Embarazo, parto y posparto·Ser múltiples

La barriga con diástasis de Stephanie

Esta es Stephanie Rothstein Bruce, atleta y mamá de dos niños preciosos. Además, es una superheroína que ha cogido Instagram por los cuernos dejando ver su barriga tras el parto de su último bebé y enseñando al mundo lo difícil que es recuperarse. A mí, personalmente, me enervan las ‘pilar rubio’, las ‘cerezuelas’, las ‘carbonero’ y las ‘patakys’. Porque usan su influencia para comercializar un engaño: ‘Eh mírame, se puede parir y volver a ser la de antes. ¿Qué digo? Ahora somos más trendys y más elásticas‘. Luego vas y pares tú y quieres que la tierra te trague empezando por tu ombligo. 

La barriga con diástasis abdominal

Stephanie tiene diástasis abdominal. Si nunca has oído este término, consiste en la separación de los rectos del abdomen durante el embarazo, dejando un irrecuperable hueco en el centro de tu estómago. Es común en un embarazo de mellizos, como me ocurrió a mí, porque el abdomen, por muy fortalecido que esté, no puede soportar tamaña distensión y se abre. ¿Qué ocurre después? A mí, por ejemplo, cada vez que hago una abdominal parece que un alien va a salir de mi barriga: los órganos empujan hacia fuera por el hueco y tu abdomen no está cerrado para contenerte. Esto además implica una recuperación muy lenta. Imagina que tu barriga es una cebolla: con la diástasis, la capa exterior que entrenamos los mortales está perdida. Si deseas contener todo aquello, necesitas fortalecer el transverso, esto es, todo lo que queda detrás (la zona muscular que se endurece cuando toses). Para ello se han puesto muy de moda los ejercicios hipopresivos y tengo que confesaros que yo ya he pedido cita a un fisioterapeuta experto para que me guíe con esto y recuperar la barriga que visteis aquí. Si tienes diástasis no es recomendable hacer los abdominales al uso ni deportes de impacto como correr, nadar o saltar.

¿Cómo sé si tengo diástasis abdominal?

Si puedes meter dos dedos de tu mano en la zona de tu ombligo mientras haces un abdominal… tienes diástasis. Las hay que superan los 4 o 5 centímetros, para cuyos casos se aconseja la cirugía. Esta es la diástasis  de tres dedos que enseñó Stephanie en las redes:

Además de mostrar sus hitos en maratones, sus entrenamientos y hazañas deportivas, su perfil es una fuente de apoyo e inspiración para personas que, como yo, seguimos pensando que nuestra recuperación es ‘demasiado lenta’ y lo hacemos en comparación con otros postpartos (mediáticos o de tu barrio).

barriga con diastasis

Fuera complejos

Stephanie quiere reforzar la confianza de las mujeres, demostrar que estas barrigas también se pueden enseñar y ¡pueden salir a la calle! Aún recuerdo el comentario de una mamá en el parque el verano pasado: ‘Anda, tienes tres ¡y ya estás esperando otro!’ No señora, no, igual tuve que haber cogido un vestido más sueltecito. O no. La verdad es que han pasado casi 15 meses y aún tengo la barriga abultada, como de embarazada delgada de 5 meses, y ver las fotos de Stephanie arrojó mucha luz sobre mi calma y mi recuperación.

En mi caso, la diástasis solo me ha dejado barriga, pero puede venir acompañada de incontinencia urinaria, dolores de espalda o molestias digestivas desagradables así que no es ninguna broma estética, ni mucho menos algo de lo que avergonzarse. Como veréis por Stephanie, no se trata de tu fuerza abdominal anterior, yo hice deporte desde los 17 años y en mi mejor momento entrenaba 6 días a la semana, con sesiones de 60 minutos de carrera, 500 abdominales diarios y sentadillas con pesas de 25 kilos entre otras locuras. Por todo ello, asumir esta barriga ha sido difícil algunos días, no os voy a engañar.

Sinceramente, la sociedad necesita ver más Stephanies, más estrías, más barrigas abultadas, en suma más realidad hasta que ninguna mujer sienta la necesidad de esconderse o dar explicaciones. Educar en la normalidad no es sacar a las famosas en portada y alabarlas por su ‘milagrosa’ recuperación. Es acompañar a los cuerpos sin memoria y aplaudir a quienes no intentan disimular nada.

 

*Todas las fotografías de este artículo son del Instagram de esta Mamá Valiente.

¿Y vosotras? ¿Os sentís más poderosas después de ver esta realidad? Si te ha hecho tanto bien como a mí me hizo, compártelo con otras mamás reales.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

5 comentarios sobre “La barriga con diástasis de Stephanie

  1. ole ole y ole la chica. Sin complejos. Me encanta. Estoy segura q la carbonero y la pataky no enseñan su barriga despues de parir. La enseñaras despues tras una buena cirujia.

  2. Gracias por enseñar la realidad !!! Padezco diastdias llevo 2 años intentando recuperarme con hipoprehipro y nada , además son muy caras las sesiones y no me puedo permitir un entrenador experto en post parto como las celebrities mamis 😒 la sociedad no está concienciada de que el cuerpo cambia y k hay ciertos comentarios que dañan !!! Solo tengo un hijo no quiero más y quiero que dejen de preguntar k si ya he ido a por el segundo !!! Señores está barriga es consecuencia del primero .
    Saludos ,
    María

    1. Las mujeres somos peleonas por naturaleza pero a veces le entran a una ganas de decir: ¡dejen de llamarme a la batalla! Que yo estoy bien y feliz y no quiero dar explicaciones. Gracias por tu reflexión, María, recibe un abrazo

  3. Hola, estoy sufriendo bastante por este problema y luchando para recuperarlo, aunque estoy a punto de ir a Stopdiastasis a ver si terminan de arreglarme. Siempre fui muy deportista, quería preguntarte si pudiste volver a correr y a entrenar cuando recuperaste tu distasis. Soy consciente de que el abdomen no volverá a ser el mismo, pero si recupero su funcionalidad y puedo volver tener una vida normal con digestiones normales y que no me cueste tirar de un carro sería feliz. Muchas gracias por responderme y muchas gracias por contarlo. Lo necesitamos. Mucho.

    1. Hola Susana, no desistas. No he vuelto a correr porque me aconsejaron no hacer deportes de impacto pero estoy segura de que ya podría probar. Estos son consejos generales que dependen del tamaño de la diástasis. Yo no he cerrado la diástasis pero he fortalecido con hipopresivos, yoga y caminando. Así que claro, recuperas ña fuerza para tirar de un carro y de lo que quieras. A mí ya no me salen las tripas cuando me levanto de golpe y lo más importante, recuperé una digestión estupenda, sin estreñimientos ni diarreas (cuidando la alimentación también). Ya no me duele la digestión aunque de vez en cuando voy a fisioterapia para ajustar. En general, todo mejora te lo aseguro, solo necesitas constancia, ánimo valiente.

Deja un comentario