Lactancia

Dar el pecho a mellizos en la cama

t-shirt_1_grande
Camiseta diseñada por la gran Olimpia Zagnoli, de venta en www.clodomiro.com

Esto del título fue toda una intriga para mí durante semanas. ¿Cómo se apañan las mamás de múltiples que hacen colecho? Para nuestra familia el colecho es un método de supervivencia supremo. He leído por activa y pasiva textos de defensores y detractores y cuando llevas muchas horas sin dormir da igual los argumentos que esgriman estos últimos porque los niños acaban en la cama. Aún empezando en su cuna. Ahora bien, al principio y con la cesárea (dormir de lado no es tan buena idea en la recuperación más inmediata), me levantaba, me sentaba y usaba el cojín de lactancia (único o gemelar, según estuvieran de revueltos, pero por lo general los despertaba para apremiar). Después daba mi reino por un sueño continuado y busqué por internet mi duda ¿cómo lo hacen las mamás de múltiples? [COSA QUE NO TE CUENTAN] ¿Se puede dar el pecho a la vez y tumbada? (Colmo de la pereza, lo sé).

Si como yo ya habéis navegado, habréis visto fotos muy complicadas de aquellas que se ponen de lado, ponen un bebé abajo y el otro arriba con un cojín que sostiene el de abajo. Esto de aplastar a un bendito con una almohada, lo descarté de inmediato, qué culpa tiene el de abajo de que yo esté perra… Otra extraña opción que encontré fue, también de lado, poner a un bebé con los pies hacia la almohada y el otro en la dirección contraria. Juro que lo probé, pero me quedé a medio camino porque aquello no tenía ningún sentido. Y la postura más bonita y aparentemente cómoda es aquella en la que la madre se sitúa boca arriba con una almohada en cada brazo y allí que monta un niño a cada lado. Esto me encantó pero ¡ah! no había caído en la cuenta de que las mujeres de la foto tenían al menos 3 tallas de pecho más que yo, quedándome corta. Si como yo, dar el pecho a dos criaturas os hace que parezca que os habéis operado, no habrá manera humana de hacer que esos pechos caigan a los lados. Descartado todo ello probé incluso a ponerme a cuatro patas cual vaca y lo único que conseguí fue un dolor de cabeza.

Mi conclusión fue que yo, con mis circunstancias físicas, no podía dar el pecho a los dos y tumbada, así que la opción que sigo es la siguiente para colechar y no tener que levantarme, dejándolos comer mientras yo sigo dormida (la magia está en el ambiente, lo sé): El señor padre duerme a un lado de la cama y yo duermo de lado en el otro extremo, básicamente con el culo fuera. Limón y Mandarina duermen en el centro, o para ser sincera, en mi mitad de la cama. Y enganchado se queda el que le toque. Cuando el de atrás reclama, los roto. Evidentemente cada uno tiene un pecho (esto de la repartición de pechos lo explicaré en otro post), así que a veces doy el pecho más inclinada que otras. Como duermo hacia el lado izquierdo, cuando doy el pecho izquierdo puedo abrazar al bebé; cuando doy el derecho, me roto más y pongo el brazo derecho en la almohada.

Espero que mi explicación sirva a alguna que, como yo, se haya vuelto loca buscando en Google.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Deja un comentario