Ser múltiples

Alimentar mellizos a la vez

IMG_20160510_100647
Mandarina y Limón en su carro gemelar.

Desde que a los cinco meses comenzaron a comer fruta, mi casa se ha convertido en una frutería, entre la que Fresa, su papá y yo tomamos y la que sus hermanitos devoran. Tan pequeños como son, no se le escapan al menos 4, 5 piezas de fruta entre los dos cada día. Lo bueno de hacer fruta para dos es que nunca me sobra: lo que uno no acaba, lo acabará el otro, que con Fresa era un engorro andar con las mitades de una pieza de fruta por el frigo o acabar su puré porque ‘da pena tirarlo’.

Ahora que logran (a veces), dormir algo de siesta a la vez (¡milagro! ayer llevaba a Mandarina en la bandolera y a Limón en el brazo libre y cuajaron), también despiertan a la vez y con un hambre pareja. Les trituro la fruta cantando para quitarles esa cara descompuesta que la batidora les pone y llega el dilema ¿cómo le doy la fruta a la vez?

Esto ya fue un dilema irresoluble cuando los cereales vinieron trayendo el biberón a sus vidas. Yo era capaz de dar el pecho a los dos a la vez pero el biberón es harina de otro costal, lo empujaban con la lengua, se llenaban de leche, les entraba aire… Probé a acostarlos en la cama sobre cojines, a dárselo en las hamacas, a tener a uno en brazos y el otro en la cama, a inclinarlos en la cuna… la mejor solución era esperar a su papá y repartirnos los mellizos, dando el biberón con atención o, los días que al menos uno de ellos se mostraba paciente, hacerlo uno por uno y amén.

Con la fruta, aún siguen siendo bebés que no saben sentarse: entiendo la lógica de quien defiende que con lactancia materna exclusiva los bebés no deben probar alimento hasta los seis meses, momento en que lo harán sin necesidad de triturar. Y hasta que las tronas entren en nuestra vida, estas espaldas blanditas necesitan un truco para alimentarse en tándem. Así que, solución, he recurrido al carro gemelar, nuestro Baby Monster Easy Twin para mantenerlos sentados mientras alterno cucharadas. Tienen poca espera, y se les hacen un mundo los milisegundos que tardo en cargar la cuchara de uno tras el otro pero me ha resuelto las tardes de fruta donde, viéndome sola, introducir la fruta era un acto heroico. Ayer mismo Fresa quiso echarme una mano con Mandarina y alguna cucharada dio.

Concebimos el carro gemelar como un instrumento de paseo, pero el hecho de que sea en paralelo, nos puede ayudar a resolver muchos momentos donde los mellizos se sincronizan: cuando los dos quieren dormir a la vez puedo pasearlos por casa, cuando los adultos comemos pueden acompañarnos a la mesa a su manera y ahora con la fruta, será un gran aliado.

Y vosotras, mamis de dos ¿cómo os habéis apañado los días en que no tenéis ayuda?

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

9 comentarios sobre “Alimentar mellizos a la vez

  1. Las dos tronas juntas. Yo en el medio y alternativamente. Ahora ya comen solos, aunque tenemos que estar yo o mi marido supervisando. Se sientan a la mesa uno frente al otro y yo presidiendo (o mi marido) y supervisando.

  2. Yo no te puedo ayudar mucho, mi hija se impacienta sólo con el rato que tardo en llenar la cuchara.. Imagino que con dos la historia debe ser muy complicada! Pero si Fresa ya te ayuda también 🙂 la cuestión supongo que es ir encontrando la manera de que os vaya bien.

  3. Cuando empezaron con el biberón los ponía en el cojín de lactancia como cuando les daba pecho y cuando empezamos con la fruta, en la hamaquita una cucharadita para cada uno. Y la de kilómetros que hemos hecho en casa con el cochecito gemelar para conseguir una siesta ? Ánimo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *