimos a por uvas. De hecho no uso bolso, sino una bolsa de tela que me regaló la madrina de Fresa por mi cumpleaños, con un bordado así de preciosísimo hecho por ella y con la palabra ‘Valiente’. Muero de amor.
    bordadoTambién usamos las típicas bolsas enormes de plástico reforzado para las compras grandes, que guardamos en su momento y que tienen una vida infinita. Para el granel, tenemos unas bolsas de rejilla pequeña que compré en Amazon y que aunque no son la mejor versión (material plástico), las usamos para todo. En la compra, le pegan la etiqueta a la bolsa al pesarla y sin problema, de hecho despiertan mucha curiosidad y las señoras mayores me preguntan que de dónde las he cogido. También las uso para agrupar juguetes de los niños. Por ejemplo en una guardo las Barbies de Fresa.
    Si eres vegano, debes saber que las bolsas de plástico desechable llevan sebo animal para evitar que se peguen.

  • Gran formato o embalaje responsable: en cosas como los productos de limpieza se vuelve mucho más difícil decir que no a un embalaje residual. En ese caso, la mejor opción es optar por el embalaje más grande. Por ejemplo, si no encuentras el vinagre a granel en tu zona, cómpralo de 5 litros. Para otros productos, si existe, opta por la versión en cartón frente a la plástica. Y si lo puedes comprar sin embalaje, como el jabón en pastilla, pues mejor que mejor. Hace ya más de un año que nos deshicimos de los tóxicos para la limpieza y el baño y por ejemplo el jabón, lo compramos sin empaquetar o en cartón. Yo sigo usando un champú vegano en plástico así que compro un formato enorme. En cuanto a la pasta de dientes, hemos probado bastantes opciones, incluido el diy pero nada nos conquista del todo. La opción que más me gusta y que mejor me deja los dientes es esta pasta de dientes en pastilla sólida con su propio transporte de la marca Crystal. El problema para nosotros sigue siendo el precio cada vez que tenemos que renovar la pastilla. Si alguien sabe una opción casera sin aceite de coco, soy toda oídos. Los sólidos son la solución para el baño: champú sólido, jabón sólido, desodorante sólido, etc…
  • Comprar a granel: Legumbres, frutos secos, semillas, cereales, aceitunas, encurtidos… en mi pueblo hay muchas cosas que podemos comprar a granel llevando nuestras propias bolsas o tarros. Todo cuanto puedas hacer y esté en tu mano, hará que vengas con paquetes de menos. Aquí tienes un listado de las tiendas a granel de tu zona pero claro, no olvides los mercados y mercadillos, que no aparecen en la web.
  • Evita las bandejas de plástico: Sé que una cosa es ser zero waste y otra anti plástico pero en este caso están fuertemente unidas. En el caso de la carne y el pescado es complicado pero aún puedes evitar las bolsas extra. Si voy a la plaza, le digo al carnicero que no me ponga la carne en bandeja de poliestireno. Y siempre que puedo llevo mi propio tupper de cristal. Igual con el embutido, me pesan y me taran mi bandeja de cristal y echan el jamón al corte, le pongo mi tapa y adiós residuos. En cuanto a las bandejas, si en el mismo supermercado tienes la opción de comprar la fruta en bandeja y a granel, elige granel. Zanahorias y el resto de verduras, cómpralas sin bolsa y con hojas. Así sabes que son frescas y te evitas la bolsa que las recubre (Carrefour lo hace así en su apartado de verduras de temporada y proximidad).
  • Cocina tú: Nada ahorra más residuos y embalajes que cocinar tu propia comida. Ni nuggets, ni precocinados, ni siquiera ensaladas hechas (no he podido encontrar hoja verde sin bolsa, ¿alguna idea?). Cocina en tu casa, tranquilamente, haz de más y conserva para la semana en tus tarros y tuppers de cristal. Si cada día comemos cosas que vienen en bolsas, cajas y latas, tu basura se llena en un santiamén y de nuevo generas una cantidad de residuos enorme. Da igual que recicles: ya está demostrado que el plástico no es la solución puesto que las plantas de reciclado suponen más contaminación y residuos. La solución son las famosas 5 R: reducir, rechazar, reciclar, reutilizar, reincorporar. Reincorporar habla precisamente de tu cocina, puesto que los restos de comida no animal pueden ir al compostaje. Da igual que no tengas compostadora, seguro que en tu zona hay alguien que lo quiere.
  • Evita los congelados: Consume comida fresca y viva, el congelado es un método de cocinado gradual y además hace que consumas productos que no son de tu zona ni probablemente de la temporada. Si quieres energía, mantén tu foco en la comida viva y otro embalaje que te ahorras.
  • ¡Los huevos!: Otra cosa que puedes comprar ‘a granel’ reutilizando tu propia caja. Si no encuentras la forma, al menos elige la versión en cartón de la docena, como los embalajes de Carrefour de huevos ecológicos y camperos.
  • Copa menstrual: Me compré la mía tras dar a luz a los mellizos, ilusionadísima de pensar que no usaría más compresas, más tampones ni más residuos difíciles pero lo cierto es que los mellizos van a hacer dos años y sigo sin la regla. No obstante, mujer, si aún no conoces la copa, ¡ADELANTE!
  • Agua: no compramos agua embotellada, aspiramos a un filtro pero de momento bebemos del grifo porque en nuestra zona no es de lo peor. Los niños (incluido el grande) tienen las botellas eco de tupperware que, aunque son de plástico, están libres de bisfenol. A botella por semana en la guardería y colegio, hemos ahorrado más de 300 euros al año. Yo tengo la mía de acero de Klean Kanteen con la tapa en bambú, que me sigue pareciendo una joya. La pega es que pesa y que hace ruido en una biblioteca…
  • El guante de plástico: Si hay algo que me pone triste además de las bolsas de plástico son los guantes para coger la fruta y verdura a granel. Venga guantes tirados. Coge uno y guárdatelo para las siguientes compras hasta que se rompa. El otro día estuve ayudando a hacer bocadillos para la fiesta del cole y nos dieron unos buenísimos y fuertes. Los metí en mi bolso y hala, ya tengo guantes para todo el año.
  • Deja de tomar leche: No suelo entrar en esta pelea porque cuando hablo de la casomorfina, de la adicción, del exceso de proteínas, del trato de las vacas… en fin, me ponen un muro así que haré lo que siempre hago, remitirte a este fantástico texto de Mariana. Si dejas de tomar leche, dejas de producir muchísima basura de tetrabriks. Incluida la leche vegetal, que no es una sustitución sino una transición para vivir sin un líquido que no es necesario.
  • Pañuelos de tela: Ahora que viene el frío y los moquetes, estaría bien que te pasaras a los pañuelos de bolsillo. En casa tenemos muchos gracias a la bondad de mi madre que conservaba los antiguos y a algunos que he podido encontrar en mi pueblo. No usamos pañuelos desechables, sino que lavamos los pañuelos de bolsillo. Y no, no es algo asqueroso (yo también tuve mis reticencias). Se lavan, se tienden, se reutilizan. Los tienes de miles de diseños incluso puedes fabricártelos tú mismo. Fresa también se los lleva a clase porque dice que no quiere dañar el planeta: los suyos son de payasos, focas, osos…
  • Pajitas de acero: Si a tus hijos les gusta usar pajitas, esta es la solución perfecta. Son preciosas, se lavan fácilmente y despiertan muchísima curiosidad entre los amigos de Fresa.
  • Vidrio y papel sobre plástico: Para aquellas cosas que no tengas más remedio que comprar envasadas, pregúntate si existe su versión reciclabe en cristal, cartón o papel. Hablo de encurtidos, atún y caballa, salsas y cosas por el estilo. Si existe un camino mejor, tómalo.
  • Juguetes de segunda mano: Ya estamos preparando nuestros Reyes Magos y cumpleaños de segunda mano. Utilizamos la segunda mano para vender y también para comprar sin embalajes y en buen estado. Mis hijos van a recibir unos juguetes preciosos, prácticamente nuevos, de buenos materiales pero que no vienen embalados. Además no te imaginas el dinero ahorrado. Ni de lejos.
  • Minimalismo: El gran truco para generar menos basura es desear menor, adquirir menos y por tanto producir menos basura. Una cosa menos que se hace es un vertido menos.

