Ser múltiples

Mellizos, ‘como la noche y el día’

_20160408_110539
Ilustración de Javier Jaén

Últimamente, al ver a los niños en el carro, la gente me dice que se parecen, pero lo cierto es que no se parecen más que dos hermanos nacidos de distintos partos. Después me preguntan si tienen hambre a la vez y tienen sueño a la misma hora, a lo que me dan ganas de contestar que también sincronizan sus cacas. La verdad es que los mellizos son dos personas distintas y a veces muy, muy distintas.

Mandarina es tranquila y risueña. Es un bebé fácil donde los haya. Se duerme sola y llora para pedir comida o para que le cambies el pañal. Más que llorar, se queja. Cuando Fresa la aplasta, tose discretamente. Y todos mis amigos quieren un bebé así, de libro.

Limón es… Su opuesto. Es nervioso, tiene la fuerza del hijo de Xena y su actividad más frecuente es llorar. Limón llora y llora y llora. De día, de noche. Y lo cierto es que no le pasa nada grave, la pediatra ha insistido en que a veces te tocan niños así, niños llorones. Y aunque esa explicación me desquicia (‘yo soy así, mato personas’), nos hemos hecho expertos en calmar lo que parece imposible. Ya me veo capaz hasta de parar tormentas con mi mano, estoy esperando a que llueva para probar.

Y las comparaciones son odiosas. Siempre. Pero también inevitables. Así que a las señoras les digo que no, que realmente no se parecen pero que los quiero igualito igualito.

[mc4wp_form id='2449']

Un comentario sobre “Mellizos, ‘como la noche y el día’

  1. Qué razón tiene, sin duda cada niño tiene su personalidad y su forma de ser. A veces la gente se piensa que los gemelos y los mellizos son la misma persona partida en dos, y se equivocan tanto! Desde bien pequeñitos dejan ver su personalidad. Que la gente diga lo que quiera.. Tu a disfrutar de ellos 🙂

Deja un comentario