Desarrollo personal

Agradecida al 2016

agradecida

Hoy me siento agradecida. Hace unos días Ana Moreno nos invitaba a señalar aquellas cosas del año por las que estábamos agradecidos antes de ponerle fin. Intentaré ser breve, si bien el primero debería ser dar gracias por tener tanto, que estoy obligada a resumir.

Gracias a ti, lector de Mamá Valiente, que en menos de un año habéis dado vida a una ilusión personal. Aún estoy abrumada por el nivel de visitas diarias. Gracias por darme la manita y confiar.

Gracias a mi marido, sin la fuerte relación que hemos creado hubiera sido imposible resistir este año. Cuanto más ahogados estábamos, más proyectos inventamos y eso nos ha hecho reír, extenuados, pero felices. Tu nuevo disco es nuestra nueva vida, siempre estamos juntos en los cambios, como dos engranajes paralelos.

Gracias a mis niños, aunque parezca mentira hemos resistido al primer año de mellizos, el primer año de familia numerosa, el primer año más loco de todos los vividos y también el más bonito. Gracias a Limón por hacerme cursar un máster en paciencia y alta demanda. Gracias a Mandarina por ser el reposo y la paz.

Agradecida hasta el infinito

Gracias a todo lo que he podido aprender en minimalismo y desapego, estoy en camino de ser menos vanidosa, menos obcecada y menos estresada. Siempre caminando. Un día y otro.

Gracias por los descubrimientos. Conocer gente nueva e impresionante, leer textos de quitarse el sombrero, entender conceptos de alimentación, de bienestar, de ecología… No se acaba nunca lo desconocido.

Gracias a mis padres, que aceptaron mis cambios y me quisieron con ellos. Mi madre me llenó la nevera de espinacas y fruta, mi padre compartió cada uno de mis textos. Son generosidad pura y no me queda otra que aprender. Ellos fueron los primeros en enseñarme a dar sin esperar. Gracias también a mis hermanos, por reconectar conmigo cuando pasaban días sin llamarlos. Las distancias son imaginarias.

Gracias a Fresa, que me dice te quiero aunque estés gordita‘. Amó a sus hermanos desde el primer día (Gombo incluido), ni atisbo de celos. Fue paciente. Y muy cariñosa. Es salvaje, es creativa y la mujer más sensible que conozco.

Gracias a mis dos mejores amigas, madrinas de mis niños y de mis confidencias. Os quiero.

Gracias a Dios, que me da y me enseña. Te has pasado el año dándome lecciones de vida y regalos impensables.

Gracias a la naturaleza, que me hace acabar el año con gripe y en la cama (desde donde escribo este post) para hacerme entender que no soy imprescindible, que no puedo con todo y que no hay alimentación mágica que me haga inmune a la afectación física. Gracias por dejarme claro que soy la humana más humana para empezar el año con propósitos humildes, factibles y alegres.

Gracias 🙂

 

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

4 comentarios sobre “Agradecida al 2016

  1. Gracias a ti por enseñarnos y motivarnos tanto, abro el correo cada día ilusionada esperando un post tuyo. Recupérste pronto de esa gripe y que el nuevo año te contagie de más ilusión si cabe y sigas compartiendo tus vivencias con tus seguidores, un abrazo y feliz año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *