Minimalismo

Reducir la maleta versión minimalista

reducir la maleta

Si quiere reducir la maleta para tus vacaciones, el enfoque minimalista puede hacerte viajar ligero este verano. Gracias a la vida como músico de mi marido, hemos viajado por todo el país y esto, sumado a nuestro bagaje minimalista con niños nos ha dado las claves para poder viajar con poco sin echar en falta nada.

Hace dos años te conté cómo viajábamos 5 con una maleta (Gombo tiene su propia mochila cuando nos desplazamos). Algunos de los trucos eran aprender a doblar la ropa, cosa que no me enseñó primero Marie Kondo como suele pasar, sino la española Ana Gallo con un libro que te recomiendo encarecidamente. Se titula ‘¡Socorro!: Manual de supervivencia doméstica’. Es la Biblia para la casa y uno de los pocos libros que conservo en mi biblioteca. Otro truco consistía en reducir el neceser de maquillaje y los artículos de higiene, para lo que pueden serte útiles artículos como este sobre el maquillaje cápsula o este otro sobre los artículos de higiene personal que ya no uso. Hoy te cuento algunos trucos más para viajar ligero.

5 tips para reducir la maleta

  • Reduce tu ropa a una muda menos que días de viaje. Esto es, si viajas por tres días, elige dos mudas. Si no puedes lavar tu ropa allá donde vayas, con esto te será suficiente (a excepción de la ropa interior). Para viajes para periodos más largos en los que tengas la ocasión de lavar y secar tu ropa, puedes incluso reducir más. Estas vacaciones haré 10 días fuera y planeo usar 5 prendas de ropa, que suponen 3 o 4 combinaciones: un vestido, un vaquero corto, una falda, y dos camisetas. A esto le sumaré unos zapatos, unas chanclas, el bañador, la ropa interior y un pijama. En breve te contaré si estas cuatro combinaciones utilizando cinco prendas fueron suficientes para todas las actividades planeadas.
  • Piensa en el tipo de tejidos que echas a tu maleta. Escoge tejidos que transpiren o combínalos con camisetas interiores que lo sufran. Si tienes la ocasión, busca ropa de tencel (Lyocell), un tejido biodegradable y sin sufrimiento animal. Está hecho con celulosa de eucalipto y requiere menos agua en su procesamiento que fibras como el nylon. Además de no necesitar lejía para el blanqueo. El tencel recoge mejor la humedad y la expulsa más rápido y esto evita el moho y los malos olores. Además se arruga poco. Otros tejidos que no se arrugan son los sintéticos como el elastano, la viscosa o los acrílicos. El inconveniente es su producción pero puedes hacer como yo y conseguir ropa de segunda mano o de antiguos excedentes como hace la marca Susisweetdress. El algodón 100% o el lino, se arrugan bastante a pesar de ser una opción más respetuosa.
  • Reduce tus libros. Jamás pensé que diría esto con mi trayectoria de lectura pero meter 2, 3 o 5 libros en la maleta aumenta el peso y nos resta disponibilidad. Aunque creamos que por fin tendremos tiempo para leer, lo cierto es que la lectura a veces es otra manera de tener nuestra mente ocupada en otra tarea más y no conseguimos desconectar. El verdadero descanso vendrá cuando no tengas nada en que ocupar tu mente. No solo el cuerpo necesita dejar de moverse de vez en cuando. Disfruta de la compañía, del paisaje, de los sonidos. Si aún así quieres llevar varias obras, un Kindle u otro lector digital es la versión más cómoda para tu maleta.
  • Ve libre de ‘botecitos’ de plástico. En casa utilizamos jabón sólido como gel y como champú y este mismo te sirve para lavar la ropa. No llevamos desodorantes, ni perfumes, ni desmaquillantes, ni cremas. Para limpiar, exfoliar y desmaquillar uso cosas como una toalla de microfibra, una esponja de luffa o el cepillo en seco (pronto te daré más detalles de esto). Agua y basta.
  • Si viajas con más personas, compartid el uso de ciertos objetos. Por ejemplo podéis optar por llevar un solo cargador de móvil y cargar por turnos. Un solo peine. Un solo jabón. Una sola pasta de dientes. Un boli. O incluso un bolso (el bolso mágico de mamá lleva de todo).

Espero que te haya sido de utilidad sumado al post anterior y estas vacaciones sean bien ligeras para ti. Aprovecho para decirte que desconectaré en agosto y no publicaré más contenido hasta septiembre. Te espero entonces con más seminarios, más minimalismo y más vida feliz.

Si aún no lo tienes, puedes aprovechar el verano para leer mi libro ‘Ni todo tú, ni todo hoy’ para aprender a priorizar desde lo sencillo.

Nos vemos pronto. Bea.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

Deja un comentario