Alta Sensibilidad

Detectar y reducir el estrés en niños de alta sensibilidad

estres y alta sensibilidad

¿Te gustaría saber cómo reducir el estrés en niños altamente sensibles? ¿Te gustaría saber cómo evitar que se sobreestimule? Hoy traigo nuevo colaboración con la experta María Mateo, de Cuentos para Crecer. Con este post y esta microcharla de María, sabrás por qué el umbral de estrés de tu hijo parece tan bajo, cómo detectar cuándo es demasiado para él y cómo evitar a corto y largo plazo que pierda la calma.

Pincha sobre el video para visualizarlo

¿Por qué se sobreestimula tu NAS con facilidad?

La razón fundamental es que su umbral de gestión de estrés es más reducido que el resto de personas que no son PAS. Su ansiedad es producto de su capacidad para captar más información que el 80-85% restante de la población. Su sistema nervioso es más fino y está más desarrollado por lo que recibirá más información de forma simultánea. Además, procesan dicha información en mayor profundidad. Imagina que trabajas como cajero y de repente tienes un tropel de clientes demandando que les cobres a la vez. El colegio, un supermercado o un cumpleaños infantil le reportan un exceso de información simultánea que deberá digerir con calma. Y con tu ayuda.

¿Cómo detectar que tu niño de alta sensibilidad está sobrepasado?

Los síntomas comunes de detección son:

  • Comportamiento regresivo: Reclamar el chupete ya superado, perder el control de esfínteres, actuar como un niño pequeño… etc.
  • Bloqueos e irritabilidad ante detalles o actividades que antes no le molestaban.
  • Reacciones exageradas como llanto, ira, tristeza profunda.
  • Manifestación de dolores físicos: es común psicomatizar el estrés en el estómago o la cabeza. Mamá me duele la barriga o Mamá me duele la cabeza es un mantra frecuente. No subestimes su dolor porque es real y verdaderamente doloroso.
  • Manifestación de alergias o atopias en la piel.
  • Insomnio o dificultad para conciliar el sueño.
  • No querer ir al colegio. Asociado a todo lo anterior, puede actuar de forma infantil, mostrar comportamiento irritable, llorar a la entrada o decir que les duele mucho la barriga minutos antes de que suene la campana.
  • Deseo de aislamiento. Necesidad de estar solo.

¿Cómo reducir el estrés en niños de alta sensibilidad?

Cuando esto ocurra, debemos seguir el siguiente protocolo de 5 pasos:

  1. Cíñete a las rutinas: Le ofrecen seguridad y reducen su estrés. En periodos de ansiedad, no introduzcas novedades en su horario, limítate a seguir el guion de vuestros días. Aunque estos niños sean altamente creativos y curiosos, las rutinas les aportan el equilibrio y la estabilidad que necesitan. Las novedades serán bien recibidas en periodos de calma y con previo aviso.
  2. Planifica momentos de inactividad: Los niños NAS precisan de menos actividades programadas, extraescolares y eventos que el resto de niños. Asistir a varios cumpleaños en una misma semana puede no ser la mejor idea para tu hijo de alta sensibilidad (ni para una madre PAS). Hasta que el niño aprenda a autoregularse, la planificación será tu responsabilidad. Ofrece con cautela estos momentos de sobreestimulación y deja espacio entre uno y otro. Es preferible no apuntar a un niño a extraescolares si no es decisión suya y es especial a un NAS. Quizá necesite asistir menos días que el resto o incorporarse de forma gradual al grupo. Una tarde sin planificación ni salidas puede ser reconstituyente.
  3. Brinda más afecto: Sitúate a su altura, abrázalo. En lo personal, me funciona arrodillarme, abrazar a mis hijos y respirar profunda y pausadamente de manera que ellos puedan oírlo y acompasar su respiración a la mía. De esta manera y sin palabras, reducimos la tensión juntos. Abrazos más largos antes de entrar a clase o incluso un paseo o unas cosquillas, pueden hacer magia con tu hijo.
  4. Protege su sueño: En especial en estos momentos, pauta la hora de descanso y cumple los horarios. Evita que postergue la hora de acostarse pidiéndote más de un cuento o levantándose repetidamente. Los niños altamente sensibles están más inestables con déficit de sueño.
  5. Minimiza sus decisiones: En estos días, no eleves su nivel de estrés ofreciéndole múltiples posibilidades. Elige un desayuno que sepas que le agrada, prepara la ropa que le gusta, pon en el coche una canción que le divierta…

¿Cómo prevenir el estrés y la sobre-estimulación de un NAS a largo plazo?

