Entrevistas·Minimalismo

Lucía Terol, una mamá minimalista, ordenada, FELIZ

Lucía Terol

Seguro que muchos de mis lectores conocen ya a Lucía Terol, la creadora de la web Sencillez Plena, un remanso de paz y minimalismo. De hecho recomendé su libro Esencia Minimalista aquí y su canal de Youtube aquí.

En mi caso, el minimalismo fue la solución que tanto necesitaba cuando me vi con familia numerosa de un golpe, con tantos proyectos que llevar a cabo y tantas ganas de vivirlo todo con plenitud. El caso de Lucía es diferente puesto que ha sido recientemente mamá y ha afrontado su concepción, embarazo, parto y presente crianza desde un minimalismo ya implantado en su día a día. La llegada de un bebé es siempre abrumadora pero ciertas formas de pensamiento pueden dulcificar la presión externa y hacernos conectar con la generosidad de la vida: porque si tu cuerpo ha hecho un bebé es que la vida opina que serás una buena madre. Tenemos las herramientas de serie y asumirlas y trabajarlas está en nuestras manos de mujer.

Tenía muchas ganas de contar con ella en Mamá Valiente y le estoy muy agradecida por hacer esta entrevista tan humana, tan abundante y tan inspiradora. La primera pregunta que le hice está basada en el libro de Jessica Valenti ¿Por qué tener hijos?, que precisamente recomendé en una entrevista para su curso Organiza tu casa.

¿Por qué tener un hijo?

Quizás por qué no tener un hijo: no tener un hijo porque toca, porque llevo mucho tiempo con mi pareja, porque se me pasa el arroz, porque mis amistades tienen, porque no seré una mujer realizada si no tengo hijos…

Tener un hijo es una decisión muy personal y en mi caso ha sido una certeza que llegó después de un retiro. A la vuelta del mismo lo hablé con mi pareja y nos dejamos un margen de tiempo para ver si era algo duradero, después simplemente abrimos las puertas, sabiendo que nunca sería el momento perfecto.

Ahora somos mamá y papá de un bebe fruto del amor.

En mi caso, el anuncio de los mellizos me hizo apostar de pleno por el minimalismo pero cuando tú te quedas embaraza, ya llevabas un estilo de vida minimalista ¿Cómo encaja un bebé en un hogar ordenado y minimalista?

De una manera sencilla, sin grandes cosas.

Al poco de estar embarazada grabé el video de mamá minimalista que en un principio iba a ser un video privado para la familia pero que después decidí publicar.

Las personas que te rodean en muchos casos quieren compartir su alegría comprando regalos materiales y nosotros, al ser padres primerizos y minimalistas, no teníamos certeza de qué necesitábamos y sobre todo no queríamos saturarnos de objetos sin sentido. Así es que determinamos cinco claves:

  1. Las listas de otras personas no tenían que ser nuestras listas: no hemos tenido cuna, ni capazo, ni cambiador, ni habitación del niño, algo que puede ser básico para otras personas. Sí que hemos tenido fular, muselinas…
  2. No necesitas tenerlo todo antes de que nazca el bebé: si necesitas cosas una vez que nazca lo irás descubriendo y podrás conseguirlas.
  3. Limita la compra/regalos de ropa: es probable que recibas mucha ropa donada en perfecto estado ya que casi no llegan a usarla.
  4. Calidad por encima de cantidad o el clásico menos es más.
  5. Uso por encima de posesión. No guardamos nada que no usemos, ni “por si acaso tenemos otro” y así otras familias pueden aprovecharlo. Las cosas fueron creadas para ser usadas.

Lo cierto es que nuestra familia y las amistades, aunque no siempre nos entienden, no tienen más remedio que aceptarnos. 😉

¿Cómo afrontó Lucía Terol la ‘preparación del nido’ en un embarazo minimalista?

Siempre digo que soy seminómada, hace años que no estoy más de nueve meses en un mismo sitio y de repente durante el embarazo tuve la certeza de que quería volver a Valencia, la ciudad que me vio nacer. Así, embarazada de 7 meses hicimos el traslado de Barcelona a Valencia, algo que en nuestro caso es sencillo porque todas nuestras pertenencias entraron en un coche.

Preparar el nido para mí ha sido volver al origen, dejando ir ideas sobre la maternidad y etiquetas varias. Siempre he sabido que en mis viajes en el fondo ha habido una parte de huida ahora estoy en el lugar que me vio nacer haciendo las paces con el entorno y conmigo.

¿Es posible tener una vida ordenada en el postparto?

El inicio de mi postparto fue complejo, el bebé estuvo ingresado 8 días en el hospital sin un diagnóstico claro. Por lo que desde un punto de vista emocional empecé de una forma bastante caótica aunque muy confiante al mismo tiempo.

Por qué digo esto, porque creo que esto influyó en el hecho de que el postparto haya sido y esté siendo (hay personas que dicen que dura un año) tranquilo a nivel emocional y físico.

Una de las claves que yo he descubierto acompañando a cientos de personas a organizar sus casas es que el orden no depende tanto de las circunstancias como de la persona.

En nuestro caso tenemos pocas cosas y hábitos de organización sencillos y constantes por lo que puedes visitar mi casa en cualquier momento y es muy difícil que encuentres un gran desorden, incluso con un bebé.

Por ejemplo:

Las cosas que usamos más están a mano y son fáciles de guardar. Además tenemos rituales de limpieza que nos ahorran mucho tiempo por lo que invertimos poco o nada en mantener el espacio organizado.

