Alta Sensibilidad·Crianza

El bebé de alta demanda existe y no es un niño llorón

bebé de alta demanda

Pasan los años y no termina la discusión digital sobre si el bebé de alta demanda existe o es una etiqueta desproporcionada a la condición natural de un bebé. Ciertamente, cuando una es madre primeriza, no sabe bien cómo debe comportarse un bebé exactamente, cuál es la demanda normal y qué sale de la norma. Tampoco hay norma en sí, porque cada niño es un ser individual y genuino que no está comprometido a respetar un patrón de comportamiento único. Tu hijo es como es y el de la vecina es bien distinto. También difieren los umbrales de tolerancia y paciencia de las madres, así como su sensibilidad ante las reacciones y sobre-reacciones de los niños. Por ello, lo que para una madre es una conducta intolerable, para otra es el pan de cada día y nada que no defina la condición de ser niño.

Thomas y Chess reconocieron que los comportamientos que nos llevan a clasificar a un niño como ‘fácil’ o ‘difícil’ varían según los «valores, actitudes y prácticas parentales y culturales». Con ello se explicaban que el desarrollo psicológico del niño no solo depende del temperamento del niño, sino en la misma medida, de la adecuación de respuesta de los padres frente al temperamento. Esto es, tan importante es cómo tu hijo reacciona como la manera en que te comportas ante esa reacción.

Sin embargo, hay una frase imperante entre aquellas madres que conviven con un bebé de alta demanda: La que lo tiene, lo sabe. Y si tienes más de uno y dos hijos, las inevitables comparativas te llevan a comprender que sus necesidades son otras. Que de hecho son más, más imperiosas y necesitan cubrirse antes que las de un niño sin dicha demanda o intensidad.

¿Qué se entiende por un bebé de Alta Demanda?

El término, acuñado por expertos como el Dr. Sears, se traduce en inglés como high need baby o fussy baby. Otros expertos como Kurcinka lo nombran como ‘Spirited child’. En cualquier caso no es una etiqueta negativa, sino unas características que reúnen ciertos bebés que precisan de un mayor estímulo sensorial, afectivo y motor. En este enlace te contaba mi experiencia con Limón como niño de alta demanda y en este otro te especificaba más cosas sobre el rasgo para su identificación.

Cuanto más indago sobre el término, más claro me queda que la alta demanda pudiera ser una manifestación precoz de la alta sensibilidad e incluso, como otras madres han señalado antes que yo, una manifestación precoz de cierta potencialidad o alta capacidad. Esto último se convierte en tema espinoso porque que tu hijo sea alta demanda no quiere decir que vaya a ser un niño superdotado. Sin embargo, existe un alto porcentaje de niños con alta capacidad que experimentaron en su primera infancia lo que Dabrowski y Piechowski denominaron ‘sobre excitabilidades’. Sobre ello puedes leer aquí y se resumen en 5 formas por las que el niño dotado experimenta el mundo de una forma más intensa y profunda, sufriendo en consecuencia una sobre reacción a lo que para otros es más que tolerable.

Un bebé de alta demanda no es solo un bebé llorón

Existen otros rasgos para identificar a un alta demanda que no se reducen a que el bebé llore mucho o coja rabietas.

  • Por ejemplo, los niños de alta demanda son niños precoces a nivel motor y tienen una disincronía a nivel físico. Esto quiere decir que su cabeza está preparada para llevar a cabo acciones físicas para las que su cuerpo aún no responde, por lo que sufren una gran frustración. Para ser más ilustrativa, un bebé de alta demanda quiere andar cuando aún no puede o tenerse en pie cuando la naturaleza no lo permite. Así verás a un bebé que levanta la cabeza el primer día de vida u otro que no consiente en estar tumbado o sentado con tres meses y al que solo le interesa que lo tengas en pie. Tienen mucha fuerza, pero no pueden forzar el desarrollo biológico así que es frecuente verlos llorar por lo que quieren hacer y no pueden. Demuestran hipertonía y rigidez y a menudo parece que el niño tenga cólicos cuando se pone rígido. A estos niños no siempre les funciona el fular y el apego para calmarse porque también se agobian al no ver demasiado mundo. Sin embargo no son niños malos, traviesos o violentos, como tampoco hiperactivos puesto que tienen una gran concentración.
  • No es tan simple como ‘un niño que duerme poco’. Mi hijo recién nacido pasaba 16 horas seguidas despierto. Cuando conseguía dormir en brazos después de HORAS de intento o al pecho, pasar una hoja de un libro le despertaba. Y no despertaba sencillamente: se sobresaltaba como si tuviera pequeñas descargas, daba mucho sentimiento. Entonces lloraba mucho y esos cinco minutos de sueño le bastaban para aguantar despierto de nuevo otras tantas horas.

alta demanda existe

  • No son solo niños que mamen a demanda. Convierten la demanda en una práctica extenuante. No es una forma de alimentarse sin más, es un método para calmarse, para encontrarse, para comunicarse y para relacionarse contigo. No es un niño que mame frecuentemente, es un niño que puede hacer más de 20 tomas en un día, de larga duración y al que es difícil destetar. La leche materna es un sedante para ellos además de nutrición. La leche materna es un regulador natural de peso así que no son niños gordos precisamente. El doctor Sears en su libro define la lactancia materna con estos niños como un evento gimnástico: se retuercen, se giran, pasan de estar de pie a estar tumbados y a la posición de rugby o arrodillados y todo sin soltar la teta.
  • No es que tengan rituales complicados, es que no aceptan un método. Es decir, no son niños que se duerman en el coche o con un ritual raro o específico: es que un día dormirán de una forma y otros de otra por lo que son totalmente impredecibles. Cuando algunos padres me decían que su hijo debía ser alta demanda porque tenían que dar vueltas en el coche para que durmiera, me hacían reír: para acertar con un alta demanda tendrías que ir a sitios diferentes con coches diferentes y conductores diferentes a fin de acertar cada noche porque lo que un día les funciona, al otro lo odian. No existe un patrón. Ni para dormir, ni para comer. Una comida que le encanta un día, le da un asco tremendo al siguiente. Un día el baño le gusta y al otro le aterra. En la guardería me preguntaron cómo se dormía mi hijo y me quedé en silencio: No lo sé.
  • Se desequilibran fácilmente. Una cosa que no está en su sitio, una puerta que no está cerrada. Mi marido cree firmemente que es como tener un TOC (y guardo todo el respeto a esta condición). Mi hijo Limón, de dos años y medio ya, solo hace construcciones simétricas con piezas de un mismo color. Un color que no está agrupado, o una pieza de puzle que falta, es un drama. Un alimento que roza a otro en el plato o un plato que no es el suyo… es intolerable. Verlo jugar es ver a los animales en filas, en círculos, agrupados por condición o por colores o por tamaños, pero no al tuntún. Tienen un alto poder de concentración. Dejan de verte y oírte si la tarea les absorbe. A mi hijo le fascinan los puzles y cuando los hace en una tableta o en físico, ni siquiera te escucha aunque lo llames al oído. Una vez lo termina, lo observa en silencio y lo toca. Si su hermana melliza llega y saca una sola pieza la angustia es terrible. Ya no te digo cuando hace una torre de bloques y se la tira… No disfruta de la destrucción sino de la construcción.
  • Son complicados al tacto. No se les puede cambiar fácilmente de ropa y no puedes ponerle ropa que no le gusta o le moleste. Literalmente no podrás. Con mi hijo intentaba los mínimos cambios de ropa posibles, evitando tejidos o etiquetas que le molestaran: esto es un rasgo de la alta sensibilidad.
  • Necesitan estímulo continuo pero solo se habla del afectivo: teta y brazos. Sin embargo, para ellos es igual de molesto no tener estímulo motor ni sensorial. Se aburren rápido, muy rápido. No basta con estar en brazos de mamá, quieren ver cosas nuevas así que los padres se convierten en unos agotados monitores de aceleración infantil. Buscan recursos y más recursos. Conozco todos los parques de mi pueblo y de los pueblos vecinos. Todas las bibliotecas, centros de actividades, y espacios abiertos. Un niño llorón lleva su llanto a todos lados pero un niño de alta demanda no llora si está estimulado y tiene novedad así que puede que en una fiesta o una visita familiar los demás te digan: Pues tu hijo es un cielo, no sé por qué dices que es agotador…
  • Tienen una gran dependencia de la madre y decirle ‘no’ es armar la guerra. Dejarlo sentado es armar la guerra. Dejarlo con otra persona es armar la guerra.
  • Son intensos para todo: mi hijo come su plato antes de que terminen de servir a los demás niños del comedor. Su risa y su emoción es súper intensa. No va a los sitios andando, va corriendo y dando saltos. Sus gritos son ensordecedores e igual su llanto (en casa decimos ¡ya ha encendido la sirena!). A la intensidad le acompaña la insistencia: son persistentes y pertinaces.

¿Mejoran con el tiempo?

El diagnóstico, la identificación o la etiqueta, como quieras llamarlo sí que sirve. Sirve para calmar al padre, para ver que su hijo no está enfermo y para abrazar sus peculiaridades. No tienen malas ideas y su agitación no busca llamar la atención: es que realmente tienen algo dentro que les sobre excita. Pero la pregunta es ¿esto mejora con el tiempo?

Sí. Con el tiempo logran dormir más horas seguidas y entusiasmarse con algo que les haga olvidar la teta un rato. E incluso quedarse con otros cuidadores. Todo cambia cuando andan por sí solos y pueden explorar el mundo. Siempre que puedan volver a ti para calmar su ansiedad (les sobre excita lo mucho y también lo poco).

