Desarrollo personal·Lactancia

Dar el pecho duele

Matt Dorfman para New York Times
Matt Dorfman para New York Times.

Al contrario de lo que el título pueda vaticinar, este es un post para animar, no para desalentar. Es un post para todas aquellas que darán el pecho en breve y han escuchado por activa y por pasiva que la lactancia no debe de doler. Y así es, pero es una verdad parcial. Dar el pecho no debe ser tormentoso pero no está de más decir a las próximas mamás del planeta que los primeros momentos serán dolorosos [COSA QUE NO TE CUENTAN]. Nunca insoportables, y si a tal nivel llega, algo estamos haciendo mal. Lo cierto es que, siendo el dolor una sensación subjetiva, resulta difícil medir en qué escala está el dolor que sientes:

  • He empezado a dar el pecho, creo que el bebé se agarra bien pero el inicio de las tomas arranca de manera dolorosa. Puedo soportarlo pero ¿será siempre así? No creo que mi lactancia sea prolongada. 

Si te sientes identificada, este es un post para la resistencia. El dolor punzante del principio (esa sensación de gatitos con diminutos dientes invisibles), desaparecerá. Pero es necesario que el pezón se encallezca, proceso que puede alargarse durante dos, tres semanas, dependiendo de la sensibilidad de cada mamá. Es frecuente escuchar historias de primerizas que han dado el pecho durante una, dos semanas precisamente, sin llegar a cruzar la línea en la que el pecho deja de sufrir esta recién estrenada función de alimentar. Tus pezones se harán fuertes y llegará un momento, nada lejano, en que el bebé se enganchará a tu pecho y apenas sentirás nada, o desde luego, nada desagradable. La hipersensibilidad de la mama en el embarazo, se modifica en la lactancia hasta construir un pezón resistente a prueba de tirones, bocados y eternas tomas.

Nadie me dijo esto y además, se me olvidó antes de volver a dar el pecho por segunda vez (así es nuestra mente con el dolor). Desconozco por qué se tapa esta realidad y se nos vende únicamente el hermoso vínculo emocional y el orgullo de alimentar a tu cría. Pero cuando lo comentaba con el resto de madres, todas coincidían en esta verdad como un piano, que al principio, dar el pecho duele. Me apena mucho que las madres desistan de dar el pecho en función de este dolor iniciático, por múltiples razones obvias: por lo bueno que es para el bebé, por la unión madre-hijo que genera, así como por la calma que puedes proporcionar a tu hijo, por la economía y por la comodidad: en una boda, en el metro, en el parque… solo te costará aguantar un poquito. Si el dolor viene acompañado de grietas, sangre o mastitis, necesitas ayuda de tu matrona o tu centro de salud, pero si por el contrario, el dolor viene solo, es NORMAL. Y se irá, mami, desaparecerá sin hacer nada, sin cremas ni geles, el pezón ganará la batalla y la lactancia podrá durar hasta que tu bebé y tú decidáis.

Hay un video de COZYBEBE que siempre recomiendo y que a mí me ayudó enormemente a entender el correcto agarre del pecho durante el amamantamiento. Si vas a dar el pecho, te recomiendo encarecidamente que dediques cinco minutos a ver este video porque son cinco minutos que te ayudarán toda la vida. O especialmente que te ayudarán con ‘su’ vida.

¡Ánimo campeonas, no desistáis!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

5 comentarios sobre “Dar el pecho duele

  1. Gracias por los consejos!! La verdad es que la lactancia es algo que no se habla ni se comenta y a lo mejor como dices tú se olvida… nada, toca tenerlo en cuenta y como dices, resistir. Un besazo!

  2. Las que vamos a ser madres agradecemos tu honestidad, Bea! Es mejor llamar a las cosas por su nombre que caerse del guindo y darse cuenta, de repente, de que eso también duele. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *