Minimalismo

Mi marido minimalista

marido minimalista
Un marido minimalista

Tener un marido minimalista me ha ahorrado muchos quebraderos de cabeza, la verdad. Cuando en 2015 le propongo donar muebles, llevar trastos al punto limpio, deshacernos de los libros y decir adiós a tantas cosas materiales como dijimos ante la llegada de Gombo y los mellizos, no puso ninguna resistencia: ‘Me parece bien’. Así de sencillo. Nunca he tenido que discutir nada objetual con él y diría yo que lo único en lo que discrepamos es en la televisión, que yo querría sacarla de casa y él lo considera un bien necesario. Por lo demás, tenemos un gran consenso a la hora de establecer qué es importante y qué sobra.

Un marido minimalista

En el video de hoy te comparto cómo gestiona él la ropa, los complementos o los utensilios de higiene. Tiene poquísimas cosas y, lo mejor, es que es feliz con las que tiene. Puede dedicar su tiempo a disponer su presencia en aquello que le apetezca y es mucho más libre para viajar que cualquiera de nosotros. En el video te explico cómo viste con una gama de colores corta y lisa y tiene incluso prendas repetidas para no quebrarse la cabeza con el ¿qué me pongo? Disfruta de comidas sencillas, planes sencillos. Ha viajado por toda España, ha conocido muchísima gente, algunos de ellos personajes famosos y admirados y ha podido ver quién es feliz y quién no. Qué tienen las personas felices y qué les falta. O aún más específico: de qué cosas prescinden las personas felices. Su lema es ‘La felicidad es una decisión’ y ciertamente tú decides qué entra y no en tu vida.

No tira sin más, no compra sin más. Recuerdo que hace años se le rompieron las gafas y estuvo un buen tiempo con un arreglo con cinta adhesiva justificando que ‘aún servían’.

Pulsa sobre el video para visualizarlo

Minimalista sin saberlo

Provenir de una familia humilde y un pueblo humilde tuvo mucho que ver. Pero también su profesión como cantautor y sus viajes con una mochila además de su formación como educador social y su trabajo con personas en situación de desarraigo. Principalmente su intervención actual con personas migrantes le ha enseñado mucho sobre la felicidad, sobre valorar lo que tenemos y hacer imperar a las personas por encima de las cosas. El trato por encima de su maleta.

Él no te dirá jamás que es minimalista. En todo caso dirá que es una persona de gustos sencillos, y te cantará alguna vez la ‘Canción de las simples cosas’.

 Si tu pareja no es minimalista

Puede que este no sea tu caso y tengas verdaderas trifulcas con tu pareja. No desesperes. El mejor camino es el ejemplo. Si cada vez ves a la persona que amas más desprendida, menos apegada a las cosas, con más tiempo libre y menos estrés… querrás imitarla. Somos animales de costumbres y, aunque las personas no cambian, sí que lo hacen sus hábitos. Enséñale desde el ejemplo la felicidad que hay en la sencillez. No impongas nada, no obligues a nada, no vacíes su cajones. Por el contrario, deja que vea con normalidad tu ligero equipaje, tus cajones amplios o lo fácil que es hacer planes contigo.

Échale un ojo a este video reciente de Lucía Terol sobre el orden en casa cuando tu pareja es un caos. O este post interesantísimo de Valentina para cuando tu familia disfruta acumulando.

***

Por cierto, si tienes curiosidad por saber qué canta mi pareja, puedes escuchar aquí una canción de su último disco ‘La vida por entero’. Amor es una palabra que se queda corta.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

Deja un comentario