Minimalismo

¿Tu cuarto de baño respira?

Después de oír al bebé o al despertador, la primera estancia de casa que visitamos es el baño. Eso quiere decir que, después de nuestro espacio de descanso, nuestro recorrido diario pasa por esta estancia. Para que el día abra bien y con energía, necesitamos un cuarto de baño que respire y eso para nosotros en casa significa sencillez.

Como nuestra casa se construye cada día, no venimos ni mucho menos de un baño austero. He sido, como todas, consumidora de cientos de productos de aseo e higiene. A día de hoy, con mucho trabajo personal y de experimentación, tenemos un cuarto de baño tan lleno de aire y espacio (¡y luz!) que da gusto pasar por él. O por ellos, porque en casa tenemos tres baños igual de simplificados, tanto que es absurdo que tengamos tres ‘como manda la ley de las buenas casas’ (léase con ironía):

«Por descontado que la mayoría, al final, termina por poseer o alquilar una casa moderna con todas sus ventajas. Pero mientras que la civilización ha ido mejorando nuestras casas, no ha mejorado de la misma forma a los hombres que las habitan. Ha elevado palacios, pero elevar hombres nobles y reyes no es tan sencillo».
(Walden, Thoreau)

¿Cómo pudimos pasar de acumular productos a sentir que nos sobran baños? Te lo contaré, y te adelanto que no tenemos armarios y cajones a montones, lo que hemos reducido son las cosas que consideramos necesarias para el aseo. Empezamos:

IMG_20160630_172831

  • Todos usamos un mismo peine, el que veis arriba. Sí, el plástico no es la mejor opción, pero es un peine milenario que lleva conmigo mucho tiempo y es tan bueno que conservarlo es más ecológico que comprar otro nuevo de madera. Lo lavo a menudo con bicarbonato y agua caliente: si viajamos, con uno solo nos vale (niños, mamá y papá).
  • Niños y papá no usan desodorante. Yo ya expliqué en otro post que no uso pero en verano el sudor me agobia y antes que obsesionarme, uso bicarbonato sobre la piel limpia. Sencillo (lo veis en un salero).
  • Lo otro que veis en la foto es mi nuevo experimento (fase de pruebas), mi propia pasta dental en polvo. Encontraréis varias recetas en internet pero la base es arcilla blanca y bicarbonato de sodio, canela y gotas de aceites esenciales (menta, árbol del té… dependiendo de lo que busquemos). Con una buena alimentación, el esmalte de los dientes se regenera, pero ciertos tóxicos de las pastas comerciales generan una capa protectora que impide precisamente esto. Sus cosas buenas y sus cosas malas, no quiero convencer a nadie de nada, Dios me libre.
  • Arriba a la derecha veis los jabones que tenemos: Alepo, Aloe y Glicerina. Con ellos nos lavamos el cuerpo, la cara y el pelo. Aunque en esto último y salvo excepciones no me incluyo porque mi pelo es insufrible, ya os lo conté aquí y uso un champú vegano que huele rico rico a naranja. Para los viajes, el jabón en un tupper y a volar.
  • En verano, ni secadores, ni plancha, ni calefactor, así que el baño respira muchísimo más, si bien estos objetos suelen estar escondidos todo el año por salud mental (solo deja al alcance de tus ojos lo que uses MUY a menudo: peine, jabón, cepillos de dientes, pasta y toalla).
  • En la primera imagen veis que me he pasado a la microfibra para secar mi cara. Aunque con la buena alimentación ha mejorado muchísimo, a mi cara también le ha venido bien limpiarla con jabones naturales cada día y cada noche y secar con microfibra en vez de con la toalla de manos que usamos todos. Pequeños cambios que son económicos, estas mismas toallas las tienes a porrillo y en ofertas de muchas en los supermercados. Sí, las mismas de limpiar la cocina… ¡aunque guarda las de la cocina en otro lado!
  • Ese bote de tapón verde es un bote reutilizado para mi propio y MUY SENCILLO desmaquillante: 1 parte de manzanilla por una parte de aceite de almendras. Aunque he estado usando algodones que me quedaban, la idea es hacer mis propios parches desmaquillantes con una toalla vieja de propaganda. Veo por internet parches monísimos que la gente cose en algodón blanco pero para desmaquillar no creo que el blanco sea la mejor opción.
  • En general, he reducido muchísimo el maquillaje. Las mujeres tenemos miles de bases, colores, sombras, pintalabios… cada uno aguardando la ocasión especial. Personalmente empiezo a ver con desagrado las caras muy maquilladas incluso en grandes eventos así que también me lo apliqué a mí misma:
    • Fuera pintauñas. Basta olerlos para comprender su toxicidad. Tenerlos significaba que además, debía tener otro objeto paralelo, la acetona y que Fresa me pedía que le pintara las uñas una y otra vez. Fuera todos, mis uñas han mejorado notablemente.
    • Una sola crema todo en uno, sencilla y con pocos ingredientes para los días o ciudades que resequen la piel.
    • Una base BB Cream.
    • Barrita para las ojeras.
    • Polvos que en cuanto termine probaré a hacer yo misma (parece sencillo, con ingredientes naturales y buscando tu tono real).
    • un pequeño colorete melocotón.
    • Máscara de pestañas y kohl que también haré de forma casera proximamente -espera a terminar lo que tienes antes de inventar y gastar-.
    • Una barra de labios NATURAL. Nada de brillo, gloss o tintes festivos.
    • Eliminé todas las sombras de ojos. Después de hacer cursos de maquillaje profesional con MAC y aprender a pintarme como un pavo real, veo fuera de lugar esos colorines entre ceja y ojos. Igual he sido un poco radical.
  • Para el polvo y el kohl uso brocha y pincel, así que hay dos elementos más en mi baño que se unen a las pinzas, el cortauñas y el cepillo para limpiarlas, tres objetos que también son para todos.
  • El papá tiene bastantes menos cosas: la afeitadora, cuchilla y las lentillas. Esto último es cosa de dos y como él me he pasado a las desechables de un día porque las usamos bastante poco. Llevar gafas no es un horror, quítate eso de la cabeza. Pero sigo siendo presumida.
  • Los bebés no tienen colonias, ni champús, ni geles propios… sus objetos añadidos a nuestra lista son únicamente las toallas.
  • Escondidas en los armarios aguardan otras cosas, como una copa menstrual a la espera de cuando me llegue el periodo, el neceser para los viajes y el botiquín.

