Crianza·Entrevistas

Comunicación positiva con tus hijos: Entrevista a María Mateo

comunicacion positiva

La comunicación positiva con tus hijos supone una comunicación sin violencia con ellos, es la expresión de las necesidades, deseos, pensamientos y sentimientos sin hacer daño al otro. Si tú o tú hijo tenéis además una alta sensibilidad, habréis visto lo complejo que puede ser comunicarse. Muchos padres aseguran que la etapa de bebés es la más difícil de sus hijos porque no los pueden entender. Sin embargo, cuando su cerebro es capaz de expresarse, haceros entender con propiedad puede ser incluso más difícil que cuando solo lloraban o reían.

Hoy os traigo a una experta para hablar del tema, una mujer a la que admiro por su intelecto y por su compromiso. Se llama María Mateo y está al frente de la web ‘Cuentos para Crecer’. En su canal vas a encontrar fantásticos videos para tratar las emociones con tus hijos, la alta sensibilidad, la comunicación positiva y formación para ayudar a tus hijos con la lectura. En concreto, hace poco publicó este video tan nutritivo del que hoy hablaremos, ‘6 pasos para practicar la comunicación positiva’:

Por qué deberíamos practicar la comunicación positiva

  • María, sé que estás muy interesada en el mundo de la neurociencia, por lo que respeto mucho todas tus formaciones y su sustento científico. Cuéntanos ¿qué es esto de que las palabras que usamos afectan a nuestro cerebro?

Cierto, tengo una predilección especial por la comprensión sobre el funcionamiento cerebral y me gusta en todos los temas aportar rigurosidad y en relación al lenguaje no podía ser de otra manera.

En relación al impacto de las palabras en nuestra actividad cerebral Luis Castellanos juntamente con el neurobiólogo Paco Muñoz realizaron un estudio clínico para determinar el impacto de las palabras de acción positiva en nuestra actividad cerebral. El principal resultado obtenido del estudio es que el simple contacto con las palabras positivas de relevancia personal induce a un procesamiento cerebral incrementado, si se compara con el efecto de las palabras negativas.

Mantener un pensamiento positivo o, lo que es lo mismo, un lenguaje interno de tono positivo, reactiva el cerebro para que todo aquello que esté siendo procesado en un momento dado fluya de manera óptima. ¡¡ Increíble, ¿¿verdad?!!

  • ¿Las palabras positivas y las negativas?

Sí, entendamos un poco más qué queremos decir con esto, Las palabras tienen, evidentemente, asociados significados pero aparte de designar un concepto, también designan una emoción; por ejemplo la palabra “casa” no es sólo un concepto abstracto sino que es MI Casa, de manera que pone en relieve nuestra propia historia vital, como consecuencia podemos decir que las palabras son personales y tienen un contenido único para cada uno de nosotros y parte de este contenido es emocional.

Por tanto hay palabras que nos potencian y palabras que nos limitan. Las palabras de acción positiva son aquellas que nos potencian, que nos activan como hemos comentado antes en cambio las palabras que negativas son aquellas que nos limitan, que nos pesan.

Cómo practicar la comunicación positiva

  1. Me encanta cómo en el video nos dices «El ‘no’ no existe», y lo planteas como un concepto derivado de una negación de lo que ‘sí’. ¿Qué efectos tiene el ‘no’ en el niño?

Sin duda habrá muchas ocasiones en las que los padres tengamos que frustrar los deseos de los niños. Sin embargo (y estoy convencida que sabéis de qué hablo) un brusco “no” es vivido como una llamada a la “guerra”, dicho de otra manera, como un ataque directo a su autonomía, entonces movilizan toda su “artillería” para el contraataque: gritan, lloran, rabietas, insultan etc. Resulta sin ningún lugar a dudas agotador, incluso para el más paciente de los adultos. ¿Qué podemos hacer? La solución obviamente no pasa por ceder en todo sino que pasa por buscar alternativas eficientes al no.

  1. ¿Podrías ponernos otro ejemplo de la diferencia entre «tener y deber» frente a «querer y poder»? Por ejemplo en la primera infancia. ¡Este es un consejo también para adultos!