Si necesitas un refuerzo como madre en la crianza de tu hijo, esta semana comienzan dos seminarios en los que he puesto lo mejor de mí. Uno se llama Crianza sin agobios, para una maternidad sin estrés ni culpa y el otro El Reino de Dios está en Nosotras, para un enfoque espiritual del proceso de ser madre. Si te sientes llamada, te espero dentro.

Por favor, comparte con los incrédulos, el bebé de alta demanda existe, pero no es simplemente un niño llorón.

¿Quieres una consultoría personal de tu caso? Me tienes a tu disposición en el la Consultoría Niños de Altura, mi orientación para padres de niños con Alta Demanda, Alta Sensibilidad o Altas Capacidades.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

10 comentarios sobre “El bebé de alta demanda existe y no es un niño llorón

  1. Tengo la gran suerte de tener un pequeño (precisamente el pequeño de mis tres hijos) de alta demanda. Y sí, no es que la falta de sueño de haya vuelto loca, creo que es una suerte porque igual que piden mucho son niños que dan mucho, muchísimo más. Cuando exige que lo tenga en brazos me agarra las manos para que lo abrace porque quiere que esté con él. Eso es amor del bueno 😍 y cuando quiere jugar y jugar a cambio irradia la felicidad más sincera. Agotan, pero recompensan. Curiosamente al leerte me he dado cuenta de que con quien mejor relación tiene mi pequeño demandante es con su hermano mayor, con altas capacidades. Nunca lo había relacionado.
    Tu blog y tu forma de entender la maternidad son una luz entre tanto estrés y materialismo. Un abrazo.

  2. Tal cual. Mi pequeňo guerrero es intenso en todo. Todas las caracteristicas las tiene. Me costó 1 aňo adaptarme a su energia, pero ahora, no puedo imaginarme la vida sin él y sin lo que hemos aprendido juntos. Mi hija mayor, alta sensibilidad y él, alta demanda. Un regalo del cielo esta bimaternidad.
    Gracias por compartir tus experiencias. Te leo siempre. Abrazos desde Islandia.

    1. Es curioso lo que dices, más o menos las madres sienten que el primer año es el más retador. Y que no es tanto por el niño, sino por la capacidad de asimilación de la madre. Te abrazo desde tan lejos (o tan cerca).

  3. Hola Bea. Si es posible y puedes, me gustaría que hicieras un post hablando sobre el bulling en adolescentes y niños sobre porque sucede y como debemos los padres actuar y enseñar al niño. Yo lo sufri de adolescente y se pasa muy mal. Creo que seria un buen post para todos. Abrazos y gracias

  4. Justo hoy leia un post de una doctora que decia que los bebes de alta demanda no existen, que simplemente son bebes llorones y que ella, si mira hacia atras, pensaria tambien que sus hijos fueron de alta demanda.
    Estoy segura que esta seňora, ni por asomo tuvo bebes de alta demanda, porque lo hubiera sabido, fijo.
    Yo diria que los bebes de alta demanda se caracterizan por su intensidad. Son bebes intensos en cada cosa que hacen, en su comportamiento…y no siempre de manera negativa. Mi hijo puede ser tan intenso en una rabieta como en darte un abrazo.
    Eso si. Nunca pensé que me enamoraria tanto de él por su intensidad (aunque a veces me sienta desbordada…)
    Me gustaria pedirte un post sobre como gestionas tú las intensas rabietas de tu hijo.
    El mio puede pasarse horas llorando, gritando, en tension…si no encuentras la manera de calmarlo (que no siempre funciona la misma) y la causa, puede ser simplemente que quiere teta y no la tiene en el minuto siguiente en el que la pide.
    Pero…cuando consigue relajarse y calmarse, te llena de besos y abrazos y puedes sacarle la sonrisa con una simple mirada.
    Me gustaria leer tu experiencia.
    Gracias mil por estar ahi.
    Abrazos.

    1. Uy Natalia, no logro recordar, pero sé que leí también ese post. Y le contesté si no recuerdo mal. La razón de escribir este post fue lidiar contra los estereotipos que hablan de este tipo de niño como una etiqueta caprichosa y alucinada. Espero poder compartiros más adelante, pero son varios los estudios científicos que ponderan este tipo de excitabilidad e intensidad sensorial en los niños, no es ninguna broma ni ninguna ilusión de la crianza contemporánea. Me quedo con la idea del post porque me parece de lo más interesante.
      Gracias por todo, amiga

  5. Ahora me siento mas tranquila o segura, supe desde que ella era recién nacida que era alta demanda. Ahora con nueve meses y todo por descubrir me hace disfrutar al verla disfrutar aunque se frustre muchas veces. Todos los puntos que has tocado para describir un bebe de alta demanda coinciden con su comportamiento. Ya se que no estoy sola en esto y puedo buscar información relacionada. Gracias por tu post. Te seguiré.

Deja un comentario