Desarrollo personal·Embarazo, parto y posparto

¿Esperar 3 meses para dar la noticia?

Aizone-19
Sagmeister & Walsh (http://www.sagmeisterwalsh.com/work/)

En mi primer embarazo, como tantas mujeres, esperé los tres meses socialmente indicados para dar la noticia de que estaba embarazada. Salvo a mi familia nuclear, a quienes no pude evitar contárselo un poquito antes, todos los demás se enteraron cuando supuestamente habíamos superado la etapa de mayor riesgo de aborto, el primer trimestre. La estadística nos dice que uno de cada tres embarazos, no sigue adelante.

Sin embargo, al estar embarazada, formarte y escuchar historias, asusta y sorprende a la vez, saber que los bebés no solo se pierden en el primer trimestre. Así de desagradable. Y siempre hay personas con poca inteligencia emocional dispuestas a contarte la historia de la amiga de su prima, que perdió el bebé con seis, siete, ocho meses «estaba como tú ahora».

La prevención por no contarlo antes, protege de no tener que dar explicaciones a posteriori si se produce un aborto espontáneo. ¿Pero acaso se puede disimular algo así? En mi segundo embarazo no esperamos nada. Digo más, yo le decía a las amigas que estaba embarazada antes de haberme hecho siquiera la prueba porque el nivel de hormonas doble [COSA QUE NO TE CUENTAN Y QUE CONTARÉ] me hizo verlo clarísimo. Y sí, escuché aquello de ‘es muy pronto’, ‘los embarazos dobles son embarazos de riesgo’…etc. Pero esto fue una decisión discutida con mi pareja: Si los pierdo, necesitaré la ayuda de todos. Porque la ilusión fue tan enorme (¡doble!) que no creía estar preparada para la pérdida.

La misma sociedad que alaba el estoicismo, la entereza y la resiliencia, pide comprensión y empatía. Pero ser empático sin datos,es ser adivino. Si perdía a Limón y Mandarina, me tendrían que levantar del suelo con una pala y hubiera querido que todos, amigos, familia, vecinos, me ayudaran a superarlo.

Estadísticas hay muchas, tantas como estados emocionales tiene el ser humano y esta decisión es tan personal como el momento por el que atravieses, pero lo que hizo que mi enfoque cambiara es darme cuenta de que mi felicidad quería salir, yo quería contarlo. ¿Quién había inventado lo de callar? ¿Desde cuándo hay que omitir algo tan bonito? Y si no funciona, quiero a mi equipo conmigo, apoyándome desde el conocimiento. Yo quiero que lo sepan.

[mc4wp_form id='2449']

8 comentarios sobre “¿Esperar 3 meses para dar la noticia?

  1. Tienes toda la razón, si tiene que pasar algo malo se necesita el apoyo de los cercanos. Además es una noticia tan bonita que dan ganas de gritarlo al universo. Yo en este primer embarazo esperé mucho hasta contarlo, inquietud innecesaria que la próxima vez me ahorraré. Escaqueándome de comer embutidos, beber alcohol y siempre dando escusas absurdas!

  2. Más de acuerdo no puedo estar.
    En mis tres embarazos ha sido saberlo y contarlo. Qué ilusión!!!
    No podría haber soportardo callarme algo tan grande!!!
    Admiro la fuerza de las mamis que deciden no contarlo…xq sé, q yo, no la tendría.
    Y, desde luego, comprendo a muchas mamis que lo hacen tras sufrir una pérdida. Debe ser muy difícil conllevar sentimientos tan contradictorios como la ilusión y el miedo.
    La vida no me ha hecho pasar por momentos así, por lo q doy las gracias infinitamente, pero imagino que quizá entonces todo hubiera cambiado.
    Las situaciones vividas nos condicionan. Y, en este tema, tan importante para nosotras, ni qué decir.
    Bssssitoss

  3. Yo aquí estoy, siguiendo la norma establecida… Cosas de la primera vez, supongo. Seguro que la segunda, si Dios quiere que todo vaya bien, la inquietud y la perplejidad serán menores y no pasarán cosas como salir corriendo a urgencias porque tienes un poco de flujo que quizás, y según le dé la luz, quién sabe, parece que tira un poquito a oscuro. 😉

  4. totalmente de acuerdo!!! estoy embarazada ahora mismo y en cuanto lo supe lo conté a los cuatro vientos. El dolor si lo pierdo, para mi, va a ser el mismo y no tengo porque ocultar a la gente que quiero mi felicidad y mis ganas de compartirlo con ellos, ni mi tristeza (si ocurriese). Quien criticó mi decisión precisamente no era de los más allegados…el resto comparte conmigo estos momentos y son capaces de entender si me siento cansada, no tengo ganas de fiesta o ni siquiera puedo salir de la cama! yo creo que cada uno debe decirlo cuando le apetezca y olvidarse de lo «políticamente correcto».

    1. No hay leyes y eso es fabuloso. Tienes mucha razón con aquello de poder compartir el cansancio. Es muy triste ver a mamás muy cansadas en el trabajo guardando silencio, perdemos humanidad.
      Enhorabuena de corazón, te deseo un camino lleno de alegría con este bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *