Desarrollo personal

Ser generosa es darlo TODO

ella-with-her-mother-cinderella-2015-38055602-2048-1536.jpg
Cenicienta y su mamá

Aunque no hemos conseguido terminar la película, nuestra última fascinación a la hora de jugar con mi hija mayor y yo, es Cenicienta (de Kenneth Branagh, 2015). Y digo que no hemos terminado porque Fresa quiere ‘salir en una película de mayor‘, lo que viene siendo actriz (además de bailarina y pintora), y como con sus tres años maneja el mando de la Play que es gloria, vuelve atrás continuamente hasta aprenderse las escenas de memoria, escenificarlas sola, escenificarlas conmigo, escenificarlas con muñecas… hasta el infinito. No hemos pasado del baile y le encantan los momentos de drama (que son unos cuantos).

La figura de la madrastra es algo que genera mucha fascinación en los niños (y cuesta explicar que solo son malas en los cuentos) pero conseguimos que entendiera lo fundamental: la mamá se muere y el papá se casa con otra mujer. En esas, hay una escena donde la madre de Cenicienta se está muriendo y tiene una emotiva despedida de su hija en la que le pide perdón y le da el mejor de los consejos para su vida: Sé generosa y ten valor‘. Y aprovechando las películas para educar, esta frase nos ha perseguido durante dos semanas. Sé generosa y ten valor.

Pero con tres años, casi cuatro ya, el mundo de las emociones es complejo, y con él los adjetivos abstractos para definir a las personas, como generosa. Comenzamos por la ley básica:

-Mamá, ¿a que generosa es compartir?
– Sí, ser generosa es compartir y dar lo que tienes.

tumblr_nky0e7RFxq1up9akao1_500

Con los días, fue ampliando el significado de generosa.
– Mamá, ¿a que generosa también es amable?
Pues sí, también podía ser, porque te das a ti misma y compartes lo mejor de ti.
– Mamá, ¿a que generosa es cariñosa?
Pues también, no podía negárselo, porque derrochar cariño es también ser generosa.

En unos días, Fresa había asociado muchos adjetivos positivos a la fórmula prodigiosa de la generosidad y no hay nadie más sabio que los niños desde su inocencia.Verdaderamente ser generosa lo engloba todo y una mujer generosa es una mujer que lo entrega todo. Se puede ser generosa con la básica asociación de compartir objetos o con algo menos visible como ser generosa con tu tiempo. Puedes ser generosa con tu afecto, haciendo que salga de ti algún mimo que haga feliz al de al lado. Puedes ser generosa con tu paciencia, entregando incluso la que te falta, y con tu fuerza física, agotándote por otros. Esto, sin ir más lejos, es la condición de ser mamá porque

una mamá es generosa con su tiempo, y da a sus hijos todo el que tiene, sacando tiempo en las noches para ella, comiéndose la comida fría (esto es algo que me molesta mucho y que la maternidad de tres me está ayudando a tolerar) para atender las necesidades apremiantes de los pollitos, dando besos curativos cuando no tiene ánimo ninguno, cediendo la parte más rica de las meriendas, o generando fuerzas inusitadas cuando su cuerpo está pidiendo cama.

Ser mamá te enseña a ser generosa en tu máxima expresión.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “Ser generosa es darlo TODO

Deja un comentario