Gestión de tiempo·Minimalismo

5 cambios para tener más energía

tener más energía
¿Quieres tener más energía sin necesidad de comprar nada?

Todos queremos tener más energía. Queremos ser niños y los envidiamos cuando corretean de acá para allá y nos traen extenuados. Cuando la familia viene a ver a mis hijos, la frase más repetida es: “¡Son inagotables!” y verdaderamente tienen una fuerza vital envidiable. Por desgracia y hasta nueva orden, los adultos sufren procesos de oxidación y envejecimiento ¡pero no será tu excusa! Hoy te propongo 5 cambios para elevar tu energía diaria.

Elige el que sea más fácil para ti poner en marcha y ve acercándote poco a poco a los demás. Recuerda: Ni todo tú ni todo hoy. Ninguno de ellos es imposible y para ninguno de ellos necesitas comprar nada. Tienes todo lo que necesitas de fábrica para hacer todo lo que te propones.

Mis 5 cambios para tener más energía

Los cambios que hoy te propongo los hice yo misma cuando me vi extenuada en el puerperio de los mellizos. 3 bebés, un adolescente, segunda cesárea y una ciudad lejos de mi familia. Puede que te encuentres en una situación semejante y tengas una carga laboral o familiar por encima de tus expectativas. No todo está perdido.

Cuando iba con los tres pequeños al parque solía recibir la pregunta: ¿Y cómo te vas a apañar sin ayuda? Pues no soy la primera ni seré la única. ¿Qué hacía la gente para tener más energía? ¿Cómo hacen las mamás de familia numerosa para tener buen humor y no caer dormidas antes que sus hijos?

Con tres meses de los mellizos, la lactancia a demanda estaba acabando conmigo. Me levantaba buscando café y a las once de la mañana ya quería volver a la cama ¡con 29 años! Bea, hay que ponerse manos a la obra.

Estos cambios han sido lentos pero todos y cada uno de ellos han surtido efecto en mi energía ¿Empezamos?

1_Mejora tu relación con la comida

No sabemos hasta qué punto lo que comemos está ligado a nuestra energía. No solo a nuestra fuerza física sino también a nuestra batería mental. Está muy aceptado que ‘nos recargamos’ con comida y no lo está tanto que también ‘nos descargamos’ con ella. Un exceso de comida, un mal horario de alimentación o una ingesta de alimentos inapropiados pueden traernos sueño, sopor, mal humor y falta de motivación.

Nuestra relación con la comida está habitualmente dañada y llegan buenos tiempos para mejorarlo. Si deseas que tu alimentación sea un refuerzo para tu energía en lugar de lo contrario, debes inclinarte por comer alimentos de origen vegetal sin refinar, procesar o adulterar. Alimentos integrales como los cereales, las legumbres, los frutos secos, las frutas y las verduras. Incluye además una parte de tu alimentación en crudo (ensaladas, frutas, germinados, frutos sin tostar… etc).

Nuestro sistema digestivo consume mucha energía y la sobrecarga de este roba esa fuerza para otros órganos, incluido el cerebro. Alimentos pesados y difíciles de digerir como la carne, alimentos difíciles de asimilar como las harinas blancas, alimentos tóxicos como el azúcar blanco o un exceso de alimentos (por muy saludables que estos sean), hacen trabajar de más a nuestro estómago. Hemos pasado de la concienciación por la anorexia a la concienciación por los atracones y el consumo compulsivo de comida. Y repito, por muy saludable que sea.

No comas sin hambre. Muchas veces comemos para lidiar con las emociones: aburrimiento, cansancio, soledad, estrés. No distanciamos correctamente las comidas y nos enfrentamos a ellas engullendo y perdiendo todo respeto por la nutrición de nuestro cuerpo y la asimilación de lo elegido.

En mi caso, mi energía mejoró cuando elegí alimentos enteros y me deshice de azúcar, café, alcohol, harinas blancas, procesados, refinados y animales. Pero no es necesario ser vegano para tener energía. Basta con que tus opciones estén lo más cercanas a la tierra y lo más alejadas de la industria. En suma, simplifica. Come sin alcanzar la sensación de estómago lleno: si te puedes levantar a hacer cosas tras la comida, comiste lo que necesitabas.

2_El agua ni mucha ni poca

A menudo me encuentro con el consejo de que debemos beber entre 2 y 3 litros diarios de agua para poder mantener elevados nuestros sistemas de energía. Y así lo creí durante mucho tiempo. En realidad, esto es una verdad relativa y son ya bastantes estudios los que acuerdan que los 8 vasos diarios pueden ser algo excesivo y aquí Julio Basulto te lo explica muy bien. Si el exceso de comida sobrecarga nuestro sistema digestivo, el exceso de agua daña nuestros riñones y esto supone una merma de nuestra energía.

Salvo excepciones médicas donde la sensación de sed en el cerebro está dañada, podemos mantenernos hidratados simplemente bebiendo cuando tenemos sed. Cierto es también que a veces no interpretamos bien las señales y comemos en lugar de beber: esto ocurre frecuentemente cuando picamos y en realidad lo que nuestro cuerpo quería era BEBER. De ahí que muchos nutricionistas recomienden beber antes de comer en aquellas personas que dicen ‘siempre tengo hambre‘.

