Minimalismo

Coleccionismo vs. Minimalismo ¿Es malo coleccionar?

coleccionismo

¿Te cuesta desprenderte te tus colecciones? ¿Quieres dar un paso en el minimalismo pero te es imposible decir adiós a una enorme colección de libros, películas, discos, muñecos… etc? Tal vez entender cómo funcionan las colecciones, arroje algo de luz en tu desapego. Este fue uno de los temas que tratamos en el Seminario de Gestión de Tiempo Minimalista el pasado sábado. Si deseas reservar tu plaza sin compromiso para la próxima entrega del Seminario, puedes escribirme a info@mamavaliente.es y recibirás un aviso antes de la publicación general.

Ser minimalista no es vivir en ascetismo ni sufrir escasez. Por el contrario es tener todas tus necesidades cubiertas dejando ir lo que no precisas. Ni siquiera está ligado a la pobreza (aunque ahorra ¡mucho dinero! el no comprar cosa inútiles). Por ejemplo conocemos el caso de la gurú minimalista Ariana (Paris to Go), con un vestuario de menos de veinte prendas y estas de primera clase y marcas (la mayor parte de segunda mano por su conciencia Zero Waste). El minimalismo está asociado a la abundancia, que no es palabra vecina de la cantidad, sino de la calidad, el pragmatismo y la eficiencia.

Si te sientes atraído por esta forma de entender la vida, tal vez hayas empezado a revisar tu hogar. Y tal vez tengas algunas cosas enconadas, como por ejemplo esa colección que te hace sentir tan orgulloso y que tanto tiempo te llevó concluir. Te da felicidad así que decides conservarla a nivel estético o vanidoso pero ¿qué tipo de felicidad te ofrece? ¿Te has planteado si es una felicidad limpia?

Siempre nos falta algo

Las colecciones consisten en tener todo o la mayor cantidad posible de algo (dos o tres no son una colección). El triunfo de las colecciones radica en la sensación de insatisfacción que nos generan porque ‘nos faltan’ cosas. Siempre falta y siempre se podría tener más. A excepción de colecciones cerradas, siempre podríamos indagar por internet buscando nuevas joyas que incluir o dar paseos por el rastro intentando detectar un nuevo tesoro.

Pero ¿cuál es el motivo de emprender y mantener una colección?

Tal vez eres un experto en una materia y coleccionas cosas relacionadas con tu campo. Sin embargo, si no puedes compartir ese conocimiento, no tiene ningún sentido. La abundancia guardada en uno mismo no te reporta nada y mucho menos atrae más abundancia. Has venido a este mundo a entregar y convertirte en el cancerbero de objetos sin vida no puede hacerte experimentar gozo lo vendas como lo vendas.

Yo coleccionaba libros, tenía una biblioteca enorme de mil tomos que doné a bibliotecas y amigos. Gané una habitación donde ahora vive un nuevo miembro de la familia que, por cierto, pasa todas las mañanas en la biblioteca (paradojas de esta bella vida).

Pensé que si necesitaba los libros podría recurrir a ellos en cualquier momento y lo cierto es que aún no he tenido que reclamar ninguno o mirar el listado de la biblioteca. La gran mayoría de los libros nunca vuelven a ser leídos. ¿Podrías asegurarme que has releído más de dos libros en tu vida? Yo no. Me aferraba a ellos para demostrar conocimientos pero los papeles no guardan tal cosa. El conocimiento lo atesoro yo y, además, no puedo privar del conocimiento a los demás. Es ruin y vanidoso y tampoco es que signifique nada. Sí, he leído muchas palabras juntas ¿y qué? Son muchas más las que no leí y muy distintas las que tú puedes contarme.

Lo perverso del coleccionismo

Puede que algunos de los objetos de tu colección te reporten felicidad. Por el recuerdo de encontrarlo o recibirlo, su originalidad o su exclusividad. Este último es un peligro moral porque obtener tu felicidad de poseer un objeto que otro no posee, es ser feliz por la privación del otro y esto es una perversión, no es felicidad auténtica. Eres una persona pobre si encuentras placer en lo que guarda tu casa a razón de lo que falta en otra. Tú buscas otro tipo de grandeza.

Por ello, quédate con lo que te aporte valor y olvídate del concepto de ‘colección’. ¿Una colección deslavazada? Sí, ¿y qué? Quédate con aquellos elementos de tu colección que de verdad prendan tu llama.

¿Quieres saber qué libros conservé de aquella inmensa biblioteca?

  • Conservo los libros de la madrina de Fresa, una de mis mejores amigas porque siento un orgullo sano del éxito de sus publicaciones y porque están dedicados a mis hijos con mucho amor.
  • También pilares en mi vida como La Biblia o la colección de Piñero de los Textos gnósticos (mi tesis doctoral fue de género, homilética e imagineria cristiana).
  • Guardo un libro genial de Ana Gallo ¡Socorro! Manual de Supervivencia doméstica. Una guía para el hogar que te recomiendo.
  • Conservo La magia del Orden de Marie Kondo, que he ido prestando por su utilidad ¡y minimalismo! y el libro ‘El camino del artista‘, de Julia Cameron.
  • Por último aún tengo algunos libros de arte pendientes de donación e intercambio, un libro de un amigo de inteligencia desbordante que tuve la suerte de ilustrar con una obra y un par de libros que recibí en Reyes y no he podido empezar.

Lo demás, ya lo sabes, entra en mi cabeza a través de mi Kindle.

¿Estás dispuesto a liberarte de tu colección? ¿Dispuesto a dejar ir? Cuéntame qué colección se interpone en tu camino minimalista en los comentarios. Y si te gustó lo que leíste, compártelo con aquellos que aprecies.

 

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

5 comentarios sobre “Coleccionismo vs. Minimalismo ¿Es malo coleccionar?

  1. En el aspecto de las colecciones me cuesta muchisimo dejar ir porque me gustan mucho y algunas me obsesionan . En varias ocasiones he dejado ir y despues de unas semanas he vuelto a adquirir algo de esa coleccion porque me encanta y veia que necesitaba algo mas. Aun me cuesta mucho quedarme solo con un numero y no adquirir mas. Podrias darme algun consejo Bea? Muchas gracias

    1. Hazte preguntas constantemente: ¿De verdad me aporta felicidad? ¿Podría prescindir de dos, de uno, de todos? ¿Cómo cambiaría mi día sin esto? Prueba a esconderlas durante un tiempo. Si pasado ese tiempo no has usado nada y te has enamorado de tu nuevo espacio, déjalo ir.

  2. Hola, Tengo una colección pequeña (5 libros) de uno de mis escritores preferidos, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, y quiero tener más libros de él sea versión en papel o digital, los libros que tengo de él los e releído en varias etapas de mi vida… Lo confieso cuando algo me gusta mucho suelo ser muy apasionada y re leo los libros que me gustan, al igual que las películas, series, documentales o piezas musicales y ese RE fue una de mis bases para seleccionar los artículos para mi armario, biblioteca o maquillaje capsula.

    Bea, estuvo bien tomar decisiones desde ese concepto de RE ?

    1. Por supuesto, el minimalismo no significa tener menos sin más. O quedarte sin nada. Significa apostar por el cuidado y el mantenimiento de las cosas que te importan tanto como para usarlas más de una vez. Este es el caso de los libros que relees y te importan. Abrazos, Velu

Deja un comentario