Ayudas y trucos

Cómo evitar el plástico con tus hijos

Evitar el plástico se está haciendo tan difícil que una vez pasada la fiebre de la concienciación, son muchos los que asumen el reto por imposible y vuelven a consumir plástico sin medida. A nosotros mismos nos pasa, oscilamos entre etapas de un alto fervor antiplástico hasta semanas de agotador cansancio en las que ‘toleramos’ demasiado plástico. Si aún no separas tu basura, bastará hacer un aparte con una bolsa para el contenedor amarillo para darte cuenta de que lo que realmente llena un contenedor son los plásticos. Al menos eso nos pasó a nosotros: cuando empezamos a reciclar y separar la basura, vimos cómo de rápido se llenaba la bolsa de plástico y cuánto tardaban las de cristal, cartón o la orgánica.

Si además vives en familia, puede que lo hayas dejado por imposible porque mercado infantil y plástico parecen ser uno solo. ¡Pero vengo a animarte! Existen diversas formas de crear conciencia en tus hijos, de sembrar apreciación por al planeta y sobre todo de dar ejemplo con ellos. La idea es que des valor a sus actos verdes, que le dejes ver que sus actos tendrán un efecto y que forman parte de algo grande que les une con el planeta y los animales que tanto le encantan.

12 consejos para evitar el plástico con tu pequeño:

Te dejo doce consejos para educar en la minimización del uso de plásticos:

  1. Ve a la compra con él. Hazte con bolsas de tela para la compra a granel de frutas, granos y verduras y déjale usarlas. Enséñale a reutilizar el guante de plástico: coge uno y reutilízalo una y otra vez, llévatelo a casa contigo. Y ten cuidado con las pegatinas de la fruta porque pueden romper el guante y ¡no queremos usar más! Deja que él elija la fruta y llene las bolsas.
  2. Convierte la compra en un juego: dile que evitaréis lo que venga en plástico, así que habrá de buscar el mismo producto sin envoltorio o en su formato papel o vidrio ¡o no comprarlo incluso! Podéis comprar los plásticos ineludibles, contarlos y marcaros como reto traer menos la próxima compra. A los niños les encantan los concursos.
  3. Retrasa y desobedece la compra por impulso. Ellos quieren comprar y tú le quieres dar pero recapacita porque lo que ellos buscan es el contexto del juego y no tanto el objeto que lo proporciona. Te pondré un ejemplo muy reciente en casa. Mi hija quería una caja de maquillaje para los ojos y los labios. Esto no pasa por mi cabeza por varias razones como mi deseo de fortalecer la belleza de mis hijos sin necesidad de refuerzos externos, la no utilización de productos tóxicos en la piel y, claro está, evitar los plásticos innecesarios. Así que simplemente le dije que si ese era su deseo, haríamos algo al respecto, y lo dejé estar en su cabeza. En un puesto solidario en su cole, compramos un sobre sorpresa con cosas de la Fundación y le tocó una funda para tarjetas. Es plástica, sí, pero era algo que ya existía y que aprovecharíamos de alguna manera. Esa tarde cogimos unos cartones y pintamos las dos caras internas de una de estas cajas de pinturitas. Mi hija estaba encantada, no solo porque lo hizo ella, sino porque compartió una actividad manual con mamá y porque esas pinturas ¡podía llevarlas a clase! Entre risas dijo que en realidad podíamos fabricar cualquier cosa sin tener que ir a la tienda a por ella. Y tiene razón. Puedes encontrar la foto en Instagram.
  4. Cocinad juntos. Muchos de los plásticos vienen de la alimentación y contienen basura dentro. Las recetas caseras están libres de envases pero a veces son reacios a comérselas por si encuentran verduras ocultas o porque no vienen con muñecos. Déjale participar, que vea, que haga. Esto los motiva a comer cosas caseras: el primer gazpacho que probé fue el que hice personalmente con mi madre.
  5. Invítalo a usar bolsas de tela e incluso a hacer la suya propia. Puede usar una camiseta vieja que ya no use y en internet existen infinidad de tutoriales. Este por ejemplo te enseña a hacer un bolso de una camiseta ¡sin coser!
  6. Líbralo de sandwicheras de plástico o papel de aluminio. Enséñale a envolver su merienda para el cole con un furoshiki.
  7. Ármalo para la guerra contra el plástico. Dale sus propias herramientas de superhéroe como pajitas de bambú o de acero, su botella reutilizable de acero, su fiambrera de metal o sus pañuelos de bolsillo (mi hija lleva los suyos de tela en la mochila cuando está resfriada). Y su cepillo de dientes sin plástico.
  8. Celebra su cumpleaños en casa. Los parques de bolas o las fiestas programadas en locales son una oda al plástico desechable. Opta por hacer unos bocadillos caseros, un bizcocho, una tortilla… dales vasos de verdad, platos de verdad y déjalos que jueguen. ¡Es un día al año!
  9. Inícialo en la compra de segunda mano. Para la ropa, para los juguetes, los libros, la tecnología. Enséñale que una manera de no consumir plástico es no demandarlo, sino usar el que ya existe y otra persona desestima.
  10. Ayúdale a elegir ropa de tejidos no plásticos. Marcas asequibles al alcance de cualquiera ya tienen consciencia de esto y, aunque aún queda la pelea de los medios de producción, puedes comprar ropa de algodón 100% orgánico en grandes superficies.
  11. Dale tú las cosas para reciclar y que él lo tire a la bolsa. No solo aprenderá a distinguir qué productos cada en cada bolsa sino que caerá en la cuenta de cuánto plástico producimos. Reciclar no es la mejor opción. La mejor opción es no usarlo. Si tienes la ocasión, id juntos a un punto limpio.
  12. Enséñale esta foto:

evitar el plastico

 

Recuerda, NI TODO TÚ, NI TODO HOY, con uno solo de los pasos, ya habrás hecho un gran cambio en su vida. Comparte para que sean muchos los niños que sumen al mundo.

Por cierto que ahora con el verano, tenemos muchas ocasiones para ser conscientes del uso del plástico en flotadores, cubos y palas, copas de helado y cucharas desechables… ¡vienen oportunidades de enseñanza y aprendizaje!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

4 comentarios sobre “Cómo evitar el plástico con tus hijos

Deja un comentario