Aún nos queda muchas cosas como los pañales, las toallitas (aunque solo las usamos en cacas) o productos que no he tenido la forma de sustituir por mejores opciones. Pero ¿sabes qué? No hay quien me pare, hoy un pasito, mañana otro.

Mis blogs favoritos zero waste y sin plástico en español

Si tienes ganas de conocer más opciones y leer sobre personas que llevan un estilo de vida respetuoso, estos son mis blogs estrella:

Tenéis más alternativas en el colectivo Hola Eco.

Ahora sí, ¡cuéntame! ¿Qué haces tú para reducir tu basura?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

13 comentarios sobre “Zero waste y familia numerosa

  1. Buenos días Bea: parece que poco a poco volvemos a retomar el gusto por el aprovechamiento de productos y por la compra meditada.
    Ya soy bastante mayorcita y todo este tema de producir menos basura, (estoy un poco aburrida de tantas palabras en inglés), era lo normal en la mayoría de nuestros hogares. No sé tiraba ni un trozo de cable, mi aita los pelaba y se utilizaban para sustituir fusibles..
    Pero, me da un poco de miedo el empeño que noto en algunas personas en contra del consumo
    ? Demasiada austeridad es compatible con el desarrollo industrial?
    Un abrazo muy cariñoso.

    1. Hola Rosa María, tienes más razón que un santo, no se ha inventado nada nuevo. Pero es muy bonito recapacitar sobre lo bueno que había y recuperarlo. Yo no estoy en contra del consumo (creo que voy en contra de pocas cosas en esta vida, quién soy yo para hacer eso) sino a favor de la responsabilidad del consumo. No comprar a tontas y a locas, favorecer lo local… Todo es un equilibrio. Hoy por ejemplo he comprado una falda de invierno para mí que no es de marca sostenible ni nada pero ayuda a la dueña de una tienda de barrio a mantener a su familia. Le digo que no me ponga bolsa y hombre, algo habremos hecho.
      Gracias por tu afecto y tu reflexión. Das mucho que pensar

  2. Hola Bea! Muchas gracias por el post! Me siento muy identificada con la motivación a la Hora de empezar! Yo también quería ser como Patri y Fer en una semana……peeero he aprendido que esto es una carrera de larga distancia! Llevo dos meses sin comprar casi nada sin plastico y aún así llenamos el contenedor amarillo cada mes…. es lo que tiene acumular comida sin fin! Hasta que no me acabe todos los paquetitos de arroz, legumbres, quinoa, trigo sarraceno, latas…. de verdad cabe tanta comida en la despensa?? Y yo pensando que no teníamos nada para comer y comprando paquetes nuevos cada vez…. En cuanto llenar otra vez la despensa voy a minimizar mi consumo también! Necesito 6-7 granos diferentes? O 6-7 legumbres??
    Muchas gracias por la lista de Blogs en español! Creo que mantener la motivación sobretodo al principio es muy importante….y leer todas vuestras experiencias me mantienen despierta y a la vez REALISTA!
    Un abrazo!

    1. Granos y legumbres, los dos son imprescindibles. Pero tampoco demasiado, si te sirve, yo compro arroz integral y también bomba (mi marido no puedo con la paella integral), trigo sarraceno, polenta y mijo. Opcionalmente quinoa, pero es prescindible. En cuanto al trigo, lo compro integral en pasta y fideos para los peques y los hombres. De legumbres, todo viene bien, mis preferidos son garbanzos, lentejas, guisantes y judías. Súper básico, súper de la tierra.
      Gracias por compartir tus ganas de hacer cambios

