Alimentación

Bebés crudiveganos

bebés crudiveganos

Hace tiempo que quería hablar sobre algo que me trae de cabeza. Algo que ha mejorado mi vida mental, física y espiritual. La opción por una dieta crudivegana o Raw Food (puedes bichear un resumen aquí). Si bien no al 100%, en un alto porcentaje de mis elecciones dietéticas diarias. Si no has oído nunca la palabra, no te asustes porque es algo bien sencillo (cómo no iba a serlo viniendo de una minimalista). Si sigues Mamá Valiente desde hace un tiempo, verás que hemos ido higienizando la dieta en casa. Eliminando procesados, azúcares, harinas blancas, exceso de sodio, leche de vaca, arroz blanco, café y otros tóxicos.

¿Es posible minimalizar la dieta aún más? ¿Simplificar, limpiar e ingerir lo esencial, lo que verdaderamente nos traerá salud y energía? Sí que se puede. Ingiriendo más frutas y verduras en su estado original. Esto es, crudas y preferiblemente de procedencia orgánica y local.

¿Qué es crudiveganismo?

El crudiveganismo aboga por no cocinar los alimentos por encima de 42-45º para evitar la pérdida de nutrientes y enzimas. Lo que obviamente deja fuera la ingesta de cereales, legumbres, patatas, berenjenas… Y evidentemente la proteína animal. Es por esto que actualmente no soy crudívora 100%. Esto es bastante personal (si tenéis interés por esto podéis buscar sobre ‘Raw Till 4’, crudo hasta las 4 de la tarde). Cada uno tiene que valorar sus niveles de energía, sus necesidades nutricionales, sus gustos personales e incluso su fuerza de voluntad.

Soy muy afortunada de estar llevando el seguimiento de Lola Mora (de Desenvuelta Lifestyle, que lleva un negocio exquisito de tienda ecológica, comida casera y talleres de cocina llamado Estraperlo) y que me recomendó la gran Ana Moreno. Si estáis al día en alimentación saludable seguramente conozcáis a esta última por su web flexivegetarianos, sus libros, sus recetas o su escuela de cocina vegetariana.

Bebés crudiveganos

Me gustaría dedicar un post al crudiveganismo en las mamás, sobre cómo es el proceso de desintoxicación y cuáles son las ventajas. Que se pueden resumir en SALUD, ENERGÍA y respeto AL PLANETA, cuando ingieres alimentos vivos. Pero hoy me gustaría hablar de los beneficios de ello en la dieta de tus hijos. ¡No dejes de leerme! Este tipo de inclinaciones dietéticas tienden a asustarnos porque no aparecen anunciadas en televisión o potenciadas en el supermercado. Pero seguro que quieres regalarle a tus hijos una vida mejor: Cuando eres adulto, la desintoxicación de una vida de alimentación mal combinada, procesada y tóxica, genera días, semanas y meses de malestar. Tu colon puede conservar basura de hace años.

¿Realmente no te gustaría que tu hijo disfrutara de una salud de hierro, que fuera bien al baño y tuviera toda su capacidad mental a pleno? 

No te propongo con esto que tus hijos dejen de comer pescado, purés calentitos o todo aquello que conforme vuestra dieta familiar. Pero sería ideal que aumentaras la ingesta de alimentos vivos (Fruta y verdura) en su menú diario. ESTA ES MI POSICIÓN al respecto: Alimenta a tu hijo con los nutrientes necesarios de cada grupo de alimentos. E incide en la ingesta de frutas y verduras, las primeras preferiblemente solas: para desayunar, a media mañana o a la tarde.

healthy-1575073_640

¿Qué comen?

Si a estas alturas del post has buscado crudiveganismo en Google estarás pensando en restricción, falta de nutrientes y locura. O igual has encontrado una manera lógica de mejorar tu salud: comer más fruta y más verdura, preferiblemente cruda. Basta, así de sencillo ¡no te obsesiones! Ofrécete una alimentación completa. Y cuida de meter vida en tu cuerpo la mayor parte del tiempo, evitando aquellos subproductos del mercado que, realmente, no son comida ni se le parece.

