Desarrollo personal·Gestión de tiempo

El principio de la abundancia

principio de la abundancia

Un secreto alineado con el principio de la abundancia: Si crees que no tienes tiempo, regálaselo a los demás.

Di sí cuando te inviten a colaborar en algún taller para el cole, di sí cuando una amiga te pida que la acompañes a esa charla, di sí cuando tu padre te pida que le revises esos papeles, sí cuando tu hermana quiera que busques tal o cual cosa en Internet. Comienza por darte y empezarás a recibir, este es el principio y la ley básica de la abundancia: dar y obtener, que no dar ‘para’ obtener.

Pero… ¡yo no tengo tiempo!

Si tu excusa para no darte es el tiempo, has de entender que la vida paga sus deudas con el mismo medio en que te ofreces. Esto ocurre con quienes no empiezan a hacer deporte alegando que no tienen tiempo. Si tú te comprometiste, seguro que notaste que la vitalidad que genera el deporte te hace ostentar más tiempo y llegar a más tareas. No tener tiempo es una mala excusa.

No te excuses en el tiempo a no ser que cada segundo de tu vida esté sumamente aprovechado, cosa que no será real (no quieras engañarte…).

Entrega tus minutos, tus horas, tus días a quien te solicita desde el amor y desde la admiración; entrega tu presencia real y activa y la vida te devolverá esa carta con tiempo para tus empresas y con personas dispuestas a generarte tiempo extra y de calidad.

Un libro sobre el principio de la abundancia

Hoy te recomiendo un libro que terminé la semana pasada, ‘Vivir con abundancia‘ de Sergio Fernández. Sergio es el director del Instituto Pensamiento Positivo. Es coach de emprendedores y conferenciante en el ámbito de desarrollo personal y profesional, pero sobre todo es una cabeza rápida, conectada con el mundo, cuyas palabras seguro te animan a ponerte en marcha, sea cual sea tu destino. Compartimos la visión de la abundancia y a menudo escucho sus podcast o leo sus escritos manteniendo esta sintonía.

Un nuevo hijo en casa

Desde el pasado jueves, día 1 de diciembre, tenemos a Gombo definitivamente en casa (fue el día de su cumpleaños). Muchas personas de nuestro entorno, sorprendidas, nos hablan de la suerte que ha tenido, después de su odisea en patera, sus idas y venidas y sus miedos, llegando a nuestra casa. Yo creo que la que acierta es mi madre, que dice que con Gombo «se nos ha aparecido la Virgen«. En las acogidas no existen beneficiados ni damnificados, no hay dos partes en un trato. O al menos este es nuestro concepto desde el principio de la abundancia. Recibimos mucho de él, desde ayuda física hasta regalos de ética,tesón y moral.

Somos muy afortunados.

¿Y tú? ¿Cómo haces tu entrega al mundo? ¿Has comprobado ya los beneficios del principio de abundancia?

[mc4wp_form id='2449']

2 comentarios sobre “El principio de la abundancia

Deja un comentario