Alimentación

Puedes vivir sin azúcar. El manual que te ayudará a lograrlo.

vivir sin azúcar
¿Aún te preguntas si se puede vivir sin azúcar?

Tú puedes vivir sin azúcar blanco. No es una empresa para unos pocos elegidos, no es para la gente con vida fácil, economía fluida o demasiado tiempo libre. Tampoco es simplemente para los que quieren perder peso. Vivir sin azúcar supone prestar atención a aquello con lo que nos nutrimos y sin duda es el inicio de una mejor relación con tu cuerpo. Personalmente, en cuestión de salud, no creo que el tiro de efecto lo dé que seas vegetariano o no, sino cómo de procesado esté aquello que consumes. Y cuando hablamos de productos procesados incluimos cantidades desproporcionadas de azúcares y grasas saturadas (amén de aditivos y conservantes).

A través de mi acompañamiento en el programa ‘Desapego Alimentario’, he podido acompañaros con la desafección por ciertos alimentos o costumbres alimenticias pero sin duda, el alimento más repetido era el azúcar. Es por eso que he decidido reunir todo lo aprendido en un manual titulado ‘Libre de azúcar. La motivación que necesitas para dejar el azúcar blanco’ y que ya puedes descargarte aquí.

La guía para dejar de consumir azúcar blanco

Este libro está escrito desde mi experiencia personal en la que llevo dos años sin consumir azúcar en mi alimentación diaria. No solo mejoró mi salud, sino que pude decir adiós a muchos problemas asociados al azúcar como el hongo candida, la sensibilidad dental, el acné, los cambios de humor o la baja energía. Como te expliqué en este postNo se trata de ser un talibán del azúcar’ sino que el compromiso es conmigo misma y con este libro te invito a comprometerte contigo. Porque estoy convencida de que lo que hace el éxito no es la motivación, sino el compromiso. No obstante, si crees que lo único que te falta para llevar una vida saludable es la motivación necesaria, este manual es también un golpe de motivación porque no solo te informaré a nivel físico y social de los efectos del azúcar (a través de estudios científicos enlazados en el pdf.) sino que verás con claridad los efectos emocionales de su consumo. Te hablaré del hambre hedónica y del azúcar como paliativo del dolor emocional. La adicción al azúcar, nuestra falta de consciencia y la obsesión por lo que comemos.

Puedes encontrar toda la información sobre el manual en pdf. aquí y hoy quiero dejarte un fragmento de la guía para que te hagas una idea del interior. Te deseo mucha suerte en tu camino hacia una alimentación saludable.

Por qué no te comes un plato de magdalenas

“Viktor Frankl fue el psiquiatra que desarrolló la logoterapia, basada en la voluntad del ser humano. Para Frankl, aunque las circunstancias externas respondan al heterocontrol más que al autocontrol, nunca perdemos la libertad de elegir cómo responder a estas circunstancias. Tú no puedes controlar la cantidad de azúcar de los productos del mercado, pero puedes elegir cuáles de ellos echarás a tu cesta.

Cuando sus pacientes tenían una fuerte crisis mental, él les preguntaba: ¿Por qué no se suicida? Esta frase tan dura es bien cabal: ¿Qué hace que sigas adelante con esta vida? Porque la respuesta es la clave. Sin tanta gravedad, pregúntate: ¿Por qué no te comes un queso entero? ¿Por qué no abres una barra de pan y le metes una tableta de chocolate para desayunar? ¿Por qué no comer un plato de magdalenas en lugar de paella los domingos? Por lo general, me darás respuestas desde el miedo porque las malas elecciones te alejan de tus deseos y te acercan a tus temores: me moriría, enfermaría, me dolería el estómago, no podría levantarme de la silla, engordaría… etc. Pero todas las respuestas del miedo están ligadas automáticamente a sus contrarias positivas: no lo haces porque quieres vivir muchos años, verte joven y esbelto, tener salud y energía. Luego, concéntrate en la elección positiva en lugar de la negación por miedo. Lo que te hará mantener tu propósito de no consumir azúcar a la larga no será conocer los perjuicios de este, sino los beneficios de elegir otros alimentos. Y sí, el discurso de la elección frente a la negación puede sonarte demagógico pero es clave para instaurar en ti el hábito de no tomar azúcar. Prohibir es un contexto negativo. Elegir, por el contrario, es una actitud empoderadora. Prueba a aplicar este sistema a otros ámbitos de la vida, modificando el no por el elijo, puesto que somos nuestros pensamientos y el corte negativo de estos nos sumerge en negatividad.

  • Intenciones positivas y constructivas son: elijo, prefiero, apuesto por, me ayuda más, me siento mejor con, me siento bien cuando.
  • Intenciones negativas y lastrantes son: no puedo, no me hace bien, no debo, me prohíbo, renuncio, rechazo, me niego a, he dejado de, yo ya no.

Imagina que tuvieras un corrector de textos para tu discurso mental. Localiza cuantas veces dices ‘no, nunca, jamás, prohibido…’ y modifica estas aseveraciones por su versión positiva. Esto es lo que se llama en lenguaje PNL ‘Redefinir’, es decir, tornar algo que parece negativo en algo positivo. Tiene un gran efecto sobre la persuasión y es una estrategia clave para modificar nuestros patrones de lenguaje.”

dejar el azúcar

¿Te gustó? Cómpralo aquí y empieza a leerlo hoy mismo.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

4 comentarios sobre “Puedes vivir sin azúcar. El manual que te ayudará a lograrlo.

  1. En esto también estoy liada 😅! Cuántos Cuántos abiertos…
    Pese a mí adicción he dejado el chocolate con leche sin ningún tipo de ansiedad, tomo yogures blancos sin qzucar, etc no me ha parecido tan duro. Los findes ya me cuesta mas, pero no me fustigo, empieza epoép de helados y se que los voy a tomar pero con cabeza. Mi marido también se ha metido en esto y la verdad que entre dos se lleva mejor, A los niños les cuesta más pero poco a poco

    1. Con los niños es una lucha de titanes, no por ellos mismos, que si no lo ven se olvidan, sino por la oferta a la que se ven expuestos. Nosotros los adultos sí que hemos asociado felicidad al azúcar y en momentos de ansiedad pensamos en productos con chocolate por ejemplo. Los niños aún no tienen firme esta asociación (gracias a Dios) y lidiar la frustración queda más para la emoción que para el estómago. Y si, los helados son un ENORME reto jaja pero ¿acaso no somos unas valientes?

Deja un comentario