Minimalismo

¿Cómo beneficia a tus hijos vestir de segunda mano?

pexels-photo-45982.jpeg

A todos nos han ofrecido ropa de otros niños al anunciar que estábamos embarazados. Según tus gustos, economía o principios, la habrás aceptado o no, pero ¿te has planteado adquirir ropa de segunda mano en tiendas especializadas en ello para tus hijos? Hoy en día no hay padre que no albergue la tendenciosa frase de: para mis hijos lo mejor. ¿Pero qué significa ‘lo mejor’? Para muchas familias, esto de dar lo mejor a sus hijos se traduce en tener un hijo único al que asistir en todo capricho económico. Pero lo mejor no siempre es inédito ni necesita ir precintado.

Parece que la crisis ha traído a España las tiendas de segunda mano que tan habituales resultan en el norte de Europa. Sin embargo, nuestro concepto de adquisición y de posesión tiende a desvirtuar esta manera de vestir y esto resulta casi sacrilegio si hablamos de vestir las delicadas pieles de nuestros niños. Más aceptado está el hecho de vestir ropa usada de la familia (hermanos, primos), las amistades (tienes que tener mucha suerte para esto) o los vecinos (que viva nuestro barrio bueno).

Vestir de segunda mano es más económico pero no vengo a hablarte de dinero. Gracias a Dios tenemos dinero para vestir a nuestros hijos, pero no se trata de no gastar en el armario de tus hijos, se trata de educar en sostenibilidad y sentido común. A la obvia ventaja del precio de las prendas de segunda mano (en bebés los precios se vuelven tan irrisorios como 1, 2 y 3€), se unen otras tantas de las que quiero hablaros:

  • Esta ropa está ya producida y aún tiene vida útil, esto quiere decir que no contribuirás a más gastos de producción y transporte, lo que se deduce en menos contaminación.
  • Esta ropa viene sin embalar, así que en tu casa no entrarán más plásticos innecesarios, etiquetas, precintados, pegatinas… mi consejo es que vayas a comprar con tu propia bolsa de tela para hacer una compra redonda.
  • Es más fácil encontrar tejidos de calidad. Para que aquella ropa haya llegado hasta allí una vez usada, es preciso que su calidad haya extendido su vida a lo largo del tiempo. En una tienda de segunda mano es mucho más sencillo encontrar tejidos de buena calidad, lo cual suele ir ligado a tejidos orgánicos como la lana o el algodón orgánico.
  • No estarás obligado a vestir la moda de temporada. Con cada estación, las compañías textiles elaboran conjuntos de temporada, con sus respectivos colores, lo cual, más que ampliar posibilidades, las restringe. Aún recuerdo una semana entera que pasé buscando una camiseta roja para una actividad escolar de mi hija, a razón de que, según las dependientas, esa temporada no se llevaba el rojo, sino el coral. ¿Estamos locos? La ropa de segunda mano no es ropa pasada de moda, este concepto es muy pobre. Pasada de moda está la ropa de 1800 pero no la encontrarás en estos comercios.
  • Encontrarás ropa que enamora con mayor facilidad. No se trata de básicos de Inditex, sino prendas que tienen la suficiente chispa como para que sus dueños la valoraran en consecuencia y quisieran donarla o venderla para ser reutilizada.

Aún hay gente que piensa en las energías negativas de la ropa, como si usar una camiseta de otra persona te convirtiera en una amenaza espiritual. Para consolar a quien tiene arraigada esta concepción, te diré que si alguien ha dado en donación una prenda, se trata de una persona concienciada con la ecología, la humanidad o al menos la austeridad personal: no parece un perfil del que sospechar.

Otro prejuicio para rechazar esta ropa es el de la higiene. Estamos obsesionados con la limpieza de los tejidos ajenos pero estos comercios no aceptan ropa manchada o con olor. Lo usual es que la traten ellos mismos y de no ser así, puedes lavarla en casa antes de usarla. Es más, visto así deberíamos lavar aquella ropa que adquirimos en las tiendas, que ha viajado (demasiado), que ha pasado de mano en mano, que ha sido empaquetada, embalada y tintada con químicos.