Mis hijos comen de TODO y, en aquellas comidas que dependen de mí, me preocupo por darles alimentos saludables. ¿Cómo puedes hacerlo tú? Si ya mastican, puedes ofrecerles frutas en su estado natural, peladas y sin semillas.

Evita las mezclas

Lo ideal es ofrecer una fruta cada vez pero si las vas a mezclar, ofrécele frutas dulces con dulces, ácidas con ácidas... Es decir, evita darle una naranja y un plátano porque producirás acidez en el estómago. Además, ofrece el melón o la sandía siempre solos. Porque dado su alto porcentaje en agua, son las frutas que más rápido se digieren. Y combinados con otros alimentos de digestión más lenta, pueden provocar la fermentación de estas. Dale la fruta en la cantidad que desee: olvídate de todo eso que nos han dicho del azúcar de la fruta ¡el demonio! No. No si la ingieres con el estómago vacío. La fructosa de la fruta es perjudicial mezclada con otros grupos de alimentos como la proteína o los almidones (melón con jamón). Puedes leer sobre la combinación de alimentos aquí.

Sobre la combinación de alimentos

«La fruta se debe comer sola. La fruta es el alimento que se digiere más deprisa. En veinte o treinta minutos ya está fuera del estómago. Imaginad que coméis fruta de postre después de una comida llena de proteínas y almidones: los azúcares de la fruta quedarían retenidos a altas temperaturas mientras esperan ser digeridos, pero acabarían fermentando y acidificando el resto de los alimentos.-Si queréis comer fruta antes de las comidas, lo debéis hacer entre media hora y una hora antes de tomar nada más.-El único grupo de alimentos que combina bien con la fruta son los vegetales de hoja verde. Esta explosiva combinación es la base principal de los zumos verdes.-Podemos mezclar las frutas subácidas con las ácidas o con las dulces, pero nunca frutas dulces con ácidas.

Los melones se deben comer solos, ya que, de todas las frutas, son las que requieren menos tiempo de digestión. Combinar melones con otras frutas podría frenar el proceso.»

Carla Zaplana para «SoyComoComo»

Igual con la verdura. Son muchos los vegetales que puede tomar crudos como la zanahoria, las hojas verdes, el pepino, el calabacín, el brócoli, la coliflor rallada, el tomate. Aunque ciertamente el pepino, el tomate, el calabacín, la berenjena o la calabaza son frutas. Porque todo alimento con semillas es un FRUTA. Mandarina va gateando a la cocina cuando tiene hambre y se come un tomate con piel incluida que coge del cesto de la fruta y verdura a su alcance (también mastica ajos, no sabemos dónde está el placer).

Algunas ideas y trucos

¿Y si no mastican o detestan el tacto de las frutas y las verduras? Puedes hacerles a tus hijos los famosos batidos verdes que tan en boga se han puesto y que seguro has escuchado. O simplemente zumos. ¿Y si son mayores y huyen del verde como de un castigo? En casa hacemos leche de plátano que está BUENÍSIMA y que a los bebés les encanta. Es espumosita, dura unos dos tres días en la nevera y está repleta de calorías saludables. Puedes ver la receta también en Youtube, a través del canal de Rawvana. Es una apuesta segura.

Obviamente entran los purés o licuados de fruta que quieras hacer a tus hijos. Y mi consejo es que tomen la fruta con el estómago vacío y, si quieres dar algo de postre a sus comidas, optes por el yogur (preferiblemente natural), un alimento predigerido que encajará mejor como postre que la fruta.

Algunas opciones para bebés crudiveganos

Otra gran opción que incrementará sus niveles de Omega3 es la inclusión de las semillas de chía remojadas. Un par de cucharadas remojadas en leche (vegetal o incluso en agua) la noche anterior en la nevera y al día siguiente se habrán inflado generando una gelatina que puedes batir mezclada con otra fruta. La chía no tiene sabor, recoge el sabor de los alimentos que acompaña. Y hace el postre más sólido. Prueba a mezclar un plátano con estas semillas y un poco de cacao 0% sin azúcar y canela. Y tendrás unas natillas de chocolate riquísimas y saludables.

Ahora que es temporada de caquis, puedes hacer un puré con ellos triturándolos y dejándolos enfriar para tomarlos al día siguiente como un pudding. O bien incluirle la chía para ganar en consistencia. Con la chía de hecho puedes hacer pudding de mango o de cualquier fruta que se te antoje.

Mi receta crudivegana favorita

Pero mi receta preferida y sin duda la que más apetece a los niños ahora que aún hace bueno, es el helado de plátano. LA RECETA MÁS SENCILLA DEL PLANETA: Mete los plátanos ya maduros (con pintitas negras en la piel y blandos al tacto) en el congelador, pelados. Al día siguiente, o a las horas de estar congelados, simplemente mételos en la procesadora o en la batidora. El tacto es el de un helado, cremoso y dulce ¡Y SANO! Yo le añado un sirope de dátil por encima como si fuera caramelo, simplemente batiendo dátiles sin hueso con un poco de agua según la consistencia que deseemos. A este helado le puedes añadir otras frutas. Como el mango, frutos de bosque, papaya… O incluso puedes batirlo con chocolate en polvo para hacerlo sabor chocolate. Es delicioso.

Las opciones son infinitas, la imaginación es tu aliada. Estamos obligadas como madres a cuidar de la alimentación de nuestros hijos. No hagas locuras, sé coherente y disfruta de la vida viva.

¿Cómo de frugívoros son tus hijos? ¿Y las verduras? Cuéntame sobre vuestra alimentación en casa. Y disfruta de esta semana con energía.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

18 comentarios sobre “Bebés crudiveganos

  1. Hace unas semanas conocí por casualidad esta idea del Raw til 4 y desde entonces estoy intentando llevarlo a la práctica! Desde hace unos meses intento comer vegano durante todo el día, y ya por la noche que es cuando cenamos juntos mi marido y yo, pues tomo la proteína o algun plato más elaborado.
    Comer crudo durante el día es relativamente fácil para mí, ya que como en el trabajo de tupper. I me llevo también todos lo que consumo durante el día de casa (odio tener hambre y tener que comprar algo en el kiosko!!! No hay nada sano!). Ja veremos si noto algún cambio!
    Un abrazo!

    1. ¡Qué campeona! Si precisamente hacerlo en el trabajo es lo complicado. Mucho ánimo con el proceso de adaptación. Creo que una vez superada la proteína animal vienen los auténticos cambios. Abrazos, estamos conectadas Antonia ?

  2. Hola Bea, he conocido tu blog a través de tu entrevista con Lucía Terol. Estoy empezando a leerlo y me está gustando mucho 🙂
    Hay una cosa que no me deja tranquila. No tengo con quien compartir mis inquietudes ( ya que en mi entorno no hay personas que dieran tanta importancia a la alimentación).
    Llevo una dieta vegana, saludable (con algunas excepciones 🙂 puntuales ). Leo mucho sobre la alimentación, estoy haciendo un curso de Ana Moreno. Me encanta ese tema.
    Y se lo importante que es una buena alimentación para nuestra salud.
    Tengo un hijo de 3,5 años al que no le gustan las verduras… Fruta, solo come si está hecha un puré (excepto plátano que si que come entero). Verdura.. tiene que ir camuflada…. Es dificil..Ofrecerle un trocito de verdura entera…. Se lo toma casi como una ofensa 😉
    No se muy bien como afrontar ese contraste entre lo que uno sabe que es lo mejor para su hijo ,las ganas de ofrecerle lo mejor y la realidad….que hace difícil aplicar todo lo bueno en práctica.
    Que harías tú si tus peques no quisieran comer verduras?
    Un abrazo

    1. Cuánto bueno ha hecho Ana Moreno por nuestras vidas, Aga 😉
      Te aconsejo el libro ‘Mi niño no me come’ de Carlos González porque te hará sentirte menos culpable con este tema. Realmente tu hijo sí que come fruta y verdura aunque, como tú dices, camuflada. Te diré una revelación: PARA LA MAYORÍA DEL MUNDO ES ASÍ. Las excepciones son aquellos niños que devoran brócoli (yo tengo 1 de 3, y con los otros dos intento no sufrir, ya comerán). Puedes oferecerle a tu peque sencillos batidos (el plátano maduro hace que todo quede súper dulce). En mi caso, a los más pequeños además de las cremas de verduras, toman conmigo smothies, que son batidos más espesos que se toman con cuchara. Puedes hacérselos verdes, esto es: 2 plátanos y un manojo de espinacas, por ejemplo con un poco de agua según la densidad que quieras. El color es verde pero el sabor es delicioso así que puedes hablarle del smothie de Hulk, de extraterrestres o lo que inventes (imaginación de las madres al poder) porque una vez lo pruebe, le encantará. Espinacas, lechuga, cualquier hoja verde acompañada de fruta le dará a tus hijos proteínas, calcio, hierro y vitaminas puras y no notarán el sabor con la mezcla de manzana, pera o cualquier fruta.

      Otra sencilla manera es triturar esa verdura que quieres introducir para hacer una salsa: salsa de calabaza para espaguetis, de calabacín, o incluso triturar el sofrito del arroz. Algunas de estas salsas las puedes hacer en crudo y conservar todas sus propiedades.

      Y como última prueba ¿conoces los espaguetis de calabacín? Consiste en espiralizar el calabacín (o el pepino, la calabaza) con forma de espaguetis. Nos encantan 🙂
      Suerte

      1. Muchísimas gracias por tu respuesta. Te la agradezco un montón. Gracias también por tus recomendaciones. Sí, ya he leído el libro de Carlos Gonzalez. Aunque no me ha ayudado a no pasarlo mal, je je. Lo que sí que he aprendido con él, y eso es muy importante que no se puede insistir en que el niño coma. Eso lo tengo muy claro y es una de las cosas muy valiosas que he sacado de la lectura.
        Voy a probar lo de los smoothies, aunque en nuestro caso el color verde para mi hijo significa «ojo, veneno!!» 😉 Lo mismo seguramente pasará con los espaguetis de calabacín. Pero nunca se sabe. Lo voy a intentar!. Gracias!
        Para darme esperanza me agarraré de la frase : ya comerá 😀
        un abrazo!

  3. Hola
    Yo no tengo niños pero sigo una alimentación q intentó sea crudivegana. Lo hago mal porque ADELGAZO demasiado y me paso horas en la elaboración para mi sola!!!
    Te agradezco me dieras ideas de un dia comiendo sencillo o cosas rápidas…
    lo q debo es co.df despacio para no tomar cantidades enormes de frutas y verdura. Gasto mucho en eso…tres lechugas x día!!!!y más….
    gracias. Me encanta este blog.
    Sigo a Carla y Rawvana y he estado en La Fuente del Gato de Ana Moreno

    1. Qué bueno lo de la fuente del gato, me encantaría ir. Amiga te voy a hacer una pregunta, ¿sueles ser de pies y manos frías? Yo también he perdido mucho peso como crudivegana y ahora intento introducir más cocinado además de buenas grasas como aguacate, semillas… Ana Moreno me recomendaba a través de mi nutricionista que me olvidara de la combinación de alimentos si quería engordar y sobre todo, que mezclara semillas.
      En cuando al tiempo de elaboración, hay una línea crudivegana gourmet y otra minimalista. Para esta segunda te aconsejo el canal de Raw aligment y a Brittany Taylor, Kate Flowers, Bonny Rebecca… Suerte!

      1. Lo primero feliz año
        gracias por responder. Si…padezco raynaud. Manos heladas y moradas
        porque necesito tanto para llenarme a verdura???
        Antes comía poquito
        la fruta si me llena mucho

        1. En principio es una transición. Al cambiar a este tipo de alimentación, se pierde mucho peso de golpe pero todos quienes lo practican me han asegurado que en un año todo vuelve a estar restablecido. Tu cuerpo tiene que aprender otra manera de comer y, además, otra forma de saciarse. La verdura no tiene la grasa que otras comidas, sentirse lleno precisa de más cantidad. Pero en mi experiencia, esto también se modifica con el tiempo. Al principio me comía melón y medio de una sentada y aún sentía hambre pero ahora como más comedidamente y no siento tanta ansiedad.
          Te preguntaba lo de las manos frías porque no hace mucho que descubrí las tres constituciones según el Ayurveda (Vata, Pitta, Kapha). Creo que como yo te identificarías con Vata y, al menos en invierno, estaría bien que intentaras restablecerte con más comida cocinada. A mí me ha funcionado muy bien. Volví a tomar porridge de avena en la merienda y ains… saciada, calentita y menos estresada.
          Conocer el propio cuerpo lleva toda la vida 😉

          1. Uf! Nunca repito, cada día es un mundo. Puedo desayunar solo fruta (Papayas, mangos, piña, melón…según temporada), batidos verdes(Plátanos, kale, apio, dátiles, semillas, cacao…), smothies, manzana con canela y nueces…
            A media mañana fruta, uvas, granada, naranjas…
            Para comer una super ensalada con muchos verdes, semillas, germinados, aguacate… vigilo mucho la combinación de alimentos. Arroz de coliflor crudo, crema de verduras, cereales, legumbres… No tomo postre nunca
            Para merendar un porridge calentito con fruta dulce, una infusión de menta con naranjas, un smothie verde…
            Para cenar una crema cruda (hoy por ejemplo remolacha, aguacate, pepino, ajo, zumo de naranja, sal, pimienta y agua), sopa de miso, mijo, quinoa, verduras al vapor, boniato, patatas… todo acompañado de verdes o bien otra super ensalada con todo crudo, brócoli, pimientos dulces, cherrys…
            Bebida, siempre agua, evitándola o bebiendo poca durante la comida.
            Antes de acostarme, una infusión o leche vegetal.

            🙂 Espero haberte ayudado, aunque cada día varía y sobre todo según la temporada y lo que había en la compra.

  4. Problemas autoinmunitarios y mucho x sufrimiento y aferrarse a ello. Anorexia como autosabotaje…triste pero real. La fuerza y el yoga me hacen avanzar. Terapia sicologica y soltar pasado.
    mindfullnes y meditación

    1. Creo que tenemos en común algunas cosas tristes ¡Pero también otras de luz! No desistas, el estrés también consume tu peso y aumenta tu necesidad de saciarte comiendo, pronto publicaré una colaboración sobre esto. Mi consejo de corazón es que aumentes el cocinado por un tiempo, al menos un 70/30, ¿Conoces algo de Antonio Ortega?

    1. Digo falso porque parece un plato de cuchara caliente y todo es raw. Manzana troceada y nueces y por encima viertes leche de plátano (dos plátanos y uno o dos dátiles en un litro de agua, batido), canela, pasas y semillas de chía. Para que parezca más un porridge puedes triturar levemente en procesadora uno o dos dátiles con plátano, o bien manzana y pera hasta que parezca compota. Las opciones son muchas y no hay por qué cocinar. (Aunque me encanta el porridge auténtico calentito!!!!, a ver si pronto os enseño foto de cómo lo hago)

      1. VALE…conocía el porridge pero con platano chafado y coco.
        si he leído libro de Antonio.
        Y no como x ansiedad es hambre porque no invierno hidratos ni proteínas ni grasas en proporción suficiente

Deja un comentario