Alimentación

Elecciones saludables para tus hijos en el supermercado

No, no voy a hablarte de pimientos, lechugas ni coles. Estas navidades tus hijos van a pasar mucho tiempo en casa y te van a pedir azúcar. Está en tu mano ofrecerles la versión más saludable de cada producto y esto está al alcance de cualquiera en supermercados corrientes y molientes como Carrefour, Mercadona, Aldi o Lidl. No hace falta ir al herbolario para hacer las cosas bien y está bien que nos podamos relajar un poquito con la alimentación navideña…  sin perder de vista la economía familiar.

En este post te doy algunas claves para elegir las mejores opciones en el supermercado. Doy por hecho que la mejor opción es siempre la fruta (preferiblemente de procedencia orgánica, cosa que ya está en casi todos los súper) y la verdura (ídem), seguidos por frutos secos, semillas, cereales y toda aquella comida que puedas prepararles tú, cuanto más viva mejor. Pero hoy te vengo a hablar de esos otros procesados recurrentes que nos salvan una tarde de sobrinos, primos y amiguitos varios:

Elecciones saludables para tus hijos

  • ZUMOS: Últimamente se ha extendido el temor por el consumo del zumo, con la máxima de ‘el zumo ha perdido toda la fibra y es pura azúcar‘. Bien, correcto: al eliminar la pulpa, restamos la fibra, pero a) ¿No ingieres fibra en ningún otro momento del día? y b) No es azúcar refinada, sino azúcar de la más exquisita procedencia, pura energía que tus hijos y su desgaste necesitan. Lo mejor, claro está, es consumir la fruta masticada pero somos mamás llenas de tareas, ¡este es un post de socorro! Si con tanto jaleo ni te planteas elaborarlos tú, hay buenas opciones en el supermercado. Hay productos Bio a muy buen precio en Lidl, Aldi, Carrefour… (algunos además envasados en cristal). Comprueba siempre que no lleven azúcar en sus ingredientes y ten en cuenta algo: los zumos a partir de concentrado pueden incluir un 15% de azúcar sin estar obligados a indicarlo en la etiqueta. Te desaconsejo que compres néctar de frutas, dado que están hechos a base de concentrado con un alto contenido de azúcar (de ahí su saber extra dulce). En cualquier caso, no ofrezcas bebidas gaseosas a los niños porque no están aportando nada bueno a sus cuerpecitos: algo ocasional está bien, pero las Navidades son largas como para llamarlas ‘ocasionales’, estamos hablando de que tus niños tienen una media de 15 a 16 días en casa, suficientes para crear un hábito.
  • BATIDOS: Personalmente no me gustan nada porque tienen dos cosas que evito: la leche de vaca y el azúcar blanco. Además de saborizantes: Fresa se quedó impactada al saber que el batido de fresa no lleva ni una sola fresa en su contenido. Solo sabor. Aquí mi consejo es detenerse a hacerlos tú, porque una batidora tenemos todos y se tardan segundos. Si además usas leche vegetal, mejor que mejor. Usando frutas como el plátano maduro (con puntitos marrones), todo será tan dulce que no necesitarás añadir nada más. En todo caso un dátil deshuesado. Si quieres un batido de chocolate, te cuento que nosotros utilizamos cacao de comercio justo comprado en Carrefour. Es verdad que su primer ingrediente sigue siendo el azúcar, pero este al menos es azúcar de caña de procedencia ecológica y no tiene harinas (cola-cao lleva harina, por ejemplo). Ya te digo que este post no se trata de hacerlo perfecto, sino de hacerlo mejor.
  • GALLETAS: Como ya te dije en un post anterior, existen opciones asequibles en el supermercado que, aun no pudiendo sustituir una galleta elaborada en casa, pueden salvarte una merienda. Mi consejo para elegirlas es que evites aquellas que llevan azúcar refinado (sobre todo en primer lugar de sus ingredientes) y te decantes por aquellas que edulcoran con miel o con azúcar de caña eco. Asimismo estaría bien que escogieras la versión integral de las harinas y ojo con esto porque algunas se proclaman integrales cuando en realidad son una mezcla de harina de trigo refinada + un pequeño porcentaje de integral. Y sobre todo, evita el aceite de palma que no tenga procedencia ecológica. ¿Qué ocurre? Que acabamos de dejar fuera a las galletas de La Patrulla Canina, Peppa Pig, Mickey Mouse y compañía… así como todas las de las grandes marcas de galletas. Pero hay opciones. Hemos encontrado una versión mejor de Gullón, la Digestive integral sin azúcares añadidos que tú dirás ¿cómo se van a comer eso mis hijos? Solo te digo que mis hijos las devoran, tanto los mellizos, porque son grandes para agarrarlas bien, como Fresa. Solo llevan harina integral y el aceite es de girasol alto oleico. Gullón tiene otra versión con choco que también están de pecado, sin azúcares añadidos, solo harina integral, nada de palma y el chocolate es negro sin azúcar. Si tus hijos hacen vade retro ante todo lo integral, no te apures, que Lidl y Aldi tienen unas galletas diminutas con formas de animales de procedencia ecológica. Las Bio de Sondey o GutBio respectivamente, con espelta, avena, coco, miel… todo de procedencia ecológica, sin harina de trigo blanca, deliciosas y con muchos tipos de animales distintos.
  • CHOCOLATE: Esto trae cola… Reyes magos, ‘papás noeles’, huevos Kinder… este último está tan enfocado a la sorpresa por encima del comestible, que en su web específica (sí en la de la empresa) no encontrarás nada sobre los ingredientes ni sobre el chocolate en sí y es que en Ferrero son expertos en envoltorio versus contenido. No prohibas a tu hijo comer chocolate… hasta ahí podríamos llegar. Pero puedes jugar bien tu baza evitando comprar ciertos chocolates con leche y extra de azúcar y optando por tabletas con un alto contenido de cacao y menos cantidad de azúcar. Tanto mejor si son chocolates Fair Trade (Comercio Justo) con azúcar de caña de procedencia ecológica como los que puedes encontrar en Lidl o Aldi (también en chocolate con leche). O las opciones edulcoradas con azúcar de coco o con sirope de agave (Carrefour). Ya sabes: no lo hagas perfecto, hazlo mejor.
  • BOLLERÍA: También existe bollería de procedencia ecológica (La Granja), lo cual quiere decir que tienen mantequilla ecológica (de vaca de pasto ecológico), huevos 0… etc. Personalmente no la he probado porque aquí considero que, con un horno en casa y un molde, no hay excusa que te valga: no necesitas papel de hornear, solo aceita el molde. Es verdad que para algunas tartas el orden de los factores sí altera el producto pero para un bizcocho de toda la vida… basta con mezclar todos los ingredientes y al horno. Es sencillo, no tardas nada, puedes elegir las harinas, la cantidad o tipo de endulzante, los ingredientes extra (frutas, cacao…) hay recetas de sobra para no tener que usar ni siquiera mantequilla. No lo demores más, esto es algo que eres capaz de hacer. Buscar algo en supermercado en bollería y que sea decente, sin grasas malas, o que no esté frito (los donuts están fritos)… puede ser una cruzada.
  • PAN DE MOLDE: a la hora de hacer sándwiches también podemos elegir mejor. Los niños se pirran por el pan de molde y, como sabes, este lleva azúcar. Bueno, ¡no exijas tanto!, casi mejor plantéate qué tipo de harinas contiene porque existen variedades (Mercadona y Carrefour las tienen en marca blanca), sin harina de trigo refinada, con toda integral y, además, sin los famosos ‘bordes’. El sabor es estupendo, pero con más fibra. Con respecto al pan de barra, las diferencias en sal y azúcar no son muy notables y la fecha es de consumo preferente, recuérdalo antes de tirarlo.

 

Seguro que hay muchas maneras de hacerlo mejor, de hacerlo sin agobios. Cuéntame tus trucos para las fiestas.

 

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

6 comentarios sobre “Elecciones saludables para tus hijos en el supermercado

  1. Pero las galletas q tú indicas en el post son sin azucar , pero con edulcorantes…..Que no se si son peor. La verdad que lo tenemos complicado y más en estas fechas….

    1. Tienes razón, Inma, ya cuento que hablo de hacerlo mejor, no perfecto. Algunos son edulcorantes de procedencia vegetal,y no química con lo que dentro de las opciones, son los menos dañinos (el aspartamo me parece peor por ejemplo)

  2. En primer lugar me parece que confundes la etiqueta eco con la comida saludable.

    Y en segundo lugar lo que dices de los zumos es una burrada.
    a) ¿No ingieres fibra en ningún otro momento del día?
    Sí, la vas a ingerir, pero la absorción de los azúcares del zumo ya la habrás hecho y por lo tanto no tiene repercusión en la digestión del zumo. Es importante considerar la matriz en la que vienen los nutrientes, y al hacer un zumo estás privándolos de esa matriz que interacciona en el cuerpo de forma muy distinta a los azúcares en el zumo.
    Por otro lado, en un zumo no se incluye una pieza de fruta, sino varias, por lo que la ingesta de calorías es mucho mayor. Comerte una naranja o dos te deja saciado, pero en un zumo te puedes beber hasta 4 o 5 naranjas.

    Me parece fatal que con esa carencia de conocimientos de nutrición des consejos a otras madres. Me parece muy bonito que las quieras ayudar, pero no os dais cuenta de que hacéis mucho daño al sector profesional de la nutrición.

    En mi opinión deberías abogar por la formación en materia de nutrición, y no dar consejos sin saber.

    1. Hola Marina, ante todo gracias por tu comentario, sé que es difícil dar una opinión contraria sin enfurecerse.
      ¿Quien tiene la verdad de las cosas? Yo no la tengo, por eso desde esta casa hablo de mi experiencia.
      No tengo el título de nutricionista, Marina, pero no doy consejos sin saber. No hay un solo día de mi vida que me acueste sin haber leído y actualizado mi formación sobre nutrición, una pasión como otra cualquiera que vivencio a través de mi experiencia. Muchos estarán en contra de mi forma de alimentarme (que puedes leer aquí) y respeto las opiniones de todos ellos.
      1) En este artículo en concreto doy soluciones rápidas ‘menos malas’, no una nutrición perfecta. Mi lema es ‘No lo hagas perfecto, hazlo mejor’. No creo confundir ‘eco’ con comida saludable. Saludable son los alimentos de un solo ingrediente en buena combinación y cantidad, o bien crudo o bien cocinado con una técnica respetuosa. Puedes leer sobre mi lista de la compra aquí.
      2) Como sabes, no es lo mismo la fructosa que la sacarosa. Yo abogo por comer la fruta entera siempre y hago una alimentación muy alta en frutas que tomo solas. En todo caso, tomo batidos para incluir la fibra, como podrás ver en mi instagram.
      3) Necesito calorías para moverme, creo que la nutrición ya ha demostrado sobradamente que debemos dejar de contar calorías y centrarnos en la procedencia de las mismas.
      4) Comerme una naranja no me deja saciada. Ni 4 ni 5. En una monocomida necesito al menos 10.
      5) Creo que es beneficioso que surjan más voces abogando por una vida sana y una puesta en duda de la ‘renovación’ de la pirámide nutricional. No veo cómo «daño al sector profesional de la nutrición».

      Lamento que mi artículo te ofendiese y agradezco que te tomaras el tiempo para darme tu opinión. ¡Seguiremos aprendiendo!

Deja un comentario