16859530047_af133a4718_b.jpg

Con esto educas a tus hijos en la horizontalidad. No son mejores que el resto de niños, sino que conforman un círculo con otros niños. Y explico esto: cuando con Fresa elijo la ropa para donar no le digo ‘Esto es ropa para los niños pobres’. Esta frase nos sitúa en el lado de los ricos y tampoco creo que podamos (debamos o queramos) situarnos ahí. ‘Esta ropa es para otros niños que podrán usarla’. En la descripción de este círculo vuelve a aparecer ella cuando la ropa de segunda mano aparece en casa: ‘Esto es ropa de otros niños que ya no la pueden usar’. Para los niños no hay malas energías, ni falta de higiene, sino otras niñas y niños que vistieron aquel vestido o camiseta el día de su cumpleaños. Adora la ropa que le presta su prima porque la admira y podérsela poner supone haber crecido: ‘¡Qué suerte tienes, ya puedes ponerte el vestido de la prima!’

Seguro que ahora te apetece buscar tiendas de segunda mano en tu ciudad. No pierdes nada por ir… y mirar.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

9 comentarios sobre “¿Cómo beneficia a tus hijos vestir de segunda mano?

  1. Existe también una web española de ropa de segunda mano genial (no sé si es adecuado que la ponga o no, ya me dices), que trabajan genial. En Sevilla por ejemplo también hay varias no sólo de ropa y yo he conseguido todo lo esencial de mobiliario en una… Es mucho ahorro y además, luego volveré a venderlo en ella cuando deje de darle uso. Doble ahorro.

  2. Lo siento, sigo sin convencerme en mi familia por muy mala que fuera la situación y no tuvieramos para comprar muchas prendas con 2 o 3, y vernos como retratos, lavarla esas pocas prendas hasta que se les hicieran agujeros pero eran nuevas, ya sea higiene o por que creo tener el derecho a estrenar y no usar lo que otros desecharon, eso pienso.

    1. No es mi intención convencerte, Andrea y me alegra que tomes tu propia determinación. Bajo mi prisma, tenemos el derecho a vestido, pero no considero que tengamos ‘derecho a estrenar’. Si estrenar implica felicidad en vuestras vidas, elegidlo. Este blog habla siempre de mi pequeña experiencia y en apoyo de la utilización de recursos ya existentes. Agradezco que aportes tu punto de vista, feliz día.

  3. Hola mamá valiente!!

    Hace un par de semanas que descubrí tu bog y me tiene FAS CI NA DA! estoy en tu curso de crianza sin agovios y estoy encantada! de verdad, me parece fascinante tu manera de ver las cosas, de como las explicas y la simplicidad de todo ello.
    Realmente no somos conscientes de todo lo que tenemos y mucho menos de todo lo que derrochamos!!!
    En casa, sin ser minimalistas, siempre que afrontamos una compra nos cuestionamos..¿es realmente necesario? ¿Lo vamos a usar? Me gustaria ir un paso mas allá y concentrarnos en lo esencial, en ver mas alla del gasto…(estoy en proceso de captar a mi marido ya que me parece una visión muy muy buena para educar a nuestro hijo).
    De echo…esta tarde mismo voy a ir a curiosear una tienda de segunda mano donde suelo donar la ropa que no usamos (he hecho una limpieza que pa qué! despues de leer una entrevista tuya es verdad…engancha el irte deshaciendo de las cosas!!!) quiero mirar ropa para M (mi hijo) y de paso algunos retales de tela, me encanta hacer cositas en casa y buscar soluciones mas sostenibles.

    Muchas gracias por estar ahi y compartir un poquito de tu vida.

    Abrazos.

Deja un comentario