Entrevistas

Yoga para mamás. Entrevista a Silvia Jaén

Desde que soy madre, el yoga ha estado llamando a la puerta de casa. Tal vez porque está de moda, dirás y porque es difícil escapar de las tendencias. Puede. O porque mi amiga Elena me enviaba fotografías de sus clases de yoga con bebés (ESPECTACULAR). También porque a raíz de la diástasis abdominal del embarazo gemelar se limitó mucho mi registro físico y son pocas las actividades que puedo hacer: andar, bicicleta, elíptica, hipopresivos, Pilates o Yoga. Y también porque es inevitable sentirse llamada por una práctica tan ligada a la meditación, la calma y la respiración ¡ahora que precisamente somos madres!

Gracias a mi amiga Lorena García-Mateu (puedes ver sus increíbles obras aquí), conocí el nombre de Silvia Jaén, profesora certificada de Hatha Yoga. Todo eran piropos para ella. Sobre su capacitación, su conocimiento y su entrega. Poco más tarde me registré en la plataforma TV Consciente gracias a la cual puedes hacer yoga desde casa (¡y con los niños! Ya hemos probado con Fresa). Y ahí estaba Silvia.

E hice sus clases. Después, era inevitable, tenía que contactar con ella y preguntarle muchas cosas. Así nace esta entrevista que hoy te traigo. Silvia ha sido generosa con su tiempo y estoy muy agradecida por sus respuestas.

Lo mejor es que Silvia también es madre. Y sus 15 años de enseñanza y más de 20 de práctica de yoga forman parte inseparable de su maternidad.

¿Es el yoga para mamás?

  • Silvia, todo el mundo habla de los beneficios del yoga y últimamente se ha popularizado entre las mamás ¿necesitamos una condición o disposición especial para practicarlo?

Lo único que se necesita son las ganas de encontrarte contigo misma, una buena actitud para entregarte y así recibir todos los beneficios que esta práctica te aporta.

  • Además de los consabido efectos físicos ¿podemos esperar un efecto en nuestra emoción?

El yoga no trabaja las emociones pero es ideal para sentirte, observar…. Sin duda te ayuda a tener una mayor sensibilidad y esto es tan bonito…

  • ¿Supone algún peligro empezar con el yoga en el embarazo?

No hay ningún peligro si comienzas en el tercer mes de embarazo y tu ginecólogo considera que está todo en orden.

Evidentemente hay posturas de yoga que no son recomendables en el momento de la gestación, para eso es muy importante que practiques con un profesor cualificado y sepa dirigirte durante el embarazo.

  • Puede que en esos momentos la mujer no se acuerde ni de respirar pero ¿existe forma de aplicar lo aprendido con el yoga en el trabajo de parto?

Durante la práctica de yoga aprendes a respirar, relajarte, ser consciente, conectar con tu bebé  y mantener la calma. Cuando llega el momento del parto resultará más fácil y llevadero poder estar en ti y llevar a cabo una respiración adecuada.

El parto es un momento único en el que ayudas a tu bebé a salir al mundo. Céntrate en él, ayúdale a nacer y de esta manera será todo mucho más fácil.

yoga silvia

  • Cuando me detectaron diástasis abdominal tras el embarazo de los mellizos me aconsejaron no hacer nada de deporte. Tan solo me permitían caminar. Después un fisioterapeuta me abrió el espectro hablándome de los hipopresivos y el yoga. ¿Podemos recuperar el cuerpo posparto con el yoga?

Dependerá mucho de la constitución de la mamá y de la asiduidad con la que practique.

La práctica del yoga trabaja en profundidad la musculatura de una forma muy sutil y regula todas las funciones del cuerpo así que si eres constante notarás los resultados. Es interesante realizar ejercicio también al mismo tiempo que yoga, es un buen complemento.

  • Tengo especial interés en esto que voy a preguntarte: ¿Qué beneficios observas de la práctica de yoga en la lactancia? Somos muchas las madres que visitamos fisioterapeutas por nuestras malas posturas durante las tetadas y los malabares del colecho. 

Las malas posturas durante la lactancia generan tensión en la espalda, el cuello… son muy habituales en este momento. Las posturas de yoga te permiten soltar, estirar, relajar y aprendes a colocar tu cuerpo de una forma correcta para este momento y no sentirte tan tensa.

Las asanas te permiten tener una mayor conciencia de tu cuerpo así que en cuanto sientes que la postura que adoptas no te hace estar relajada enseguida reaccionas y ajustas, te acomodas para estar tranquila y recibir en calma a tu bebé para alimentarlo.

  • Por otro lado, la lactancia trae situaciones comprometidas como la ‘agitación por amamantamiento’ ¿puede el yoga intervenir con la ansiedad de la madre y el control de la ira?

 Es cierto que es un momento muy bonito pero delicado e intenso a la vez. La falta de sueño, la predisposición para con tu bebé las 24 horas del día puede general alteración en el sistema nervioso… La práctica de yoga te va a llevar a mantener la calma, a poder respirar y contactar con tu bebé de forma más tranquila. Cuando te dedicas un tiempo a ti, te mimas y desconectas, tu hijo lo agradece.

  • Mi amiga Elena me habla con felicidad de su clase de yoga con bebés. Esto no es una opción en todas las ciudades pero aun con el yoga individual de mamá ¿es posible mejorar la conexión con tu hijo a través del trabajo consciente con tu cuerpo?

Cuando conectas con tus sensaciones, como decía antes, te dedicas un tiempo a ti, respiras…. te sientes bien… conectas de una forma más clara contigo misma. Se despierta la sensibilidad, la sutilidad y, sin duda, eso se lo transmites a tu bebé.

  • ¿Qué hay de la energía? ¿Puede el yoga acabar con la mamá agotada al final del día?

La energía que puedes sentir con la práctica de yoga ¡es increíble! Si prácticas regularmente notarás todo lo que te puede aportar en este sentido.

Cuando te haces más consciente de ti misma, respetas tus tiempos de descanso, que es fundamental, y te dedicas un momento en el día para ti, vas a notar mucha fuerza y vitalidad y la relación con tu bebé será increíble.

Practica yoga , lo vas a notar.

  • Te lanzo una con picardía ¿algún aspecto negativo del yoga?

Jijiji ,absolutamente nada

yoga silvia jaen

Un libro de yoga para iniciar a tus hijos

Este fin de semana asistí con Fresa a un festival de yoga en nuestra ciudad y compramos un libro mágico. Aprovecho esta fantástica contribución de Silvia para recomendar el libro Yo soy yoga de Susan Verde. Las ilustraciones son de Peter H. Reynolds y nada más que por ellas ya valdría la pena. Pero es que además, lo que empieza como un cuento, se convierte en una guía para practicar yoga. Al final del libro explica cómo realizar correctamente todas las posturas o asanas que aparecen, que son bastantes y todas asequibles para niños de 4 a 10 años.

Podéis localizar a Silvia Jaén en su web o a través de su perfil en Facebook e Instagram.

Namaste

 

*Todas las fotografías están extraídas de la cuenta Instagram de Silvia Jaén.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

Deja un comentario