Minimalismo

Consumir lo que no necesitas te desgasta

Marion Fallole.jpg
Ilustración de Marion Fayolle

Consumir lo que no necesitamos nos desgasta. ¿Te has preguntado alguna vez por qué una tarde de compras por ocio con los niños agota más que una tarde de parque con ellos? Son los mismos niños, quizá el mismo recorrido a pie, quizá las mismas horas. Pero la necesidad existe en uno de los casos y se inventa en el otro. Abusar de la comida desgasta nuestro organismo y también lo hace el consumir demasiada tecnología. En suma, adquirir aquello que no precisamos, nos desgasta.

Consume solo aquello que necesites realmente y deja ir lo que no.

Los cupones de descuento están bien si ofertan algo que pensabas comprar. Si te fuerzan a una compra doble por el ahorro que publican, descártalo. Si te empujan a una compra hoy para no perder la oportunidad mañana (y sabes que no lo necesitarás ni hoy ni mañana pero el quizá y el precio te tientan), olvídala. La ropa de tu armario que no usas desde hace mese… años, te compromete y te desgasta porque no maximizas tus pertenencias.

La comida que se caduca en tu nevera te desgasta porque no compraste de manera sensata y ahora se vence dejándote en evidencia. Aquel bestseller enorme que no es tan bueno como para hacerte sacar más tiempo para leer, te desgasta desde la mesilla de noche. Y ese curso online al que te has apuntado para mejorar tus oportunidades remotas y que estudias sin ánimo, también te desgasta.

El otro día en el parque, mi hija Fresa jugaba con una amiga y ambas venían preocupadas porque una chica de allí las molestaba y ya no iban a ser sus amigas. Pues está muy bien, les dije. No hace falta ser amigas de todo el mundo. Porque sí, las amistades que no necesitas también te desgastan. Los compromisos de un tiempo anterior que no aportan valor a tu vida actual, no tienen por qué capturar tu tiempo.

Hay cosas que siempre desgastan porque son necesidades inventadas y nunca fueron reales, como la televisión para vivir una vida que no es la nuestra o la comida basura. Otras cosas que consumimos desgastan por su exceso, o porque las consumimos a destiempo.

Consume lo que realmente necesitas, disfruta de tu tiempo y deja pasar lo que no te hace falta. No temas decir: gracias, pero no lo necesito.

Dedica unos segundos a pensar qué pequeñas cosas te desgastan y libérate de ellas.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Un comentario sobre “Consumir lo que no necesitas te desgasta

Deja un comentario