Crianza·Más que madres

Tu hijo es un depredador y por eso puedes volar (+ Nueva edición Crianza sin agobios)

VOLAR

A menudo vemos a los niños como una fuente de problemas. Cuando son bebés su demanda es agotadora y tu vida no responde a tu molde sino al del niño. Si ingenuamente te embarcaste en la maternidad pensando que podrías seguir con tu vida como anteriormente, ya habrás averiguado que no es tal cual lo pensaste. Sin embargo, creo que este es un pensamiento nefasto y limitado. ¿Son los hijos un torrente de problemas sin más?

Los hijos dan problemas

En la actitud que adoptemos frente a la dificultad está nuestro verdadero crecimiento y también la paz o el estrés con que elijamos vivir nuestros días. Si eliges vivir sin tensión, seguramente no veas problemas donde solo hay un niño motivado. Si eliges vivir desde el juicio y el dedo que señala a tu hijo como culpable de toda tu ansiedad… sí, bajo ese prisma los niños son un fastidio.

Sin embargo, quiero darte un enfoque nuevo en este video. Las dificultades y momentos de tensión con tu hijo, te dan la capacidad de volar. Un momento estresante tras otro te obligan a desplegar las alas de la biología de una madre. Te elevas por encima del ‘problema’ y comprendes por qué estás molesta y cómo de temporal es la situación.

Aves que tiene alas pero no pueden volar

Hace poco escuché algo fantástico y es que en Nueva Zelanda, casi el cincuenta por ciento de las aves no vuelan. Son aves que han prescindido de la capacidad de volar por razón de ausencia de depredadores. Si no te amenazan, no tienes la necesidad de levantar el vuelo. No quiero decir con ello que tu hijo sea una amenaza en el sentido literal de la palabra. Pero la alta demanda, el comportamiento errático e impredecible de un bebé, los gritos y el llanto, pueden hacerte más capaz. Donde ves un problema, hay una capacidad de desarrollo. Como madre, como persona.

Pulsa en la imagen para ver el video.

 

Hay más de sesenta especies de aves que no vuelan. Aunque ahora solo se te vengan a la cabeza el pingüino, la gallina o el kiwi. Viven como en Nueva Zelanda, en islas más o menos aisladas y sin amenazas. ¿De verdad renunciarías a poder volar para tener una vida más tranquila? Elige la actitud de ave y agradece las alas que otras personas no tienen.

Ve una oportunidad de desarrollo en cada llanto de tu hijo. Vas a ser mejor con tu paciencia, con tu compasión, con tu empatía, con tu capacidad de análisis y con tu pragmatismo. Mejor mamá. Mejor mujer. Mejor persona.

Tercera edición CRIANZA SIN AGOBIOS

Estoy contentísima de anunciar una tercera edición de mi programa de motivación CRIANZA SIN AGOBIOS. Sois muchas las que me habéis escrito pidiendo que volviera a abrirlo y no me queda otra: este programa me hace intensamente feliz, es precioso veros crecer y perder el miedo. Ver cómo una crianza orgánica y sin estrés es posible y facilita la vida de familias enteras. Nada de lo que te ocurre es tan grave como piensas y no hay crianza que no puedas lidiar. Si necesitas herramientas de motivación, este es tu programa. Tres meses de mails y comunicación directa conmigo además de un video privado cada mes. Ya puedes apuntarte aquí, comenzaremos el viernes 6 de abril y durará hasta el 29 de junio de 2018.

Te prometo que no te arrepentirás, puedes ver algunos testimonios aquí.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional a través del mail? Suscríbete a nuestra newsletter para leerlo todo.

6 comentarios sobre “Tu hijo es un depredador y por eso puedes volar (+ Nueva edición Crianza sin agobios)

  1. Muy bonito Bea. Desde luego que no son un problema, aunque a veces nos pongan a 10000 revoluciones, son todo un regalo de la vida del que debemos sentirnos afortunados por todo lo que nos aportan y nos hacen sentir y crecer. Afortunada también por haberte encontrado, me encantan tus aportaciones y tu manera de transmitir tan natural y cercana. Un saludo de una extremeña!

  2. Podemos ser aves, sí !!!

    Los hijos son una bendición, pocas veces escucho que los hijos son eso, una bendición, un huracán que pasa por nuestra vida para quedarse y darle la vuelta a todo cuanto habíamos organizado, sin saber que su existencia nos hará sacar a relucir una fuerza, un amor, una compasión y dulzura de lo más profundo el cual desconocíamos. Cierto que los padres a veces no sabemos reaccionar ante depende que situaciones, no queremos tener la paciencia suficiente que igual con nuestro compañero de trabajo, amigo o vecino sí que tenemos, no queremos “perder” esa libertad que antes teníamos, pero es el camino elegido.

    Profundizo mucho en el tema leyendo libros, revistas, etc…hace poco leí uno de tus artículos sobre el pediatra Carlos González y allá que me compré los libros y solo he podido obtener cosas buenas, ahora estoy con tu programa de Desapego Alimentario, el cual recomiendo encarecidamente ya que “el como de todo” no significa que estés comiendo bien y una guía como Bea lo facilita todo, así que una vez acabado este programa, apunto en mi lista este otro, porque estamos para mejorar nuestra vida y la de los nuestros, y si tenemos las herramientas a nuestro alcance solo hay que utilizarlas.

Deja un comentario