Minimalismo

Espiritualidad y minimalismo

Existe una relación intrínseca entre el minimalismo y la espiritualidad que ya muchos han señalado. Tal vez conozcas a personas como Joshua Becker, conocido minimalista y autor de libros como ‘Más con menos‘ o ‘Clutterfree with kids‘. Joshua es un cristiano que divulga sobre minimalismo en conferencias y en su blog becoming minimalist. En una revista explicó que él y su familia perdían mucho tiempo en buscar, organizar, limpiar, reparar o trabajar para pagar todas las cosas que poseían. Y que esto les estaba distrayendo de “las pasiones que Dios nos ha dado”.

Oyes historias liberadoras tras ciertas experiencias minimalistas y de una u otra manera (sea desde la religión o fuera de ella) las personas que practican el desapego, acaban confluyendo en un trabajo espiritual. Bajo petición de una lectora, hoy traigo un video sobre por qué creo que espiritualidad y minimalismo confluyen.

En una entrada anterior te hablé de la doctrina minimalista de la Biblia, pero este es mi libro sagrado. Otros libros orientan la vida en la misma dirección: tener menos cosas te hace ser más libre. Y sobre todo, y como te cuento en el video, el minimalismo te brinda la oportunidad de silencio.

Pulsa en el video para visualizarlo

La espiritualidad en la oportunidad de silencio

Cuando le bajamos el volumen al mundo que hemos generado, podemos escuchar al mundo que ya existía. En un continuo de pasos empiezas por reducir tu ropa, aliviar tu agenda, dejar de ver la tele o comer productos insustanciales. Y entre los espacios que dejan las cosas que van fuera de tu vida, comienza a anidar el silencio. Algunos experimentan paz, tranquilidad, felicidad incluso. Pero la razón auténtica para liberarse de cosas es dejar espacio a las importantes. Y estas, precisamente, son cosas del Espíritu.

No tiene sentido ganar espacio para dejarlo vacío. Las cosas que dejamos ir nos abren la puerta a una vida más profunda para nosotros y los nuestros. El psicólogo Abraham Maslow hablaba de autorrealización como la cúspide en las necesidades básicas del ser humano. No podíamos profundizar en quiénes somos si antes no teníamos un lugar donde dormir, personas a las que abrazar o algo que llevarnos a la boca. Esta es la famosa pirámide de Maslow:

Créditos de la imagen: Vector Illustration

El minimalismo consigue reducir tus exigencias de satisfacción: necesitas menos cosas para cubrir cada una de las necesidades de la pirámide. Menos necesidades básicas o la simplificación de las mismas, menos posesiones, buscas la sencillez en quienes te rodean y aprecias a los que tienes, no necesitas reconocimientos sociales extraordinarios y disfrutas de lo que de verdad importa. Si reducimos los escalones, escalar es más sencillo.

En esta simplificación, podemos despertar la consciencia y la compasión aun cuando no dispongamos de muchos medios o novedades.

En mi experiencia minimalista, a menos cosas recordándote este mundo industrial, más trasciende la mente a otros contenidos. Puedes estar más cerca de los otros y más cerca de Dios. Porque ahora las cosas no te distancian. 

Ser una persona espiritual no es ser un místico, sino ser una persona libre. Tan libre que puede hablar, puede preguntar y puede aprovecharse del silencio.

Wayne Dyer dijo una vez que no somos seres humanos viviendo experiencias espirituales, sino seres espirituales viviendo experiencias humanas. Visto así ¿para qué quieres salir a comprar?

Pero esta es mi visión, cuéntame: ¿Cuál es la tuya?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

4 comentarios sobre “Espiritualidad y minimalismo

  1. Como no podía ser de otra forma mi punto de vista es el mismo, yo empecé el minimalismo antes que la fe profunda, venía de un “mundo” ultra consumista y todo lo que a su alrededor existe, sólo después de un desastre que cuento desde entonces (de ahí que me nombre minimalista sobrevenido) en mi blog he logrado alcanzar cotas razonables y muy satisfactorias en el minimalismo redundado éstas en mi vida y pasmo en mi alrededor, al ver lo que se puede alcanzar con sólo tener la voluntad de realizarlo.
    Un saludo minimalista a todos y a ti en especial.

    1. Fíjate, este caso lo escucho en minimalistas: o bien descubrieron la espiritualidad, fe o religión, o bien vuelven a ella después de un periodo del típico vacío existencial. Parece que el momento se concita cuando se genera este espacio mental y físico. Gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.

  2. Suelo ser una persona muy curiosa, siempre ando investigando sobre desarrollo humano, espiritualidad y mejores formas de vivir. Crecí en un ambiente de desorden, de acumulamiento de cosas, y mucha afinidad por las cosas de Dios. Y hasta que crecí y fui madurando entendí que todo esta relacionado, que Dios es un Dios de orden. Y conforme he estado practicando el minimalismo he conectado con mi forma natural de ser, sencilla, y tratando de vivir con lo necesario. Actualmente me cambie a un depa pequeño, estoy sacando un montón de cosas de mi espacio fisico (y mental) , y esto me ha llevado a buscar una vida espiritual mas plena y a retomar mis proyectos laborales que tenía olvidados.
    Anoche en la asamblea donde me congregó nos explicaban el suceso de la biblia del joven rico, que no quiso desapegarse de sus bienes para seguir a Cristo. ¿Cuantas veces no me ha pasado en la vida que por apegarme a las cosas materiales, por vivir en el acumulamiento y el desorden he descuidado mi desarrollo espiritual?
    Justo después de esto me llega este post, y es genial porque a veces se cree que el minimalismo es solo una corriente de moda, sin embargo Dios mismo nos hace la invitación a vivir una vida más sencilla, el mismo Jesucristo, hijo de Dios todopoderoso, no tenía siquiera donde recostar su cabeza, pero eso le daba libertad para emprender la misión por la que había venido al mundo, la de llevar la buena nueva a las personas.
    Siento mucho interés en estos temas, y ganas de escribir y compartir mis avances en esta materia. Tambien me encantaria contactar con personas que tengan estas inquietudes. Dejo mi correo para contactar: ,mhyryam@gmail.com

    1. Gracias Miriam por compartir con nosotros tu cambio. El minimalista se hace, parece ser. ‘No tenía donde recostar su cabeza’, qué ejemplificación más clara de la figura de Jesús en la Biblia. Gracias por tomar partido con tu comentario, te abrazo.

Deja un comentario