Ayudas y trucos

Jugando con rotuladores

Fresa, cada vez más cerca de los 4 años, es una fuente inagotable de imaginación y recursos creativos. Con ella aprendo juegos que no hubiera inventado en mil años y desarrollo otros incentivados por su propia energía. Hoy os cuento cuatro formas de divertirse con rotuladores que no consisten simplemente en pintar. Con respecto a eso, por cierto, aunque el mercado (occidental y asiático) nos tiene surtidos de libros para colorear, aconsejo que tengáis siempre para vuestros niños LIBRETAS VACÍAS. Lo que sale de ahí no tiene nombre.

  1. LAS FAMILIAS: Lo sitúo el primero porque es sin duda nuestro favorito, el más fácil y versátil, el más sencillo y el más divertido de los cuatro. Este es creación absoluta de Fresa y consiste en jugar con los rotuladores como si de muñecos se tratara. Es curioso cómo según los colores distribuye los roles de madre, padre, bebés, primos… Con rotuladores gordos, estándar, es igual, porque siempre acaban compartiendo mesa todos juntos, en una historia que suele repetirse donde llaman a la puerta y vienen más y más miembros de la familia. Esto es lo que de toda la vida se entiende como ‘jugar con cualquier cosa’ y claramente viene de una niña que cuando la castigamos sin juguetes nos dice: «¿puedo jugar con los deditos?»… Algunas cosas son irrefrenables. Os puede parecer una tontería, pero a esto se puede jugar incluso en casas de amigos que no tienen juguetes ¡pero sí un escritorio!
    colour-pens-352259_1280
  2. CEBOLLAS CON PELUCA: Este sin par nombre es un juego familiar que ya hacía con mis hermanos. Normalmente adquirimos las cebollas con las hojas cortadas, solo el bulbo, pero con la cesta ecológica de los miércoles hemos vuelto a las cebollas con peluca, esos bulbos con enormes hojas verdes. Blancas o moradas, es igual, le pintamos una cara con el rotulador y tenemos una enfadada, otra sonriente, una muy presumida… todas con un bonito cabello verde. ¡Recordad lavarlas antes de consumirlas!
    IMG_20160721_120050
  3. ¡DESPERTAD!: Para este juego necesitamos revistas o periódicos pero lo que mejor nos funcionan son las revistas de bebés (sí, esas a las que estás suscrita y están REBOSANTES de publicidad). Este juego consiste en despertar a los bebés y mamás que andan dormidos por las páginas -intrigas publicitarias-. ¿Cómo? Pintando ojos en los párpados con los rotuladores. He aquí un ejemplillo:
    _20160803_002747
  4. TATUAJES: Este último juego es sencillamente lo que suena, hacernos tatuajes con los rotuladores en la propia piel. Para esto aconsejo los rotuladores lavables y lo más eco-friendly posible a razón de que, como supongo sabréis, los rotuladores, amén del plástico con que están fabricados, son bastante tóxicos. Suelo hacer coincidir este juego con la antesala al baño para borrarlos pronto de la piel pero tengo que confesar que un día nos fuimos al parque con todas las piernas de Fresa tatuadas y fue la niña más molona del barrio. Hoy en día podéis encontrar con facilidad en el mercado rotuladores lavables y algunas marcas los presentan ‘no tóxicos’. También los podéis encontrar ecológicos y libres de formaldehído aquí (ojo a esta página, uno de mis fichajes en Waldorf y juguetes increíbles).

Y con esto y un bizcocho ¡a divertirse que es verano!

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

2 comentarios sobre “Jugando con rotuladores

Deja un comentario