Y aunque dicho así me sigue pareciendo muchísimo, ¡eso es todo! Ni interminables tratamientos para el pelo, ni paletas de colores para el maquillaje, ni perfumes para diversas ocasiones. ¡Ah! Fresa y yo sí que tenemos coleteros y horquillas para el pelo. Más ella que yo, que tengo 7 horquillas negras y las gomas de pelo que ella y yo rescatamos de amigas que los olvidan o de la calle (los lavamos bien, no sufráis, es una idea de esta genial pelirroja zero waste).

Mi próximo deseo es un helecho para mi baño. Algo de verde que ayude a recoger la humedad.

¿A que con leerme te animas un poquito a hacer revisión de tus cosas? Es increíble la de muestras que llegamos a acumular. A ser posible no aceptes más minicremas, minigeles, minitonterías… Recuerda que menos es más. Para ti y para los tuyos.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

10 comentarios sobre “¿Tu cuarto de baño respira?

  1. Enhorabuena por el blog, lo encontré de casualidad (como suele pasar) y me enganché porque hablas de temas a los que yo también estoy dando vueltas (buena alimentación, reducir el azúcar, reducir el número de cosas -ropa, cremas…-, blw…) Estoy todavía unos pasos por detrás en cuanto a liberarme de potingues, pero tampoco me apetece un cambio radical si no poco a poco cambiar de hábitos. Gracias por colgar las fotos de la tripa (estás estupenda!) aunque no se vaya del todo, ver cómo mejora anima mucho. Has probado los hipopresivos de los que se habla tanto? Saludos :*

    1. Bienvenida Nara, gracias por entrar a leer. No he probado los hipopresivos aunque es verdad que hablan muy bien de ellos. He sido muy activa físicamente, chica de gimnasio… Me hacia mis dos horas diarias y eso sí que lo echo de menos, la intensidad, esa sensación… Pero por algo hay que empezar, tienes razón. personalmente opino como tú a la hora de hacer cambios, mejor de manera gradual, consciente y sensata. En del minimalismo llevo un año de trabajo y reducción y me queda muchísimo por hacer. Tener familia enlentece el proceso pero enriquece el resultado. Suerte amiga!

  2. Hola!! Acabo de encontrar tu blog y me encanta. Tambien tengo que decir que estoy a años luz de tu estilo minimalista, me queda un gran recorrido.
    Con este articulo me has recordado que tengo una caja de zapatos llena de perfumes y colonias de hace años que no sé què hacer con ellas. Me quiero deshacer de ellas però no sé como. No quiero hacer ambientadores, ni tirarlas por el vàter. Se te ocurre alguna idea? Tirar liquidos al contenedor tampoco me convence

    1. Bienvenida Cris, gracias por dejarme tus palabras. Los frascos de perfume y colonia pueden ir al contenedor verde. Para cosas más específicas, busca en OCU un punto limpio cercano: http://www.ocu.org/consumo-familia/nc/calculadora/calculadora-puntos-limpios
      Si se trata de colonia con alto contenido en alcohol (por ejemplo Nenuco), puedes echar un chorrito en el cubo de la fregona. Darás aroma y el alcohol te ayudará a limpiar. En cuanto a los perfumes, puedes gastarlos sobre flores secas para dar aroma a la casa pero ten en cuenta que suelen tener contenido hormonal. Yo me deshice de mi chanel n5 en cuanto me enteré lo que llevaba y cómo podía afectar a mi cuerpo así que a veces es mejor reciclar directamente.
      Me parece muy comprometido que no quieras deshacerte de ellos sin más, que sería lo más fácil. ¡Felicidades!

  3. Yo me compre hace 3 años un bote de chanel 5 que me recordaba mucho al olor de mi madre que en paz descanse , pero la verdad tambien he pensado vacias veces en el famoso contenedor porque la uso poco y mi marido odia el olor. Tambien hize una vez un curso de maquillaje con mac hace años y me desilusione porque me dejaron como una puerta barnizada. Jijiji. Sabeis tambien que los olores de algunos perfumes causan alergias respitarorias? A mi me ha ocurrido en algunas ocasiones. Gracias Bea por este blog ayudas mucho . Besos de valiente.

    1. Gracias a ti, Ana. Hay un documental fabuloso sobre los disruptores endocrinos que puedes que sacó la noche temática de la dos hace poco. No he conseguido encontrarlo pero seguiré buscando.

Deja un comentario