  3. Una maravilla de texto! Muchas gracias! Voy a coger muchas ideas de las que propones! Estoy aprendiendo tanto! 🙂 Bea, queria preguntarte por alguna idea para sustituir pastillas del lavavajillas. De momento utilizo las comerciales pero es un horror. Las eco son tan caras…. :(. Pero si no hay remedio cambiaré a esas. Sin embargo queria preguntar si acaso tienes algun remedio casero? Y el detergente para la lavadora? Una alternariva sencilla para un liquido eco carisimo? Un abrazo enorme

    1. Hola Aga, puedes ver una alternativa a ambas preguntas en este post. A día de hoy no estamos usando el lavavajillas porque se nos estropeó el anterior y yo no me quedo tranquila sabiendo si fue por esta versión de lavavajillas, la verdad, así que optamos por uno menos agresivo, si tengo nuevas ideas las publicaré. En cuanto a la ropa, cada vez es más sencillo: jabón rallado, percarbonato y vinagre tal cual al cajetín del suavizante. No uso el percarbonato siempre, solo en lavados con manchas o el lavados blancos. Tampoco hecho vinagre siempre. ¡Todo es probar!

  4. Aaayyy ¡cómo me ha gustado! Jajaja me siento totalmente identificada con eso de si viviese sola… yo también sería la friki del barrio sin lugar a dudas!! Siempre tiendo al purismo, y ahí está mi marido para pararme el carro… y asumiendo eso me siento tremendamente identificada con tu lema ni todo yo, ni todo hoy. He leído el artículo de la higiene en el lavabo que has enlazado y me ha parecido interesantísimo. De hecho, el acople a la taza del WC me lo estuve planteando para retirar la caca en los pañales de tela que usamos (la ducha me queda lejos de la taza), porque con el primer chiqui me harté de llevar el balde de la ducha a la taza, y ahora que empezaremos con los sólidos con el segundo… Me lo apunto!
    El tema “agua” también da para hablar… nosotros acabaremos los filtros de la jarra que tenemos y empezaremos a usar carbón binchotan.
    Me han encantado las botellas para los niños, nosotros usamos una de aluminio para el chiqui mayor, pero tengo entendido que tampoco es muy bueno…

    Un placer leerte como siempre, un abrazo!

    1. El placer es mío sobre todo por cómo me ilustrais con todos los avances. Lo del carbón me parece una solución fabulosa, espero que me cuentes pronto. Gracias a los maridos que bajan nuestro nivel de compromiso a tierra,¿verdad?

  5. Bea yo tanto para caca como para pipi uso la esponja con agua templadita, salvo en la calle claro está, pañales aun uso normales, poco a poco.
    Servilletas de tela que se lavan y listo
    Tuppers de cristal y compramos a granel y lo metemos en una de esas bolsas grandes de plástico que duran siglos y yo le pongo la pegatina solo a una de las frutas y las revoleo todas dentro de la bolsa.
    Mi marido vino el otro día con un un montón de compra en las manos y me dijo para nonpedir bolsa mira como he venido jajaja porque olvidó llevársela. Desde que le dije colabora absolutamente.
    La grande si se limpia alguna caca con toallita la tira a la
    Basura y no al wc (esto es gracias al cole que los están concienciando)
    Poco a poco, pequeños gestos y aún tenemos pendiente el tema del agua, en Málaga, al menos en mi zona sabe mal y comp además vivo en un cuarto ain ascensor, ya no solo por el ahorro plástico si no por la espalda se mi marido que es el la sube, nos estamos planteando un filtro de agua o sistema de esos de osmósis, mo se bien la diferencia.
    Saludos!

    1. Estela, eres una super mami. Enhorabuena, me encanta lo que leo y que nos lo cuentes aquí, te lo agradezco porque hace falta ver testimonios de que ¡se puede! Es verdad que el agua en Málaga no es lo mejor, en Sevilla podemos darnos con un canto en los dientes. Lo de las toallitas a la basura gracias a Dios hay más concienciación pero aún hay personas que creen a las marcas que dicen que las suyas son biodegradables… poco a poco abrimos camino. Un abrazo enorme.

Deja un comentario