Es un buenísimo ejemplo de dos tipos de comunicaciones una limitante (negativa) y la otra posibilitadora (positiva).

El tener / deber, indican obligatoriedad, parece que pesan sobre nuestras espaldas, nos limitan, mientras que el querer / poder nos dan alas, nos dan aire, son esperanzadores, nos mueven a la acción.

El ejemplo del examen me encanta “ Tengo que aprobar el examen” en esta frase hay presión, nos puede llevar a la ansiedad… mientras que el “ Puedo aprobar el examen” es esperanzador , nos mueve a la acción como puedo aprobar me voy a poner a ello.

O por ejemplo Tengo que marcar un gol en el partido  vs, puedo marcar un gol el partido.

  1. En casa tenemos muy presente lo que tú llamas ‘palabras trampa’: siempre, nunca, nadie, todo, nada… Nos cuidamos mucho de usarlas los adultos y suelen surgir en momentos de desentendimiento y conflicto. También con los niños: una trastada te pone en la lengua el ‘¡Siempre igual!’ o el ‘¡Todo está hecho un desastre!’. Estas palabras las entiendo como un resorte así que supongo que ante este consejo nos pides que reflexionemos antes de vomitar las frases para no agredir… ¿Algún consejo para comunicarnos con calma?

Cambiar nuestro lenguaje es complicado, esto vaya por delante, porque no somos (en general) conscientes de las palabras que usamos ni del impacto que tienen en los niños y muchas veces nuestro estilo comunicativo entronca con los modelos recibidos. Yo diría que lo primero es SER CONSCIENTES de qué lenguaje usamos y de qué importancia tienen. En segundo lugar para empezar el cambio podríamos simplificar mucho y decir que la comunicación positiva es aquella comunicación PRECISA, aquella comunicación que DEFINE la realidad sin coletillas (palabras trampa), sin generalidades (etiquetas,) desde la conexión (nuestra propia emoción).

En relación a tu pregunta de manera concreta, delante de un conflicto y cuando no tenemos calma y nos salen estos modelos de los que hablaba antes… algunos consejos :

  • Actúa no hables. Eres el modelo. En ocasiones la forma más efectiva de hacer algo es mantener la boca cerrada y actuar.
  • Conecta ANTES de corregir. Desarrollemos el sentido de cercanía y confianza en lugar de distancia y hostilidad al asegurarnos que antes llega el mensaje de de amor. Ejemplo “Me importáis muchísimo y por ello estoy absolutamente segura de que juntos podemos encontrar una solución a este problema”.
  • Controla tu comportamiento. Recuerda, de nuevo eres el ejemplo. Esperamos que ellos controlen su comportamiento, cuando nosotros no lo hacemos. Apóyate en alguna técnica (como contar hasta 10, enfocarse en la respiración o, si es posible, aplicar el tiempo fuera). Cuando hayamos cometido algún error, pidamos disculpas. Es una manera maravillosa de entender que todos nos equivocamos.
  • Abrazos. ¡Siempre hay momentos en donde todo lo que necesitamos es un abrazo!.
  • No es el momento de “sermones”. Cuando estamos enfadados la información que entra en nuestro sistema neurológico no llega al cerebro racional así que no es el momento de las grandes explicaciones. Ciertamente no llegan allí donde podrían ser “procesadas” así que si delante de un enfado / berrinche tratamos de hablar desde la razón, probablemente lo único que vayamos a conseguir es enfadarnos también nosotros.
  • Usa pocas palabras. En contraposición con lo que decíamos en el punto anterior cuando estamos delante una rabieta / berrinche “menos es mas”.
  1. La cuestión del ‘pero’ y el ‘y’ me lleva a pensar en lo importante que es ayudar a los niños a sentirse agradecidos y plenos con lo que tienen en lugar de prestar atención a lo que no tienen. Tú que conoces tantos recursos, ¿nos recomiendas algún libro para niños sobre esto?

