Embarazo, parto y posparto·Ser múltiples

Mellizos por sorpresa

 

SONY DSC
#madre3x2

Cuando Fresa tenía unos dos años y medio, decidimos que la queríamos tanto tanto como para darle un hermanito. Pero ni por asomo se nos pasó por la cabeza pensar que nos estábamos metiendo en un reto un poco más difícil. Hicimos diana a la primera y en nuestra primera ecografía el médico dijo: «Todo está bien, solo es un bebé». Yo no entendí a qué venía ese comentario, ni le di vueltas. Hasta la siguiente ecografía en la que nos dijeron que los DOS estaban muy bien. Esta frase vino después de las caras raras que pusimos al ver esa extraña ecografía con dos bultos que yo, inocentemente, pensaba que era la avanzada tecnología enseñándome a mi bebé de frente y de perfil. «¿Es que nadie os ha dicho que son dos?». Mi marido y yo nos miramos muy nerviosos, nos reímos, pensé fugazmente en la ruina y la vida en tiendas de campaña y respondimos con un ingenuo «¿Cómo?»

Pues efectivamente, allí había dos bolsas y dos placentas, dos apartamentos que estarían habitados según supimos más tarde por un niño y una niña (esto de los sexos es algo a lo que todo el mundo añade: «Qué bien os ha salido» como si la variedad fuera un plus, que me sigue chirriando). Yo no sabía que tenía una lejanísima herencia genética y ese mismo día, navegando incrédulos, [COSA QUE NO TE CUENTAN] descubrimos que los mellizos devienen por parte de la madre, que ovula más de un óvulo al mes y que la probabilidad de tenerlos de forma natural era de 1,8%. Y aunque los porcentajes están trillados, ese me hizo sentir fabulosa: esto era un regalo especial y si venía a nuestra casa es porque podíamos hacerle frente así que, BIENVENIDAS, CIRCUNSTANCIAS.

Sobre cómo le dijimos a la familia que eran gemelos, os diré que mi marido llamó a mi suegra pidiéndole información sobre cómo tramitar el libro de familia numerosa. Se lo tuvo que preguntar varias veces porque ella insistía, claro está, en que aún no teníamos ese derecho, hasta que cayó en la cuenta. Yo llamé a los míos para decirle que habíamos salido de la eco y que todo se veía genial, «Estad tranquilos porque los dos están bien». Y la respuesta, indefectiblemente era: «Ah, vale. ¿Cómo que los dos?»

El efecto nunca se pasa, a mí me sigue pareciendo increíble.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Mellizos por sorpresa

      1. Tengo un niño de 4 años y estoy embarazada de 24 semanas de mellizos. En la primera eco nos dijeron que veían 2 bolsas, yo no entendía nada, nunca lo imaginé, no tenemos antecedentes y nos pilló de sorpresa. Así que imaginar mi cara, la ginecóloga se empezó a reír y nosotros la seguimos con una risa nerviosa. Ahora estoy emocionada como en mi primer embarazo, aunque más preocupada por si algo no sale bien.

        1. ¡Enhorabuena! la preocupación es, lógicamente, doble. Yo no estuve preocupada en el primer embarazo y sin embargo en el segundo, temía mucho de las ecografías, rezaba porque siguieran siendo dos. No estás sola con tus miedos, Cristina, gracias por compartirlo.

  1. Mi peque también venía con un hermanito, aunque finalmente no siguió adelante y se quedó con toda la barriga para él sólo.
    En mi segundo embarazo, que se interrumpió en la semana 10, también venían dos…
    Así que estoy casi preparada para que a la tercera vaya la vencida y pasemos a ser familia numerosa! Tal vez sea una total inconsciente, pero me haría muchísima ilusión!!
    Un abrazo!

Deja un comentario