Alimentación

Galletas saludables para niños ¿Qué debes evitar?

galletas saludables para niños

Encontrar galletas saludables para niños en el supermercado parece un imposible. De hecho lo es. Las mejores opciones andan escondidas en herbolarios, tiendas a granel, o están por hacer en tu propio horno. Pero sé que tus días son más que largos y que meterte a cocinar no es tu primera opción. Así que hoy te doy unas pautas para mejorar la elección de las galletas en casa. Si dejar de tomarlas no es una opción en casa, podemos optar por escoger las ‘menos malas’.

Recuerda que la galleta no es un alimento necesario, sino un dulce procesado que no debe ser un imprescindible diario en la dieta del niño. Los hidratos de carbono de una galleta son fácilmente obtenibles en otros alimentos primarios como los cereales integrales cocidos, las legumbres, las frutas o las verduras. La fruta es y será siempre la mejor y más fácil opción de meriendas infantiles como defiende el cocinero Juan Llorca. Pero sí, sé que tener unas galletas saludables para niños en casa, resuelve las delicias de los niños (y de los papás).

¿Existen las galletas saludables para niños? ¡Empieza por evitar esto!

  1. El azúcar blanco no debe ser el primer ingrediente de una galleta. Si además consigues que no sea ni el segundo ni el tercero, mejor. Si son galletas sin azúcar ¡genial! Pero ojo con los edulcorantes artificiales porque son una peor idea que el azúcar para los comprometidos estómagos de los niños. Generan diarreas e irritabilidad. Además, algunos son hasta 200 y 600 veces más dulces que el azúcar blanco (aspartamos, sucralosa, acesulfamo K…). Entonces ¿qué sentido tiene? Queremos normalizar el paladar del niño, no sobreexcitarlo haciendo que la comida real sea la opción sosa de la vida. Las Artiach de nata 0% azúcares por ejemplo, no llevan azúcar. Pero su primer ingrediente son los edulcorantes artificiales (isomaltosa, xilytol y sucralosa). Tiene más edulcorantes que harina y son edulcorantes muy potentes.
    Si el azúcar encabeza el listado de ingredientes, quiere decir que la cantidad de azúcar es superior a la de harina. Es decir, que es demasiado.
    Lo habitual es que el azúcar sea el segundo ingrediente en una galleta comercial de marca conocida. Pero existen galletas donde el azúcar no aparece. Ni los edulcorantes. Maxitos es un ejemplo de ello. Los ingredientes te los di en este post.
    ¿Quieres un ejemplo de galletas cuyo primer ingrediente es el azúcar? Oreo bañadas en chocolate (blanco y negro) o las Chips Ahoy! XL.
    Otras formas de azúcar menos visibles son el jarabe de glucosa, la dextrosa, la miel… algunas galletas llevan azúcar blanco y también siropes, melazas, jarabes… Escoge galletas con un solo endulzante.
  2. Apuesta por galletas con un alto contenido en cereales. Es decir, que el trigo sea el principal ingrediente y no solo porque esté en primer puesto. También porque especifique con exactitud el porcentaje de cereal que tiene la galleta. Es preferible que estén hechas con harina integral al cine por cien o al menos con una mezcla de harinas que no se basen en trigo blanco. Ya hay más galletas de espelta, arroz, avena… o mezcla de cereales. A mayor cantidad de cereal, menos azúcar y otros ingredientes. Desconfía de las galletas que no indican el porcentaje de cereales porque, como en el caso del chocolate, cuando no se especifica es porque es bajo. Las marcas con un alto porcentaje en cereales están orgullosas de ello y lo anuncian en la caja. Lo habitual en las marcas más conocidas no rebasa el 68%. Pero tú puedes ser exigente, y encontrarlas con más de un 70% de cereal (es todo un reto, aviso).
  3. Di no a las grasas total o parcialmente hidrogenadas. Di no a la grasa de palma o palmiste (tengo un artículo sobre el por qué aquí). Escoge aceite de oliva o aceite de girasol alto oleico. Aunque las grasas hidrogenadas son de origen vegetal, se comportan como grasas saturadas. No todo lo que la industria hace con los vegetales es una maravilla.
  4. Cuantas menos E-, mejor. Los aditivos están fuera de nuestros conocimientos sobre alimentación y a menudo compramos productos con aditivos desconocidos con efecto perjudicial. En la página web e-aditivos puedes comprobar todas tus dudas. Aditivos frecuentes y perjudiciales son el carragenato o carragenanos (E-407), glutamato (E-621) o butilhidroxianisol (E-320).
  5. No te compliques la vida con una galleta. Simplifica su contenido. Una galleta que tenga cereales, azúcar, leche, huevo, soja, aceite y vitaminas puede parecer una buena idea. Pero es demasiado trabajo para el estómago de un niño. Proteínas diferentes compitiendo por ser digeridas en un mismo bocado. Esto puede causar mal humor, malestar, cansancio o irritación en tu hijo. 
  6. Mejor de tu tierra. Si además están hechas en tu país, no contribuyes a la contaminación por transporte, favoreciendo el trabajo de las empresas km0.
  7. Evita exceso de plásticos. No compres paquetes que contengan paquetes individuales y enfócate en embalaje de papel y cartón. No solo buscamos bueno para tus hijos sino bueno para el planeta.

Las galletas no matan a tus hijos

Siempre tengo presente la frase de Paracelso: “Todas las sustancias son venenos, no existe ninguna que no lo sea. La dosis diferencia un veneno de un remedio”. Comúnmente se resumen en ‘El veneno está en la dosis’. Y esa es una gran verdad de la alimentación. Las galletas no matan a tus hijos. No hagamos culpable a la comida, sino a los hábitos, porque de lo contrario criminalizamos la alimentación. Queremos que los niños tengan una relación de naturalidad con la comida: comemos para nutrirnos. Es divertido, es placentero, no hay tensión ni negación. Los hábitos serán los que diferencie a un niño bien alimentado de otro con deficiencias (o excesos).

Pero aunque una galleta no mate a tu hijo, ten presente que no es comida, sino ‘comestible’. Julio Basulto tiene un gran artículo aquí titulado ‘La galleta María es tan “bollería” como el croissant’.

Si deseas una receta para hacer en casa, Yurena de Ecoblognonoa tiene aquí una receta que probamos hace poco en casa. Vegana y saludable. A los adultos nos gustó pero, para serte sincera, no hubo tanta suerte con los pequeños. ¡Pero las hicieron ellos! Y eso ya mereció la pena. Aquí está la foto:

ecoblognonoa

La alimentación sencilla y sin estrés con nuestros hijos también forma parte del training ‘CRIANZA SIN AGOBIOS’. Empezamos esta semana y puedes ver toda la descripción aquí.

Comparte con otros padres para empezar a dar pequeños pasos. No te obceques en hacerlo perfecto, trabaja por hacerlo mejor. 

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

2 comentarios sobre “Galletas saludables para niños ¿Qué debes evitar?

  1. Las galletas esa gran lucha en mi casa…😟, Solo en el desayuno, a veces toman fruta pero eso no dura más que un par de días. Es el único momento en que las toman y les cuesta cambiar de habitos

Deja un comentario