Tener una casa ordenada ayuda a tener una vida ordenada por eso para mí es una de las bases.

Antes creía que mi desorden era algo intrínseco a mi personalidad, ahora sé que simplemente era una creencia limitante alimentada por mis hábitos.

¿Cómo gestionas la imprevisibilidad que supone un bebé?

No intento ser perfecta, no necesito quedar bien y soy flexible. Si voy de visita casa de alguien y el bebé se pone nervioso, se pone a llorar o X, decido que lo mejor que puedo hacer es irme a casa y así lo hago.

Lo mismo si me he planteado hacer hoy X pero por lo que sea hay un cambio de planes, lo programo para otro día en un horario concreto. Apunte: no lo aplazo sin fecha sino que lo programo para asegurarme que lo hago.

Mis planes son flexibles y me doy cuenta de que las personas que encuentro son más comprensivas de lo que mi mente se empeña en imaginar a priori.

¿Qué objetos consideras imprescindibles para criar un bebé y cuáles no?

Antes de que naciera el bebe fui a un taller sobre maternidad y allí descubrí que lo mejor que podía hacer por el bebé era producir la hormona del amor, la oxitocina y que esto lo hacia cuando me sentía bien.

Una vez que ha nacido el bebé la clave es la misma, si yo estoy bien, él estará bien. Así los objetos imprescindibles son distintos para cada madre o familia, son objetos que OS hacen estar bien (al bebé y a vosotros).

Por ejemplo: usamos pañales y toallitas de tela en casa pero para salir usamos pañales desechables. Este es un equilibrio con el que nos encontramos bien.

No existe una lista que sea óptima para todo el mundo, la idea es que cada cual se cree su propia lista.

Eso sí, evitando los trastos y los “por si acaso” que abarrotan las casas y producen desorden a nivel externo e interno. 

¿Practicas el desapego con tu bebé? ¿Qué opinas del concepto de ‘pertenencia y posesión’ que algunas madres ostentan con sus hijos?

Personalmente evito criticar u opinar de otras madres, siento que cada cual vive la maternidad de la mejor forma que sabe, que como mujeres somos diferentes y como madres también por lo que quizás lo más importante es ser coherente con una misma.

En mi caso concreto debo decir que no me encuadro en un tipo de crianza concreta. Hay cosas de la teoría de la crianza con apego que comparto y otras que no, lo mismo que con otras.

El concepto de crianza compartida lo veo desde una perspectiva de comunidad o tribu y, por ahora, es algo que no he creado. Aunque tengo un grupos cercano (de madres, familia, amistades) nos separa una distancia física relativa que impide compartir en las líneas de un día a día.

Algún aprendizaje que ser mamá te haya traído.

No hay respuestas exactas encuentra las tuyas.

En el séptimo mes de embarazo me fui de viaje a Bariloche, Argentina, sola. Para algunas personas esto es una locura, lo cierto es que para mí estaba bien.

Menos es más.

Aunque no es algo que he aprendido con la maternidad, sí que es algo que ratifico. No necesito hacer/tener cosas maravillosas. Menos es más en lo que hago y en lo que tengo.

Esto también pasará.

La crianza puede ser muy intensa, puede haber momentos de muchas certezas y de muchas dudas. Sea lo que sea, esto también pasará.

Un libro que dé luz a tu situación actual.

Walking in this World de Julia Cameron, la autora de “El camino del artista”. He pasado de meditar todos los días sentada, a caminar conscientemente todos los días.

Estos espacios de calma consciente, casi siempre compartidos con el bebé, favorecen mi equilibrio.

Un deseo para tu bebé.

Qué recuerde quién Es.

Espero que la hayas disfrutado tanto como yo lo hice cuando la leí por vez primera. Si lo sientes, compártela en tus redes o envíasela a esos padres y madres que tanto quieres.

¿Quieres tener acceso a contenido adicional? Mis suscriptores privados reciben un texto una vez al mes.

12 comentarios sobre “Lucía Terol, una mamá minimalista, ordenada, FELIZ

  1. Me ha gustado mucho la entrevista. A mi me encanta Lucía, me transmite mucha paz y es cierto, lo más importante para tus hijos es que tu estés bien contigo misma, lo demás viene solo…saludos.

  2. Preciosa entrevista, muy en la línea de Lucía (que tanto admiro), gracias x traérnosla. Aprendo tantísimo de vosotras dos!

  3. No entiendo muy bien la pregunta del desapego con el bebé, ¿qué quieres decir con practicar el desapego? Nunca antes había leido al respecto, me genera curiosidad. Siempre leo acerca de la crianza con apego, pero ¿lo contrario? Si pudieras explicarlo un poquito, gracias!

    1. Nara, me refiero a que los hijos no son nuestros porque no son posesiones. Desapego es el arte de dejar ir y esto no solo se aplica a los objetos sino también a las personas. No soy partidaria de crear relaciones de dependencia. Amo la crianza con apego pero sé que mis hijos son libres y no me pertenecen. Cuando quieran irse estará bien, cuando me busquen, estará bien. Pero en cualquier caso no soy lo que ellos me devuelven ni lo que a ellos les doy: estamos juntos sin más.
      Es un tema complejo pero necesario.

  4. Qué interesante ese equilibrio entre el apego y el desapego, ¡y qué difícil! Lo veo no sólo desde la perspectiva de madre, sino como hija.
    Yo también sigo a Lucía.
    Un saludo y gracias a las dos 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *