Crianza

¿No te apetece jugar con tu hijo? Haz esto

jugar con tu hijo

¿A veces no te apetece jugar con tu hijo? ¿Escuchas Mami, ¿juegas? Y no sabes dónde meterte? Hoy desgranamos por qué nos ocurre esto y cómo actuar en estas situaciones. Jugar con tu hijo es un regalo para él y también para ti. Aunque a veces puedas verlo como un castigo.

Es importante que el niño aprenda a ser autónomo también en el juego y sepa crear escenarios y aventuras sin tu ayuda. Pero es igual de vital que compartáis juego juntos. No se trata de ‘enseñar a jugar’, que en todo caso sería al revés con ellos como maestros. Se trata de tomar parte en su labor más importante. Jugar es su trabajo, su lenguaje, su campo de batalla. Y tú eres tan especial, que te da el honor de invitarte.

¿Por qué no te apetece jugar con tu hijo?

Entre los motivos más comunes están los siguientes: te aburre, piensas que tienes otras cosas más importantes que hacer, te sientes ridículo/ ridícula o no sabes bien cómo hacerlo. Sí, esto último es posible porque con la adultez anulamos nuestra imparable creatividad y olvidamos cómo se inventa un juego. ¡Pero todo es practicar!

Veamos las situaciones de forma individual. En el siguiente cuadro observaremos cuál es nuestra resistencia y actuaremos en consecuencia.

No me apetece jugar porque

Acción

Estoy cansadoExisten formas de juego que pueden implicar un auténtico descanso para ti. El Floortime o tiempo en el suelo (alfombra) es una terapia para usar con niños con dificultades de comunicación. Pero también es una excelente herramienta para juego con poca actividad física. Esta terapia desarrollada por Stanley Greenspan consiste en 20-30 minutos de juego a la misma altura que el niño, con conexión directa a través de la mirada. No te hablo de la terapia en sí, sino del modelo de estar sentados junto al niño. A veces el niño solo quiere compañía y podéis leer cada uno vuestro libro en la alfombra.
Ese juego no me gustaIntenta empatizar con los gustos de tu hijo ¿Qué es lo que le gusta de ese juego? ¿Hay una razón ética / educativa para que no juegue o se trata de tus gustos personales? Ofrece alternativas: No me apetece jugar a esto pero ¿qué tal si…? Lo importante es el juego juntos.
Tengo que hacer otras cosasHazte las preguntas que desarrollo en mi libro Ni todo tú ni todo hoy para distinguir qué es importante: Esa tarea ¿me necesita a mí o se puede delegar? ¿me necesita ahora o puede esperar? ¿Está alineada con mi propósito de vida o el juego con mi hijo queda por encima?
Me siento ridícul@Evidenciar esto al niño le hace pensar que el juego tiene algo de vergonzoso. Pero tú sabes que esto no es así. Simplemente te sientes desubicado en tu papel de adulto montando a caballito o peinando muñecas. El juego es IMPORTANTE para tu hijo, no es una broma ni una caricatura de ti. Deja tu ego fuera, estáis regalándoos comunicación y creatividad.
Me aburre jugar con mi hijoOfrece alternativas de juego con el que podáis disfrutar ambos y negociad. A veces no se trata de jugar con un objeto sino de compartir momentos como ir al campo, al parque, a casa de unos amigos que os gusten a ambos, escoger un libro e inventar el contenido… etc.
No sé jugar. Se me da malNo hace falta cursar estudios para hacerlo sino respetar nuestra parte más creativa. Si te sientes torpe, deja hacer al niño. Él será el guía. Deja que escoja los personajes e incluso lo que ocurrirá. Déjate llevar y disfruta del lento proceso de seguir sus pasos. Si tienes dudas, pregúntale. Olvídate de los juegos dirigidos por adultos y sumérgete en la invención del niño aunque te parezca no tener pies ni cabeza.