Mantenerte hidratado es fundamental para el buen funcionamiento de tu cuerpo y tu cerebro pero la hidratación puede llegar también a través del propio alimento si consumimos frutas y verduras y reducimos el consumo de sal (reducir, ¡que no eliminar!). Otra forma de beber líquidos es a través de sopas o infusiones pero es aconsejable tomar el agua fuera de las comidas (media hora antes de comer, una hora después). Esto ha ayudado a aligerar mis digestiones, al igual que un vaso de agua tibia por la mañana ayuda a ir al baño. Porque no me dirás que pasar por el baño antes de salir a trabajar no aumenta tu energía…

3_Duerme antes, duerme más

Si eres mamá, este particular del sueño será el más difícil de los cambios. Sobre todo porque no depende de una totalmente. Si tienes hijos al cargo y no puedes elegir cuántas horas dormirás, sí que puedes elegir cuándo irte a la cama.

Hace poco te dejé un post sobre por qué deberíamos tener un toque de queda y es que ajustar nuestro día a los ritmos circadianos incrementa positivamente nuestra energía. Lo ideal es no comer nada más allá de las 22:00h, habiendo preferiblemente cenado antes de las 20.00h y yendo a la cama con el estómago vacío. A día de hoy puede parecerte una locura pero si pruebas a cenar cada día 10 minutos antes, te acercarás a un punto fantástico en el que ir a la cama antes y levantarte con una energía renovada. La energía de un cuerpo que no se ha pasado la noche digiriendo sino renovando tejidos.

Acostarnos antes permite también contar con más horas de sueño o, incluso, poder dirigir nuestra vida madrugando con la mente fresca antes de que el mundo despierte. Y entonces, con nuestra mejor energía, empezar el día.

4_Medita, reza, respira

Me es igual que lo llames oración, meditación, atención plena o respiración consciente. El caso es que nuestra energía se disipa enormemente con el sobreestímulo. Si dedicamos al menos un momento del día a encontrar nuestro foco, a preguntarnos qué vamos a hacer hoy y hacia qué vamos a dirigir nuestra energía, elegiremos muy bien cómo no malgastarla.

Si sabes qué merece la pena en tu vida a través de la conexión contigo mismo, la introspección y la meditación, puedes evitar que tu fuerza se vaya en tareas tontas. Aprenderás a decir no a las personas y las acciones que no aportan valor a tu vida: aprenderás a medir tu energía. Porque de nada vale incrementarla si la regalamos a cualquiera o con cualquier cosa. No todo está hecho para ti, no todo te requiere hoy y no a todo tienes que llegar.

Antes de entrar en una oficina, una tienda, una casa, haz una micro-meditación: respira, expira y enfócate en lo que vas a hacer allí, con quién hablarás y con qué actitud. No te lleva nada respirar profundamente un par de veces cada hora. Es una tontería con mucho efecto.

Personalmente hago estas micro-meditaciones antes de recoger a los niños, hacer una llamada, ir a la compra o sentarme a escribir post como el que lees. Concentra tu energía.

meditaciones

5_Apuesta por el minimalismo

¿Cómo no iba a proponerte este cambio? Esta es la casa del minimalismo sin agobios y la razón primera para elegirlo es que potencia tu energía. Tener menos, tener lo suficiente, hace que tus días no se pierdan manteniendo aquello que no usas ni ordenando lo que no necesitas.

El minimalismo abarca todos los aspectos de tu vida, desde la ropa que vistes hasta el hogar en el que vives pasando por tu agenda y el uso de tus redes sociales. La máxima ‘Menos es más’ significa que menos de lo accesorio supone más de lo mágico. Más de lo que te reporta verdadera felicidad. Y ¿no es la felicidad un chute de energía?

Si nuestra energía se va perdiendo con múltiples y pequeñas decisiones como ¿qué me pongo hoy? ¿qué móvil me compro? ¿qué comida pedimos esta noche? o ¿cómo hago más amigos en Facebook?, nos quedarán pocos recursos para vivir nuestra vida con actitud y sin cansancio. Eres una sola persona, viviendo una sola vida. No puedes tener 1000 amigos, solo puedes llevar unos zapatos a la vez y comer en un solo plato.

Cuando reduje mis pertenencias en el hogar, mi armario, mis suscripciones, incluso mi círculo… comencé a aplicarme en aquello que me aportaba verdadera felicidad. Y lo hice con energía.

 

Y tú ¿qué haces para tener más energía? Cuéntamelo en comentarios y comparte con quien creas que disfrutará la lectura del post.

 

** Si necesitas motivación para hacer cambios en tu vida, Mamá Valiente cuenta con servicios de acompañamiento para ti. Si eres mamá, infórmate del programa ‘Eres Tierra Buena’ y si lo que necesitas es un empujón para mejorar tu alimentación, descubre ‘Desapego Alimentario’.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

4 comentarios sobre “5 cambios para tener más energía

  1. Todo lo que dices funciona! 🙂 Yo ahora estoy probando la aplicación WomanLog para conocer y respetar más mi ciclo a la hora de planificar (o dejar huecos para descansar) en mi bullet journal minimalista y de momento parece que me funciona! Porque no somos máquinas, pero biológicamente pasamos por distintas fases cuya energía podemos utilizar a nuestro favor. ¡A ver donde me lleva esta vía! 🙂

    1. Qué chulada. Tengo amigas muy contentas con la formación que han dado para controlar los ciclos o ajustarse a ellos. De momento y con la lactancia de los lechoncitos, llevo ya 2 años y 9 meses sin regla… Después investigaré sobre el tema, espero tus consejos 🙂

  2. Pues a mi me funciona el ejercicio para llenarme de energía, principalmente correr al aire libre. A veces he estado muy cansada y después de correr, parte del cnsancio ha desaparecido. Voy a comenzar a hacer ejercicio un par de días antes de trabajar a ver que tal.

    un saludo

Deja un comentario