reducir el estrés en niños

  1. Rutiniza los días. Mismo horario para comer, misma hora de ir a la cama o días concretos para algo. Por ejemplo, estipulad un día concreto para hacer la compra. Los niños de alta sensibilidad no son amigos de las sorpresas y la improvisación y necesitan más tiempo para asimilar los cambios y las novedades.
  2. Estad juntos. Sé que la frase ‘tiempo de calidad’ suena muy digna y oportuna pero lo que tu hijo necesita es tu presencia. Aunque suponga tiempos de aburrimiento. Necesita verte mientras juega, tenerte en casa mientras hace sus actividades, compartir cosas contigo, conversar, contactar. No es necesario que lo hagáis todo juntos pero será importante compartir momentos y habitaciones con frecuencia.
  3. Contacto constante con la naturaleza. Planifica encuentros con el entorno natural en parques, haciendas, reservas naturales… Si no vives cerca de una zona verde, procura que en tu casa haya plantas o flores. La compañía de un animal puede ser un aliado agradable para tu hijo altamente sensible. Ellos tienen una conexión especial con la vida, no dejes que se pierda. Cuidado con el tema zoos: los niños altamente sensibles poseen una gran concienciación y sentido de ética y justicia. Ver animales enjaulados puede conseguir el efecto contrario al que persigues.
  4. Reflexionar y hablar con tu hijo sobre sus preocupaciones. Su don de palabra y su capacidad para expresar emociones y empatizar, facilita la conversación en familia. Permite que comparta sus problemas contigo, aprecia su conversación y no juzgues o pongas en duda sus temores.
  5. Abrázalo. El afecto es clave con tu hijo de alta sensibilidad. Tócale, dile ‘te quiero’ a menudo. El amor es lo más importante.

***

Otros recursos:

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

5 comentarios sobre “Detectar y reducir el estrés en niños de alta sensibilidad

  1. Lo de “Mamá me duele la barriga o Mamá me duele la cabeza es un mantra frecuente” le ocurre muchas veces al salir del cole a mi hijo. .. A veces, yo creía que era cuento para no ir a la extraescolar de kárate. Antes de saber sobre alta sensibilidad, le obligaba a ir “coaccionada” un poco por la opinión de otras madres que entendían que si se lo permitía un día, haría siempre lo que le diera la gana… Muy buen artículo, gracias por vuestro trabajo, chicas!! 😊

    1. Gracias a ti por compartir tu experiencia y normalizar este detalle. Cuando era pequeña me llevaron de médico en médico para ver qué me pasaba ¡y nunca había nada! Es bueno tener la información. Te abrazo.

  2. Yo pienso que también transmitimos como padres mucho a nuestros hijos.
    cargaba hace unos meses con una culpabilidad por tener que hacerles madrugar a las 8 al colegio por de no poder llegar a los entrenamientos de fútbol de prisa a todo lado olvidándose de llevarles Meriendas.
    llegábamos a casa a las 20 muertos del cansancio apenas con tiempo para estar juntos la irritabilidad de los más pequeños se notaba.
    Este año me enfrento a dejarlos a desayunar comer y merendar en el colegio sin culpabilidad por que no puedo estar corriendo a todos los sitios con la ansiedad de no llegar a ninguno, me he dedicado a observarles a estar con ellos este último mes en sus adaptaciones al colegio y supe que no nesecitan clases de fútbol, piscina inglés…
    Supe que se complementan entre ellos desayunan juntos y tienen mucha complicidad y preocupación unos por los otros por si comen por si les pegan otros niños están más charlatanes escucho sus carcajadas entre paredes
    y cuando al final de la tarde les recojo salen felices de verme y pasamos toda la tarde juntos.
    soy madre soltera .

    1. Andrea, creo que has dado con la clave. Todo es más sencillo de cuanto nos quieren vender. Algunas necesidades son creadas y aprehendidas pero no son connaturales a nosotros o a nuestros hijos. Por cierto, me gustaría saber cómo consigues que aguanten a las ocho en la cama jaja. Yo tengo aquí a la pequeña desde las cinco. Abrazos y feliz semana.

      1. Hola Bea
        llegábamos a casa a las 20 de la noche entre los baños y la cena nos daban las 21:30 para dormir pero recuerdo que mi hijo de cuatro años se quedaba dormido en la mesa cenando.
        los levantó a las 7:15 todos los días el último viernes en la noche después de toda la semana la pequeña de 3 años cojio su peluche y me dijo adiós me voy a dormir estáva cansadisima.

Deja un comentario