¿Qué decir cuando no nos apetece jugar con el niño?

Es importante escoger bien las palabras. Para él no es una invitación trivial y no debemos ser condescendientes con la respuesta. Seamos agradecidos con el niño y démosle una alternativa o un momento futuro para el juego. Por ejemplo:

  • Gracias hijo, sabes que me gusta jugar contigo. Ahora debo terminar una tarea de casa, pero jugaremos cuando la termine. (NO LE MIENTAS. Si prometes jugar cuando termines, así será)
  • Ese juego parece muy divertido pero mamá está cansada en este momento. ¿Crees que podríamos jugar a esto cuando llegue papá?
  • Sí, creo que podríamos divertirnos, pero no me apetece jugar ahora. Tal vez tu herman@ quiera jugar contigo ¿le preguntamos?

¿Qué no debemos hacer?

Jugar debe ser un placer para ambos, no una obligación. Así que en una comunicación sincera, debemos estar dispuestos a expresarle al niño cuándo no nos apetece jugar. Pero no delegues siempre ni lo postergues demasiado: a veces un juego de palabras, una actividad breve o unas cosquillas y abrazos hacen respirar al niño más que una película o un parque de bolas. Lo desestimes los pequeños juegos a lo largo del día.

Tampoco lo mandes a jugar con la pantalla. Tableta, YouTube, televisión, consola… es muy cómodo, lo sé, y en ocasiones límite no debes juzgarte por usarlo como recurso. Yo misma lo hago cuando me deshago por las esquinas. Pero es mucho mejor establecer tiempo de interacción con las pantallas donde papá y mamá puedan participar, que convertirlas en el canguro de turno.

Si a la frase ¿Mamá juegas?, contestas Coge la tableta un ratito, toca revisar cuándo fue la última vez que jugaste con él y cómo estás de desentrenado, estresado o en desequilibrio. Sé que amas a tu hijo y no quieres buscarte un sustituto para su atención. Estamos muy a tiempo de dejar de ser padres cómodos.

¿Por qué es importante jugar con tu hijo?

El juego compartido con papá y mamá favorece la autoestima del niño: lo que hago es importante y a mis padres también les gusta. Tu manera de reconocer su juego es aceptar compartirlo. Es darle tiempo para jugar. Tan importante como decir ‘te quiero’ es decirle ‘quiero jugar contigo’. Trasládalo a la visión con tu pareja :¿Cómo te sentirías si tu pareja te dice que te quiere pero nunca quiere ‘jugar contigo’? El amor se riega día a día.

Con el juego conjunto puedes ayudarle a gestionar sus emociones dándole alternativas de respuesta en juegos de roles. Le ayudas a comunicarse y a desarrollar sus habilidades sociales. En el juego los niños aprenden respuestas que pueden formular en la vida real. Además, el juego desarrolla su creatividad de formas tan infinitas que me haría falta otro blog para abordarlo.

Pero lo más importante es que jugar con tu hijo, le hace feliz.

Por favor, comparte para que más padres disfruten jugando.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto cada 15 días .

2 comentarios sobre “¿No te apetece jugar con tu hijo? Haz esto

  1. Hola Bea. He descubierto tu blog hace poco y me gustan muchas ideas que das. No esta relacionado con el post pero si me pudieras ayudar te lo agradeceria un monton. He dejado de usar cremas y maquillaje,por salud y por mi misma. El caso es que suelo tener los labios secos,y con el frio se me agrietan. He probado a ponerme un poco de aceite de oliva per el efecto me dura poco…que usas para hidratar los labios a lo largo del dia? Muchas gracias!!

    1. Hola Vane. Lo primero es saber por qué sueles tener los labios secos y revisar los hábitos de hidratación, alimentación, etc. El aceite de oliva no funciona para todos, prueba con el aceite de coco o con el de sésamo si eres una persona de pies y manos frías. Espero que haya suerte 🙂

Deja un comentario