Crianza

Espiritualidad con niños. Por qué tu hijo necesita preguntas sin respuesta

Espiritualidad

Por más que se democratice la meditación, pocos temas son tan tabúes como la espiritualidad con niños. Hablar de Dios con tu hijo o de paz interior nos da vergüenza y nos hace sentir ridículos. Pero ellos, que ven con más claridad que ninguno de los adultos y que aún no ha aprendido a complicarse la vida, tienen preguntas sobre realidades más profundas que de dónde vienen los niños. Y que son más difíciles de responder. De hecho, te ruego que no respondas a todas sus preguntas, porque el misterio también es un don divino y algo que conforma la infancia y la vida adulta de muchos. Si no haces partícipe a tu hijo de aquello que no controlas de ti mismo y que te hace feliz, quizá sea hora de compartir con él rutinas de meditación u oración.

Pero ¿por qué nos da tanto reparo?

Pulsa sobre el video para visualizarlo en YouTube

Me da vergüenza hablar de Dios con mi hijo

Los conceptos de divinidad, creencias, fe, dudas existenciales, son algo que los niños atacan pronto con preguntas y a lo que los adultos respondemos con fórmulas aprendidas. Con frecuencia creemos que el niño no está preparado para hablar de esos temas, no tiene la madurez para cuestionarse nada o no entendería lo que pretendamos explicarle. Pero esto es un engaño.

No se necesita madurez intelectual para vivir la espiritualidad, sino limpieza. Y de esa, los niños tienen mucha. Ellos tienen claridad y están naturalmente preparados para vivir experiencias profundas sin sentirse ridículos ni ver amenazada su imagen social. Los niños no sienten apuro por sus dudas ni su intuición: forma parte de ellos y lo lanzan como quien habla de pan o de árboles. ¡De esto tenemos que aprender!

Daniel Goleman llamaba ‘analfabetos emocionales’ a aquellos que no eran conscientes de lo que sentían porque no habían aprendido a interpretar y expresar sentimientos y/o emociones. La escucha activa, la oración, la meditación o simplemente la práctica del silencio, son grandes herramientas para poner a tu hijo en contacto con sus emociones, enseñarle a distinguirlas y poner nombre y acción a lo que le ocurre en su día a día.

Inteligencia espiritual: Alta Sensibilidad y Altas Capacidades

Tu hijo puede aumentar su inteligencia al aunar la parte cognitiva con aquella parte divina que nos es tan difícil nombrar. Esto no es magia ni New Age y Howard Gardner lleva unos años trabajando en la definición y demostración de una nueva inteligencia dentro de las inteligencias múltiples, denominada ‘inteligencia existencial’. El teólogo español Francesc Torralba tiene un libro sobre inteligencia espiritual en niños y también en adultos. Torralba define esta inteligencia como “la condición básica y fundamental para desarrollar la experiencia religiosa e interpretar los mensajes simbólicos de las tradiciones”. Es decir, no es condición religiosa, sino la intelectualidad capaz de desgranar y trabajar este tipo de conceptos universales que van más allá de lo físico. Que tu hijo el día de mañana crea o no, no será tu responsabilidad. Tu responsabilidad hoy es educarlo para poder elegir su fe, darle el discernimiento necesario para hacerse preguntas y no sentirse mal ante las dudas.

Si tienes un hijo altamente sensible o diagnosticado de altas capacidades, sabrás que su percepción del mundo está ampliada en cantidad de estímulos y en intensidad de los mismos. Todo es más, está más definido y contiene más información que para el resto de niños. Por ello, ayudarlos a conectar con el silencio y darles un oasis donde el cerebro no tiene poder, les libera de tensiones y responsabilidad con respecto a su propia cognición. Los niños dotados, además, acusan mayores niveles de ansiedad«La soledad, la necesidad de esconder sus capacidades para ser aceptados, la excesiva presión académica, la intensidad emocional extrema y la tendencia a sobreestimularse son factores estresantes que están asociados con la superdotación» (Rejano, 2015)

Permite a tu hijo vivir experiencias profundas y enséñale cómo es dejar de identificarse con la mente. Llévalo a un espacio donde no tiene que ser mejor porque así como es, es perfecto.

El Reino de Dios está en nosotras

Con todo esto quiero invitarte al retiro online de espiritualidad en la maternidad ‘El Reino de Dios está en nosotras’. Por primera vez encontrarás una formación enfocada a las dificultades de ser madre desde la fe. Es hora de encontrar el alivio, de apreciar nuestra labor y dejar de condenarnos. Es hora de enfocar nuestra crianza desde nuestras creencias. Sin temores, sin intentar ser perfectas y siempre con ‘la perfecta alegría’. Comenzamos el sábado 7 de julio y tienes toda la información aquí.

No dejes que se pase, aprovecha el verano para reconectar con lo que tienes olvidado. Si estás dispuesta a escuchar, estoy dispuesta a contarte qué pinta Dios en mi vida y por qué rezar a las 5.30 cada mañana me da la energía y la felicidad que merecen mis hijos.

Haz click aquí para ver la descripción del retiro.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

Deja un comentario