Sí cierto ser agradecidos es importante, nosotros en casa tenemos un ritual que es dar las gracias cada día por algo que nos ha ocurrido lo hacemos antes de ir a dormir y me parece un manera maravillosa de ser conscientes de lo que tenemos es una manera de vivir de manera plena, sin dar por sentadas las cosas . Os dejo algunos cuentos que me gustan sobre el tema:

  • La Felicidad Tiene sabor a miel. Giles Andreae. Un cuento maravilloso, osito descubre que las sencillas cosas de la vida compartidas con los demás pueden traernos la felicidad.
  • Toribio y el sombrero mágico. Annegert Fuchshubert. Toribio pide siempre cosas pequeñas a un sombrero mágico que concede deseos. Cada día de la semana hay alguna persona, de las que se relacionan con él, que le llama tonto y le dice que pida monedas de oro, joyas, un coche nuevo, una casa con piscina… «Eso puedo hacerlo cuando quiera», responde Toribio…
  • Vamos a buscar un tesoro. Janosch. Un cuento sobre el alcance de la ambición y el verdadero sentido de la amistad. El pequeño oso y el pequeño tigre buscan un tesoro que creen que les proporcionará la mayor felicidad del mundo. Un día encuentran un árbol que da manzanas de oro y la avaricia hará tambalear su relación, hasta que descubren que el mayor tesoro que pueden hallar sobre la tierra ya lo tienen y es la amistad que los une. 

  1. En el quinto punto te refieres a las etiquetas ¿Cuáles crees que usamos más frecuentemente con nuestros hijos? ¿Existen etiquetas positivas y negativas?

Las etiquetas son todas ellas negativas. Sin más , no hay etiquetas positivas o negativas. Son todas igual de “malas”.

Una de las personas que mas ha teorizado sobre el tema es Carole Dweck de la que soy muy fan; ella es investigadora de la universidad de Standford y ha desarrollado la teoría de la Mentalidad de Crecimiento (growth mindset) para explicar que las personas exitosas (entendiendo éxito como que consiguen sus objetivos) son personas que tienen mentalidad de crecimiento. Las personas con Mentalidad de Crecimiento entienden que:

  • Los retos pueden conseguirse siempre que nos esforcemos lo suficiente.
  • Los obstáculos son oportunidades de aprendizaje para alcanzar nuestros objetivos.
  • El esfuerzo es la base para alcanzar los objetivos
  • Las críticas son oportunidades de mejora y de aprendizaje.
  • El éxito de los demás es inspirador (porque si otros lo consiguen yo también puedo).

Dweck nos dice que una de las mejores manera de fomentarla es a través del lenguaje. Y hay una GRAN, PEQUEÑA palabra que deberíamos usar, día tras día en la crianza de nuestros hijos. Es la palabra AÚN. Delante del “soy malo con las mates” el “aún no te salen estos ejercicios de matemáticas” .

Lo peor de las etiquetas es que nos hacen tener una visión fija de nosotros mismos y nos limitan… así que ETIQUETAS FUERA.

  1. En el último punto nos hablas de no enjuiciar y conectar con los demás a través de la expresión de las emociones. ¿A expresar emociones se aprende?

¡¡ Por supuesto que se aprende!! Soy una convencida que la educación socio-emocional, es decir, entre otras cosas identificar y expresar emociones, es un aprendizaje, no es “algo que viene de serie” sino que hay que aprender y enseñar y es nuestra tarea como padres y educadores hacerlo.

**

Muchas gracias por tus palabras y tus recursos. Podéis encontrar a María en la web ‘Cruentos para crecer’, con una amplia ofertas en cursos de educación positiva, emociones, alta sensibilidad, neuroeducación, fonología… y en su canal de YouTube.

Y tú, ¿practicas comunicación positiva en casa?

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

4 comentarios sobre “Comunicación positiva con tus hijos: Entrevista a María Mateo

  1. Este post tambien lo tengo dentro de mis favoritos. Me gustan mucho los videos de Maria y los temas que trata . El lenguaje es importantisimo y no nos damos cuenta cuando hablamos.

Deja un comentario