Crianza

Criar en calma

Para mí, criar en calma es dejar de lado los gritos, el estrés constante y la lucha entre tu hijo y tú. ¿Cómo íbamos a luchar con el niño que creamos? Pero a diario nos dejamos llevar por los pensamientos negativos y el enfado que trae el estar agotada. Es entonces cuando decimos ‘Me estás enfadando’, ‘Me estás poniendo nerviosa’, ‘Me sacas de quicio’.

Me pone nerviosa

En realidad, el niño no hace nada intencionado hacia ti. El niño vive su propia experiencia y tú la personalizas dejando ir tu paz interior.

Ten en cuenta que todo lo que forma parte de la mente, todo lo conceptual, ha sido generado por ti y tú le das acogida: tu hijo no traspasa el enfado de su cabeza a la tuya. Lo generas tú misma y lo mantienes contigo tanto tiempo como deseas. Con el entrenamiento y la consciencia, puedes dejarlo ir. Sí, puede sonarte a aspiración budista pero está al alcance de tu mano. Después de todo, si no puedes controlar lo que te atañe, ¿cómo pretendes controlar lo de fuera?

Tus pensamientos negativos nacen en ti por ti y nadie en este mundo tiene la capacidad de robar tu paz interior y tu calma. Más que tú.

criar en calma

Tú puedes criar en calma

Mañana empezamos el training Crianza sin agobios y si aún no formas parte del grupo, puedes inscribirte hasta las 00.00 h de hoy, 30 de noviembre. La maternidad no es una carrera ni una competición. Es una experiencia única, natural y apasionante.

Si no sabes cómo disfrutarla y empezar a quererte, valorar a tu familia y conectar con tus hijos, te ofrezco 3 meses de acompañamiento vía videos y textos motivadores.

Tal vez conoces a alguna mamá que pueda aprovechar el training, no dejes pasar la oportunidad y comparte o regálale Crianza sin agobios.

A todas las que ya estáis inscritas, os agradezco enormemente la bella acogida ¡mañana comenzamos!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

3 comentarios sobre “Criar en calma

  1. Gracias a ti. Tienes toda la razón. El cansancio y el estrés que traemos de fuera es el que priyectamos en los demás. Además de las prisas y horarios. Es algo a cambiar.

Deja un comentario