Desarrollo personal

Adiós al sujetador de lactancia

f20caf24c276daf2ae48bcd7a1b27add
Bueno, quem

Hoy me ha llegado ese bonito momento de revelación en que le digo adiós a los sujetadores de lactancia y le doy la bienvenida a los sujetadores de humana común. Porque los sujetadores de lactancia, aún con sus bordados, sus lazos y sus colores… son feos y ortopédicos. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Pero evitarlos en los inicios de la lactancia es un imposible: son los que menos daño hacen a los pechos doloridos y pesa menos mojarlos en leche cual galleta maría. La verdad es que para dar el pecho no te hacen falta sujetadores especiales [COSA QUE NO TE CUENTAN], sino que cualquier sujetador se puede bajar con la manita para sacar la teta. Lo más fácil es sacar un pecho por un sujetador sin costuras, pero también lo puedes hacer con uno de copa que no ajuste demasiado. Así que ayer compré dos sujetadores normales y fabulosos en rosa y blanco y con ellos viviré a partir de ahora para evitar que los pezones de madre lactante sean una fiesta en estas camisetas veraniegas que ya empezamos a ponernos. Recoger a mi hija del bus escolar con estos indiscretos sujetadores de lactancia era un engorro. Ahora, con los normales, hasta puedo lucir escote, que si no dime tú dónde están las ventajas estéticas de amamantar mellizos.

Una de las incómodas sensaciones que me ahorro es ese momento en que has salido a la calle sin abrochar una de las aperturas y tienes un bonito lío bajo la camiseta. También es cierto que esto lo puedo hacer ahora que, con cinco meses, la lactancia es más ligera: Limón y Mandarina comen más veloces y el tiempo entre tomas empieza a ser más largo. Esto va de la mano con que hace menos frío, nuestra movilidad es mejor y mayor, y mamá también quiere verse guapa de parque en parque y aparecer por compromisos adultos sin revisar la visibilidad de los pezones.

¿Y vosotras? ¿Cuál es vuestra relación con los sujetadores de lactancia?

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “Adiós al sujetador de lactancia

  1. Yo ya tengo tres sujetadores de lactancia sin aros que me resultan más cómodos que mis sujetadores pre-embarazo, todos con aros y bastante armados. Tomo nota para cuando el príncipe Jaime IV sea menos bebé, ¡gracias! 😉

Deja un comentario