Alimentación·Lactancia

¿Cuánta agua bebo al día? ¿Y mis hijos?

thirst-1474240_640

Seguramente estéis hartos de oír hablar sobre los 8 vasos de agua al día, ya tenemos incluso aplicaciones móviles para recordarte que debes consumir la estimación de 2-3 litros diarios por persona y día. Pues no es tanto así, ni existe una regla unívoca para cada uno, no solo por nuestra complexión personal, sino también por la alimentación por la que rijamos nuestros días. Pero es más frecuente escuchar consejos sobre aumentar la hidratación en tiempos calurosos o en personas físicamente activas, que oír hablar sobre el agua que ingerimos a través de los propios alimentos. Ya os hablé de ello y hoy quiero compartir un video de Café Morenini (Ana Moreno), una entrevista a Luis García Sanz, el hombre que no bebe más de 3 litros por semana. ¿Increíble? No tanto si asumimos que lleva una dieta basada en frutas y verduras cargadas de agua. ¿Se puede vivir sin agua? Echad un ojo a los minutos 6:43 y 13:34.

https://www.youtube.com/watch?v=nKGH07-IRk4

Esto, claro está, no es una dieta que todo el mundo pueda asumir, por lo que obviar el agua no es nada aconsejable. ¡Menos si has dado a luz, has tenido cesárea, estás embarazada o dando el pecho! Recuerdo mi postparto como un drama digestivo, entre otras muchas razones, por incluir algunos días un exceso de fibra (añadida), sin corresponder con el suficiente agua. Estreñimiento en grado supremo y mucho dolor. El consejo de mi madre: un vaso de agua tibia a primera hora del día.

El consejo que nos da Luis es eliminar todos aquellos alimentos que nos dan sed: la sal (existen formas de salar sin sal, como el uso del apio), los procesados, el azúcar, los fritos, los refrescos; y a la vez aumentar el consumo de frutas y verduras crudas, que quitan mejor la sed que el propio agua.

¿Cuánta agua bebo yo?

Bebo lo que mi cuerpo necesita, que varía según el día pero, al llevar una dieta con un alto consumo de verduras y frutas crudas, estoy ingiriendo agua en cada comida sin hacerlo en un vaso. No obstante, rompo el ayuno nocturno empezando la mañana con un litro de agua, que tomo mínimo veinte minutos antes del desayuno para poner en funcionamiento el sistema digestivo. A veces tomo el agua sola, otras con medio limón para alcalinizar el cuerpo, otras con fruta infusionada (pepino, kiwi, lo que tengas, cortado y echado sobre el agua). Después, bebo agua entre comidas -ya os dije que a veces la sensación de hambre no es otra cosa que sed- y procuro no beber en la comida, puesto que esto puede diluir los jugos gástricos y hacer menos eficiente la digestión. Aunque no siempre lo consigo, no bebo más de un vaso de agua en cada comida.

Tú mismo puedes ver si consumes una proporción adecuada de agua en la orina: si es clara o incluso transparente, estás bien hidratado y cuanto más amarilla y concentrada, más agua te pide el cuerpo. Esto es una manera excelente de saber si nuestros hijos están bien hidratados.

child-playing-in-water-885298_640

¿Cuánta agua bebe Fresa?

Fresa (4 años) se pasaba el día bebiendo agua cuando era más pequeña (llegué a pensar que podía ser diabética) y ahora es para ella una sana costumbre. Tiene una botellita Eco de la marca Tupperware con forma de pingüino que nos ayuda a evitar el consumo de plástico desechable. La lleva al cole y cada día revisamos cuánta agua bebió. Hay días que ni abre la botella ‘Mamá, no he bebido ni una gota’, que suelen coincidir con los días que lleva fruta o líquidos para el desayuno. Ella misma conoce el truco del pipí amarillo o transparente: a los niños les encanta mirar el váter, cacas, pipís, es una cosa… así que esta etapa puede ser tu aliada para instruirle en salud. En cada comida le sirvo medio vaso de agua, que no siempre toma, con lo que seguro hará la digestión mejor que yo. A lo largo del día, toma fruta y aún no puedo decir que verdura cruda porque es nuestra asignatura pendiente, ya el que la coma cocinada, escondida, triturada o en alquimia, es un gran avance…

UNA CURIOSIDAD: la fruta con más alto contenido en agua es la fresa, pese a que siempre creemos que son el melón y la sandía. Pero ¡mejor si las consumís en temporada! Ahora tenemos de temporada frutas como el caqui, la mandarina, la manzana, la pera o la uva. Luego está el plátano mágico, disponible todo el año, que aunque parezca mentira, tiene más de un 70% de agua en su composición (además de quitar la sed).

¿Y los bebés?

Limón y Mandarina siguen tomando pecho como si no hubiera un mañana así que esa es su agua. Es agua de gran calidad y rica en nutrientes. Si estás lactando, no lo dudes, ofrece el pecho cuando tengan sed y utiliza el agua para cuando haga mucho calor, o tengan diarrea y fiebre y necesiten una hidratación constante.

Si no estás dando el pecho pero toman biberón, evidentemente están tomando también una importante cantidad de agua. ¿Y qué pasa cuando dejan la teta? Para entonces, la recomendación es ofrecer al niño el «equivalente al peso de una de las comidas» (Marisol Nuevo, redactora de guiainfantil.com).

Por tanto ¿qué podemos hacer para hidratarlos? Si como yo tienes tu ritual de hidratarte en ayunas, no pierdas la ocasión de inculcarlo en tus hijos. Cuando vayas a despertarlos en la mañana, antes de ir al cole, puedes probar con un ¡Buenos días cariño! ¿Te apetece un poco de agua? La respuesta casi segura será SÍ, dada la cantidad de horas que llevan sin beber y habrás conseguido que empiecen su mañana de una manera excelente. Ofrécele agua a temperatura ambiente, porque el agua fría puede producir distensión abdominal.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *